El día de la marmota

Cada respiración, nuevas posibilidades.

–Proverbio zen

El día de la mamota es una película protagonizada por Bill Murray, en el papel de Phil Connors, el hombre del tiempo de una televisión local;  y Andy McDowell, Rita, una productora del mismo canal de televisión. En España se tituló ‘Atrapado en el tiempo’ y en hispanoamérica ‘El día de la marmota’ y ‘Hechizo del tiempo’, pero casi todo el mundo la recuerda por el nombre de ‘El día de la marmota’. De hecho, se ha convertido en una expresión común para aludir a la repetición diaria de mismos comportamientos y situaciones. Muchos sentimos que vivimos en un eterno y recurrente día de la marmota. 

groundhog-day

Bajo su apariencia de comedia ligera romántica se esconde un filme lleno de interpretaciones y enseñanzas morales. Es una película que he visto repetidamente a través de los años y que siempre me ha emocionado. Estoy en buena compañía:  Eckart Tolle, el autor de ‘El poder del ahora’, declara haberla visto al menos seis veces y también la tiene entre sus favoritas:

Un clásico de la espiritualidad (sin ni siquiera mencionar lo espiritual). Un retrato magistral y a veces humorístico del camino de un hombre desde la disfunción egotista  hasta el alienamiento con el momento presente y la libertad.

–Eckart Tolle, en referencia a ‘El día de la marmota’.

Judíos, budistas, cristianos e incluso psicoanalistas han visto reflejada su  visión del mundo en ella.

Este artículo es un intento de exhumar la sabiduría que se encierra en la película.
Si no la habéis visto, deberíais dejar de leer este artículo, y verla (por ejemplo, aquí). Luego, si os gusta, y es para vosotros algo más que un divertimento agradable,  podéis volver a este artículo y leer mi exégesis.

Planteamiento inicial

El protagonista, Phil Connors,  es un hombre arrogante, misántropo; a semejanza de muchos de nosotros, no está contento con su vida. Tiene ambiciones y querría estar en otro lugar, lo que le convierte en un cínico de carácter mordaz.  Es un periodista de una pequeña cadena local pero fantasea con ofertas de cadenas grandes de ámbito nacional. Le asignan un evento al que ya lleva acudiendo varios años, el festival del día de la marmota, en un pequeño pueblo llamado Punxsutawney, en Pensilvania.

Una marmota  sale de un tronco y según la sombra que produzca  predice el tiempo que quedará para que acabe el invierno. Esta es una ceremonia a la que acude con su equipo: Rita, la productora; y Larry, el cámara.  Pasan la noche en el pueblo para a la mañana siguiente grabar el evento.

Hasta aquí todo bastante prosaico. Phil, de mala gana, cubre el evento, dice unas palabras rutinarias y se dispone a volver a la ciudad. En el camino de vuelta se encuentran con que la carretera está cortada por culpa de la nieve. Han de volver y pasar otra noche en el pueblo de Punxsutawney.

Phil en el día de la marmota

Lo extraordinario ocurre al siguiente día. Phil se levanta pero ocurre algo extraño: vuelve a ser el día del festival de la marmota, confundido se encuentra con Rita y Larry  como el día anterior, y vuelven a grabar la misma noticia de la marmota saliendo del tronco y anunciando seis semanas más de invierno. Phil vive el mismo día. Y no es el último mismo día: a partir de aquí se suceden  una serie de días todos iguales en los que nada cambia, se celebra el mismo festival y se reproducen una y otra vez las mismas circunstancias. Todas las personas son ajenas al hecho excepto él, que mantiene la memoria de los días anteriores y descubre que está atrapado en el tiempo.

¿Y si no hay un mañana? ¡Hoy no lo ha habido!

La primera reacción de Phil es buscar ayuda médica: visita a un psicólogo del pueblo, que no le puede ayudar y le reconduce a un neurólogo; este no advierte nada extraño en su cerebro. Phil está perplejo.

.

Si no hay consecuencias, para el hedonista radical todo está permitido

Phil: ¿Y qué pasaría si no hubiera mañana?

Gus: ¿Que no hubiera mañana? Eso significaría que no habría consecuencias ni resaca. ¡Podríamos hacer lo que quisiéramos!

Phil: [pensando] Eso es verdad. Podríamos hacer… lo que quisiéramos.

