Fracasa más, fracasa con gracia

¿Quieres que te dé una fórmula para el éxito? En realidad es muy sencillo. Dobla tu tasa de fracaso. Estás pensando en el fracaso como el enemigo del éxito. Pero no lo es en absoluto. Puedes sentirte desanimado por el fracaso o puedes aprender de él, así que adelante, comete errores. Comete todos los que puedas. Porque recuerda que es allí donde se encuentra el éxito.

–Thomas J. Watson. Fundador de IBM

la-historia-completa-de-mis-fracasos-sexuales

Todos sabemos (intelectualmente) de la virtud de  los fracasos, de los errores, de intentar cosas nuevas e improbables. A veces es el sentido del ridículo el que nos disuade de intentar cosas nuevas (= buenas) y de ir forjando un buen Ridículum Vitae. Otras veces es el simple miedo a no conseguir lo que uno quiere. Pero… ¿cuántos de nosotros actúamos realmente de acuerdo a este conocimiento? Yo no, desde luego.

Hubo un tiempo en que no escribía aquí para no hacer el ridículo. Hubo un tiempo en que no decía cosas para no parecer ridículo. Y todo eso me volvía todavía más ridículo (en el mal sentido de la palabra, que también existe). Pero esto ha de cambiar. Pero este ha de cambiar.

Del dicho al lecho, hay mucho trecho, como decía Juan Bonilla en uno de sus cuentos. Así que he creado una nueva regla, una más, que haga operativa mi decisión de aumentar mis fracasos. Pretendo cometer consciente y deliberadamente un buen número de fracasos todos los días.

¿Cómo? Usaré una intención de implementación.

Intención de implementación para mi intención sobre la meta de aumentar los errores

Empezaré con una cuota limitada de fracasos-errores-pifias-resultadosinesperados; pongamos 1/día (aplico el principio del Kaizen). A partir de ahí podré ir aumentando gradualmente la dosis, para que no me mate (me canse, aburra, me eche atrás).

La primera semana, para habituarme a este cambio, la cuota será cero. En la segunda semana, ya estaré obligado a cometer el error pactado diario y los 7 semanales.

No tengo que cometer un solo error por día, pueden ser más;  si un día no cometo un error, tendré que compensar otro día de la semana  de tal manera que el número de fracasos semanal sea como mínimo de 7.

Para aumentar el compromiso, iré informando de mis resultados semana a semana.

Este experimento  durará 5 semanas. Después de ello, y de manera darwiniana, mantendré el objetivo, o bien lo eliminaré despiadadamente y se convertirá en un cadáver más de mi poblado cementerio de experimentos fallidos.

Artículos de la serie Fracasa más, fracasa con gracia: 

FAILFracasa más, fracasa con gracia
Informe de fracasos al 14.1.13
Ridículum vitae
Mentalidad experimental y sentido del rídiculo
James Altucher y su ridículum vitae
Algunas ideas para fracasar con gracia
Cómo asumir riesgos con inteligencia
El fin justifica los miedos
TonteOrías las justas
El poder de la mediocridad
Revisión final del proyecto aumentar los fracasos
Hiperaprendizaje con primeras versiones de mierda

39 pensamientos en “Fracasa más, fracasa con gracia

  1. Cristina

    Hola! ¿De qué tipo de errores estamos hablando exactamente? ¿Hacer algo erróneamente deliberadamente podría servir? No veo que utilidad puede tener.
    Yo la frase de Watson la interpreto más como intentar hacer cosas nuevas, lanzarse a la piscina y encontrarse con que no hay agua. Por eso creo que habría que matizar el propósito un poco más.

    Responder
    1. homominimus Autor de la entrada

      Si haces cosas verdaderamente nuevas, estás dando un salto al vacío, y posiblemente fracasarás, no obtendrás los resultados esperados; es decir, cometerás errores. Por supuesto hay grados.

      Un “error deliberado”, tal como lo entiendo, significa hacer cosas con una baja probabilidad de éxito, con alto grado de incertidumbre. Son a priori cuasi-errores, acciones que saldrán mal en un gran número de casos y que no tendrán resultados positivos; por eso los llamo deliberados.

      El reflejo natural del ser humano es evitar el fracaso más que propiciar el éxito. Mi propuesta es circunvalar este instinto comprometiéndonos a experimentar con posibilidades poco prometedoras o novedosas (que viene a ser lo mismo) y permitiéndonos fracasar repetidamente.

      De un fracaso obtienes feedback, y con ello aprendizaje. De un éxito rutinario no obtienes nada nuevo, excepto la satisfacción. Quien tiene éxito todos los días en todo lo que hace es alguien que está en un entorno muy estable o en un entorno muy controlable y limitado.