Termina aceptando la situación y se percata de que si al día siguiente todo vuelve a ser exactamente igual, es como vivir sin que haya consecuencias, y puede hacer todo lo que quiera. Su primera noche de juerga conduce por las vías del tren, se ve inmerso en una persecución policial y termina entre rejas. Al día siguiente se levanta en la misma cama de siempre como si no hubiera pasado nada la noche anterior. 

Puesto que nada cambia de un día para otro, goza de un conocimiento superior que le otorga un gran poder: puede conocer a todas las personas y sus reacciones.

Piensa en lo que has hecho hoy  y considera si hay gran diferencia con el mismo día de la semana pasada. Lo más probable es que ambos días sean muy parecidos. La mayor parte de nuestra vida mental y de nuestra conducta es automática, repetitiva, basada en hábitos; en periodos cortos de tiempo no cambia nada, aunque sintamos que el mundo es un caos, nuestro mundo interior y nuestras reacciones son  siempre muy previsibles.

Phil tiene todo el tiempo del mundo para observar los comportamientos habituales de la gente y para aprovecharlos en su favor: se convierte en un hedonista sin trabas  y se empieza a conducir como un adolescente juguetón, libre de superego y liberado de la autoridad y las consecuencias; explota las situaciones y las personas a su alrededor: atraca un furgón de transporte de dinero, seduce a una mujer del pueblo, se ríe de los pueblerinos, e intenta conquistar a Rita.

Andiegroundhog

Con Rita, la productora, las cosas no son tan fáciles. Se le resiste, pero él con paciencia y actitud deportiva, empieza a ensayar todo tipo de tácticas y estrategias para conquistarla.

El poder de la repetición

El día de la marmota sería el paraíso del científico social, porque podría aplicar el método “céteris páribus“; es decir, modificar una variable del problema, manteniendo el resto  igual, y observar el cambio en los resultados. Y luego repetir ese experimento en idénticas condiciones variando distintas variables, una vez cada una,  todas las veces que quisiera.

Esto no es posible en ninguna ciencia social.  Si cambias una sola variable en una función matemática, puedes atribuir el efecto al cambio en esa variable; por ejemplo, cuando calculas la derivada parcial de la función. En el mundo social y económico es imposible hacer eso porque todo está cambiando al mismo tiempo, la realidad es dinámica y los efectos observados se pueden atribuir a muchas causas distintas, y solo unas pocas de ellas están bajo nuestro control.

Si vivieras siempre exactamente el mismo día podrías adoptar una mentalidad experimental con mucha más facilidad porque podrías hacer experimentos con tu vida repetidamente en la mismas condiciones y aprender mucho más rápidamente. Nuestros días, por muy rutinarios que sean, no son siempre exactamente iguales, y es difícil saber si los cambios son producidos por el entorno que ha cambiado o por nuestras acciones.

 En un día eternamente repetido,  la ausencia de consecuencias te haría adoptar una actitud mucho más lúdica y podrías ser audaz en tus acciones.

En nuestras vidas ordinarias nuestras acciones tienen consecuencias y somos muy sensibles a los malos resultados. Somos aversos al riesgo. Nos enfocamos más en evitar los errores y las pérdidas que en buscar los mejores resultados. Si viviéramos en el día de la marmota, sería más fácil decidir cometer errores rápidamente y multiplicar la tasa de aprendizaje. Siempre podríamos empezar de cero al día siguiente.

El hedonismo egocéntrico tiene los pies de barro

Binge Phil

Phil intenta de mil maneras conquistar a Rita, y en todas fracasa. Lo tiene difícil, porque solo tiene un día para hacerlo, no puede haber una segunda cita, y porque Rita es perceptiva y acaba sintiendo que todo es un montaje brillante, pero insincero.

Al día siguiente todo lo que ha hecho se ha olvidado, y vuelve a empezar de cero. Todo sigue igual, excepto él, que según pasan los días se siente más y más frustrado, su vida hedonista ha perdido todo el brillo, ya no tiene más desafíos en el pequeño universo de Punxsutawney, excepto Rita, con la que se estrella una y otra vez.

Se encuentra al borde de la desesperación, los días empiezan a pasar sin aliciente alguno y entra en barrena. Intenta suicidarse de muchas maneras: arrojándose desde una torre, por electrocución, despeñándose en coche por un barranco, etc.. Todo en vano. Al día siguiente vuelve a aparecer en su cama sin un rasguño y todo se repite.

Rueda eterna de reencarnaciones

Les daré un pronóstico para el invierno: será frío, oscuro y durará… el resto de sus vidas.