      El fracaso duele, produce insatisfacción; el éxito nos satisface, nos confirma en lo que ya sabemos.
      Mi propuesta es buscar deliberadamente acciones que nos conducirán al fracaso. No se trata de buscar el fracaso por el fracaso, sino de contar con el fracaso y considerarlo necesario como camino hacia el éxito.

      En resumen, creo que el “fracaso” es un impostor.

      Responder
  2. Héctor de Troya

    Iba a poner un post con el sentido que ha puesto Cristina, o así lo entiendo yo también. Un fracaso aleatorio sirve de poco. Tratar de fracasar x veces por semana al buen tun tun … ¿a dónde lleva? Otra cosa sería ponernos ante una lista de cosas deseadas y luego fracasar tranquilamente, pero con un propósito, una dirección. Si no, es puro masoquismo.

    Responder
    1. homominimus Autor de la entrada

      No es masoquismo. Es el reconocimiento de que la innovación, el crecimiento y muchas veces el éxito dependen de intentar cosas poco probables y por tanto fracasar muchas veces.
      Watson de IBM no era ningún masoquista; tampoco lo son muchas empresas innovadoras, que saben que a priori no se pueden connocer los productos o servicios que tendrán éxito en el mercado, y por ello financian simultáneamente muchos proyectos, algunos con baja probabilidad de éxito y muchos contradictorios entre sí.

      Esta es, por ejemplo, la estrategia de google, una estrategia darwinista de sacar el mayor número posible de productos y esperar que sea el mercado quien los seleccione y decida cuáles sobreviven. Es casi imposible saber qué productos o servicios tendrán éxito, por eso hay que sacar muchos.

      En la dimensión personal, el equivalente de sacar muchos productos al mercado de los que pocos tienen éxito es el fracasar muchas veces con acciones variadas.
      El que nunca fracasa o el que fracasa muy poco es porque no sale de la zona cómoda y segura.

      La aversión al riesgo es muy humana, y por eso mismo es necesario ir contra esa tendencia.
      De un fracaso sonado aprendes mucho más que de cien éxitos rutinarios. Además, cada fracaso te permite rechazar alguna hipótesis o supuesto sobre el mundo. Los éxitos sólo te confirman en lo que ya crees saber.

      ¿Te imaginas un científico haciendo una y otra vez el mismo experimento porque siempre confirma lo que sabe?
      Cuando el experimento no sale, aprendemos algo. Algunos de esos experimentos pueden generar mucho valor y conocimiento.

      Responder
  3. A.

    Así lo entendí yo;
    Ve a por el miedo…atraviesa la linea que separa lo cierto de lo incierto… de lo tenebroso… date cuenta que detrás de ella las cosas están igual que delante y que cruzarla te servirá para ver que una parte de nuestra mente hace todo lo posible para crear espantapájaros! Si fracasas, algo se habrá movido, en ti o en otros… circunstancias nuevas, oportunidades nuevas… avance si o si, o delante o atrás, pero no congelado,. Si adelantas, genial… si no , se aprende a coger el impulso para fracasar “mejor” 🙂
    Hay un dicho que ora así; “El “no” ya lo tienes ve a por el si” se podría decir de forma similar : El fracaso ya lo tienes ve a por el éxito! Sobre todo cuando haz visto que los fracasos imaginarios te han hecho fracasar “de verdad” por no enfrentar a los espantapájaros.

    Hoy intente fracasar… lo hice.!!!.. Y en varias ocasiones, No se… como crucé la linea y no se cayo el mundo ( a pesar de las fechas que atravesamos 12 del 2012 😉 ) creo que logre el efecto contrario, Me gusto la sensación de superarme y ser un poco picara jajaja. Mi intención fue bastante atrevida dadas las circunstancias 😉
    Y si no fracaso a pesar de mi intención? Que hago? Es que no es tan fácil fracasar a propósito, si no te sientes como fracasado puede que sea algo imposible. 🙂 Mientras observe los fracasos intencionados de Homominimus, (ha prometido tenernos informarnos ) seguiré haciendo mi camino según el compás que bombea en mi pecho…este loco corazón que tanto ha aguantado ya…

    A.

    Responder
  4. Anónimo

    Instantes

    Si pudiera vivir nuevamente mi vida.
    En la próxima, trataría de cometer más errores.
    No intentaría ser tan perfecto, me relajaría más.
    Sería más tonto de lo que he sido de hecho.
    Tomaría muy pocas cosas con seriedad.
    Sería menos higiénico.
    Correría más riesgos, haría más viajes,
    contemplaría más atardeceres,
    subiría más montañas, nadaría más ríos…
    Iría a más lugares a donde nunca he ido,
    comería más helados y menos habas,
    tendría más problemas reales y menos imaginarios.
    Yo fui una de esas personas que vivió
    sensata y prolíficamente cada minuto de su vida,
    claro que tuve momentos de alegría…
    Pero si pudiera volver atrás, trataría de
    tener solamente buenos momentos,
    no te pierdas el ahora.
    Yo era uno de esos que nunca iba
    a ninguna parte sin termómetro, una
    bolsa de agua caliente, un paraguas
    y un paracaidas, si pudiera volver a vivir,
    viajaría más liviano.
    Si pudiera volver a vivir comenzaría
    a andar descalzo a principios de la primavera
    y seguiría así hasta concluir el otoño.
    Daría más vueltas en calesitas,
    contemplaría más atardeceres y jugaría
    con más niños…
    Si tuviera otra vida por delante.
    Pero ya ven, tengo 85 años y sé que me estoy muriendo.