Los budistas han identificado la situación de Phil  con el samsara, el ciclo contino de nacimiento, vida, muerte y renacimiento (reencarnación). Los días que se repiten una y otra vez. Cada día es como una vida, y cada día sucede a otro día idéntico.Nada cambia. Si la persona no evoluciona, como en el caso de Phil, el resultado solo puede ser la angustia existencial, la desesperación y el suicidio. Pero aunque puedas poner fin a una vida (a un día, en el caso de Phil) no puedes poner fin a la rueda infinita de reencarnaciones.

Esa es la situación en la que se encuentra Phil cuando intenta poner fin a su vida de mil maneras: al día siguiente todo vuelve a empezar como si nada.  Acaba sumiéndose  en la depresión más profunda.

Rendición y transformación

Un día, después de tocar fondo, algo cambia en Phil, se rinde, acepta definitivamente la situación, deja de luchar o de comportarse como un niño y decide tomar clases para aprender  a tocar el piano. Trabajosamente día a día va mejorando en su técnica. Pero esto no es todo , más cosas empiezan a cambiar, se vuelve más caritativo, ayuda a un mendigo, le da dinero, le invita a cenar, intenta salvarle varias veces la vida, aunque en vano.

Comienza a actuar con creatividad en sus asuntos: para librarse del pesado de Ned Rayerson simula que está muy contento de encontrarse con él, le abraza y le pide que pase el día con él. Ted, obviamente, se despide aceleradamente y pone sus pies en polvorosa.

Phil empieza a tratar amablemente al ayudante de cámara y su vida en general se transforma. Deja de estar centrado en resultados y se centra en el proceso, en hacer cada día un poco mejor la vida. Ya no persigue metas egocéntricas, sale del reducido círculo de sus intereses, aprende a hacer esculturas de hielo con sierra mecánica, se convierte en un consumado pianista y el resto de su tiempo lo emplea en acciones filantrópicas.

Puesto que sabe exactamente cuándo la gente se va a encontrar con problemas, es capaz también de estar en el momento y lugar oportuno para proporcionar la ayuda necesaria: a un niño que se cae de un árbol y al que recoge todos los días; aparece  con un gato mecánico para cambiar una rueda pinchada  al coche de unas adorables abuelitas; salva la vida a un hombre que en el restaurante se atraganta con un trozo de carne; ayuda a una pareja de jóvenes prometidos con un poco de dinero; hace todo los posible para salvar la vida del anciano mendigo.

Su crónica  en la celebración del día de la marmota en la mañana temprano se convierte en un poema, en una pequeña obra de arte:

Cuando Chejov vio el largo invierno, vio un invierno sombrío, oscuro y privado de esperanzas. Sabemos que el invierno es sólo otro paso en el ciclo de la vida. Pero aquí parado entre la gente de Punxsutawney, disfrutando de la calidez de sus hogares y sus corazones, no me imagino un mejor destino que un largo y radiante invierno.

Ampliación del círculo de intereses vitales

Phil cambia el foco de su vida desde el reducido  círculo de sus intereses e incluye al resto de los habitantes del pueblo, a los que antes despectivamente había llamado paletos; también se embarca en el camino de la maestría en actividades artísticas, y finalmente, sale de su postura ensimismada compartiendo con Rita su problema o maldición. 

Le confiesa que lleva viviendo el mismo día una y otra vez, y le pide que se quede con él un día entero para comprobarlo. En una demostración en la cafetería del pueblo, predice lo que va a decir la camarera, hace un análisis de todas las personas del pueblo: este es gay, esta mujer vino de Irlanda cuando era pequeña y su sueño es viajar a París, estos son una joven pareja de recién casados, pero la chica está teniendo dudas, este dejó el ejército, etc.

Tal vez el verdadero Dios usa trucos. Tal vez no sea omnipotente sino que lleva aquí tanto tiempo que lo sabe todo.

En un momento dado le dice a Rita que es un dios. Rita responde que definitivamente no es Dios, a lo que Phil replica que es “un” dios, no Dios. Que es capaz de ver en el futuro porque ha vivido mucho, porque ya ha vivido todas esas situaciones muchas veces, no porque sea muy listo, y que quizá Dios sea Dios porque lleva mucho tiempo en el mundo. Phil tiene mucha experiencia acumulada. Vive una y otra vez el mismo día, esto le permite captar mucho más claramente la dinámica del mundo y las relaciones sociales, sabe ya a priori lo que puede ocurrir. Aliviado de la incertidumbre del mundo puede centrarse en fijar metas más inteligentes que perseguir.

Respecto a la etapa anterior de hedonismo egocéntrico, Phil ha evolucionado y usa su  conocimiento y habilidades no para perseguir metas hedónicas, sino para vivir de acuerdo a principios morales que incluyen a otros seres humanos. Con esto logra escapar a la desesperación y la depresión y experimenta un florecimiento vital.

No sabemos exactamente cuántos días-reencarnaciones pasan, pero suponemos que es un camino muy largo, una larga secuencia de reencarnaciones-días en las que va aprendiendo algo nuevo y poco a poco transformándose.

Liberación

Al final de la película, en un día frenético, vemos al nuevo Bill, purificado y perfeccionado a lo largo de innumerables días,  en una jornada de acciones filantrópicas, ejercicios de maestría (música y estatuas de hielo) y vinculación social.

gday-piano

Se ha convertido en todo un personaje, toca el piano en la fiesta. Rita lo “compra”  en una puja de solteros después de escucharle tocar el piano en una interpretación brillante y de observar como el antiguo Phil se ha convertido en una celebridad en el pueblo: todos le conocen, saludan y agradecen su ayuda.

Phil esculpe una estatua de hielo con el rostro de Rita,  que se enamora de Phil. Pasan juntos el final de la jornada. Termina conquistando el corazón de Rita.  Esta vez casi sin proponérselo, como un subproducto de una nueva forma de ser más sabia y una orientación vital creadora.

A la mañana siguiente, algo extraordinario sucede: al fin es mañana, se ha roto la maldición, brilla el sol, ha llegado la primavera, y Rita y Phil deciden quedarse a vivir en el pueblo e iniciar una nueva vida.

Es el fin de la rueda de reencarnaciones, de infinitos días iguales; acaba el invierno espiritual  y se rompe el maleficio.

Enseñanzas

Casi todas las personas viven la vida en una silenciosa desesperación

–Henry David Thoureau

  • Vivimos vidas tremendamente repetitivas. La rutina es la norma en la vida mental. La conciencia es la excepción. 
  • Como consecuencia, nuestro comportamiento es principalmente reactivo.
  • La variedad de los acontecimientos y el cambio constante y lo impredecible nos hacen perder de vista nuestras rutinas mentales, nuestros automatismos, las metas a las que hemos decidido entregar nuestras vidas.
  • Somos seres egocéntricos por naturaleza. Nuestro círculo de intereses es reducido: nosotros mismos, y en el mejor de los casos lo ampliamos hacia nuestra familia y amigos. 
  • El aprendizaje es difícil. Podemos pasarnos media vida golpeando la cabeza contra los mismos muros.
  • Aun sin ser conscientes de ello, vivimos en una silenciosa desesperación.
  • Pero hay posibilidad de cambio y transformación.
  • La conciencia es la vía hacia la transformación.
  • A veces la transformación se produce más por desesperación que por inspiración.
  • Si elegimos metas mejores: metas de aprendizaje y metas que nos vinculen a los demás, que incluyan a otras personas, empezaremos el camino de la transformación personal.
  • El proceso terminará siendo más importante que el resultado, y paradójicamente obtendremos mejores resultados.
  •  Después de aceptar y rendirnos, empezamos a vencer.
  • Posiblemente la felicidad sea un efecto colateral de un estilo de vida. No es algo que hay que perseguir directamente.
  • La práctica y la actitud lo son todo.
  • Un día se produce la liberación, pero no será el fin del camino, será la misma vida vivida en el marco de una orientación creadora y  en la que todo seguirá indefinidamente cambiando. 

Antes del satori, cortar leña y acarrear agua; después del satori, cortar leña y acarrear agua.

–Proverbio zen.

 

23 pensamientos en “El día de la marmota

  1. Alan Furth

    La vi hace años, y creo que no capté el mensaje con demasiada claridad porque casi no recuerdo nada de la trama. Mañana domingo habrá que repasarla…

    Responder
      1. Anónimo

        A mí me ha pasado como a Alan Furth. La primera vez que la ví hace bastantes años sí que me pareció infantil y básicamente la percibí como una comedia. Luego volví a verla hace unos meses y ya capté muchas más cosas (que tú describes a la perfección). Es lo que tiene haber evolucionado como persona, se ve todo diferente. Quizá puede parecer infantil porque Bill Murray me parece un niño grande (es lo que me inspira) y esa impresión contagia sus interpretaciones. Por ejemplo en Lost In Traslation me pasa lo mismo aunque en menor grado debido a que se trata de un enfoque más dramático (recomiendo la peli por cierto).
        Lo que más me gusta de la película es la evolución del personaje y los mensajes que van implícitos a ella. Lo que resumes muy bien en “enseñanzas” y que no pude captar plenamente en mi primer visionado. De hecho volví a verla después de leer una crítica que resaltaba parte de estos mensajes.