    Jorge Luis Borges

    Responder
  5. Pingback: Lee más, lee con gracia « La manía de leer

  6. Pingback: Viva la evolución | Homo Minimus

  7. Pingback: Informe de fracasos al 14.1.13 | Homo Minimus

  8. Pingback: Algunas ideas para fracasar con gracia | Homo Minimus

  9. Pingback: Revisión final del Proyecto Aumentar los fracasos. | Homo Minimus

  10. Thais

    Esto me recuerda un episodio del dibujo de la Familia Addams. Te recuerdas que en la Familia Addams todos los valores son invertidos? En este episodio, el padre desea desesperadamente fracasar, para que sus hijos estén orgullosos de él. Pero él solo tiene exito en todo lo que hace, y se siente frustrado. Hasta que, al fin, su hija le dice: “Papa, tu és un fracasado! Tu has fracasado en fracasar!”. Y él, entonces, se alegra.

    Yo no me siento preparada a intentar fracasar aún más de lo que fracaso todos los dias (aún que yo esté escribiendo públicamente en un idioma que no domino). Pero pienso que esta idea és muy buena no solo para lograr más exitos a largo plazo, pero principalmente para sacarnos de la necessidade de perfección a toda costa. No querer ser perfecto saca de nosotros un gran peso.

    Responder
    1. homominimus Autor de la entrada

      Excelente la referencia de la familia Adams. Muy divertido.
      En cierta manera, son valores invertidos los que estoy proponiendo, es cierto; no solo sobre nuestro concepto del fracaso sino también sobre la autoestima y otras ideas similares. Creo que me has dado una idea para una serie de artículos sobre valores invertidos.
      En cuanto a tu español, muy bueno, no estás fracasando apenas.
      Tienes razón también en la relación entre la tolerancia de la imperfección y el fracaso. Si fuéramos menos perfectos, nos iría mejor. Y esto es el tema de otro artículo…

      Responder
  11. Charles de Batz

    Alentador lo que leo. Deduzco, para mi satisfacción, que el error está en no cometer errores, y dado que por naturaleza los comete más quién más hace, pues empezaremos por actuar. Sin saber explicarlo como aquí se hace, comparto esa necesidad de “echarme a la piscina” si verdaderamente quiero hacer real alguna de mis aspiraciones, y si de todas ellas se cumple una, pues ni tan mal. No obstante, creo que muchas veces el miedo está mas dirigido al ridículo o a un sentimiento de incomprensión que al fracaso.

    Responder
  12. Pingback: Pequeño gran éxito | Homo Minimus

  13. Pingback: Anuncio de la serie Minimalismo diabólico | Homo Minimus

  14. Pingback: Tips Prácticos para Ejercitar el “Músculo de la Humildad” | Mínimum Opus

  15. Pingback: Practical Tips for Exercising your Humility Muscle | Musing on Minus

  16. Pingback: El día de la marmota | Homo Minimus

  17. Pingback: El minimalismo existencial en 100 frases | Homo Minimus

  18. Pingback: Hiperaprendizaje con buenas primeras versiones de mierda | Homo Minimus

  19. Pingback: Ridículum Vitae | Homo Minimus

  20. Pingback: Mentalidad experimental y sentido del ridículo | Homo Minimus

  21. Pingback: James Altucher y su Ridículum Vitae | Homo Minimus

  22. Pingback: Cómo asumir riesgos con inteligencia | Homo Minimus

  23. Pingback: El fin justifica los miedos | Homo Minimus

  24. Pingback: TonteOrías las justas | Homo Minimus

  25. Pingback: El poder de la mediocridad | Homo Minimus

  26. Pingback: Leo Babauta y todos sus consejos para cambiar hábitos | Homo Minimus

  27. Pingback: ¿Quieres vivir hasta los cien años? | Homo Minimus

  28. Pingback: Más de veinte mantras para encender la tenacidad y la perseverancia | Homo Minimus

  29. Pingback: Minimalismo: exuberancia y simplicidad | Homo Minimus

  30. Pingback: Date de baja de este blog | Homo Minimus

  31. Pingback: Justificar los fracasos. Cursos de relaciones sociales 14.

Si comentas recibirás treinta latigazos; si no comentas recibirás treinta latigazos.

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s