        Responder
        1. homominimus Autor de la entrada

          Sí, entiendo que pueda parecer infantil e ingenua. Todos lo pensamos creo.

          En cuanto a ‘Lost in Translation’, gracias por la referencia. Estoy contigo en que es muy recomendable y sería digna de hacer otra reseña. Quizá no muy tarde lo haga.
          Salud.

          Responder
  2. Entusiasmado.com (@Entusiasmadocom)

    La película es una referencia para toda una generación. ¿Cuántas veces pasa algo repetido y hemos dicho… el día de la marmota? Tu interpretación del día de la marmota es la más brillante que he leído nunca de esa película.
    Mi enhorabuena.

    Responder
  3. rosana

    A mí me gustó mucho la película. Sobre todo por la cantidad de posibilidades que tiene un solo día. En el patio trastero de las vidas monótonas de cada uno hay un montón de vidas por vivir.

    Responder
  4. carlos

    hace un par de anios aprox. una psicologa que tengo agregada en facebook, me sugirio esa pelicula. por alguna razon olvide el titulo; el dia de hoy en mi habitacion de un hotel de torreon donde tengo wifi y estando en una red compartida que no da posibilidad del ir al youtube, me medio acorde y escribi en google: “marmota pelicula existencial” y di con tu articulo… no la he visto aun pero la vere ahora si llegando a monterrey. aunque la escencia creo, la trasmitiste espectacular. luego le agradecere a la psico tambien. saludos

    Responder
  5. Pingback: Amor sin escalas | Homo Minimus

  6. Matías Piccioni

    Soy una persona que le gusta mucho el cine, y esta peli, después de volver al futuro, es lejos mi película favorita. Es genial de principio a fin, el guion es una obra de arte que tiene infinidad de lecturas. Esta película lo tiene todo: comedia, drama, aventura, grandes reflexiones y hasta moralejas. No soy amante de ver la misma película muchas veces, pero sin lugar a dudas esta película la vería muchísimas veces(creo que la he visto unas cinco veces) y ademas cada vez que la veo me pone de buen humor!
    Si me tengo que poner muy en exquisito lo único que no me gusta de esta genial película es la interpretación de Andie MacDowell, es muy bonita si, pero le falta algo… pienso que muchas otras actrices hubiesen estado mejor en ese papel, pero bueno esto es algo muy subjetivo; Ademas esto ultimo se compensa con la excelente interpretación de Bill Murray, en un papel que le cuadra a perfección.
    Excelentes tus artículos! desde hace unos meses descubrí el minimalismo y me ha ayudado mucho en mi vida en general.
    Saludos desde Argentina!.
    Matías

    Responder
  7. inclusa

    Me gustó mucho tu artículo. Creo que has tratado el tema de la consciencia con mucha lucidez.
    La consciencia te transforma, te hace vivir. La película muestra la obviedad de la rutina inconsciente. La consciencia te hace salir de tí, ir más despacio, disfrutar del tiempo que pasa.
    Llegué a este post a partir del post de la reencarnación minimalista. Se te va notando cierto poso de sabiduria que nace de la reflexión.
    Lo que más me ha gustado es que me has hecho parar, observar, mirar, reflexionar.
    Gracias por tu esfuerzo, porque creo que tus posts van mejorando como el vino, ese vino que tomas con algo más, como los libros que vas dejando por el camino.
    He vuelvo a leerte por la calidad de tus artículos, creo que ahora voy siendo más consciente de ello…

    Tus artículos, tus traducciones, junto con el libro de Stephen Covey, Los siete hábitos de las personas altamente efectivas están teniendo un gran impacto en mi timeline.
    Sólo quería que fueras consciente de ello.

    Responder
  8. Pingback: El minimalismo existencial en 100 frases | Homo Minimus

  9. Pingback: Date de baja de este blog | Homo Minimus

  10. Pingback: Lost in translation: todos son japoneses | Homo Mínimus

Si comentas recibirás treinta latigazos; si no comentas recibirás treinta latigazos.

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s