James Altucher y su Ridículum Vitae

Este es un artículo de James Altucher, un programador, inversor, emprendedor, escritor y  bloguero americano; originalmente fue publicado en su blog con el título ‘My resume’. James (le llamaré por su nombre de pila para impostar familiaridad), el bueno de James,  me ha autorizado a traducirlo y publicarlo aquí.

(Agradezco a Alan Furth, de Musing on Minus,  por descubrirme a Altucher)

Grand Central Kiss

-((James Altucher agasajado por una admiradora)

Ya hemos hablado de la mentalidad experimental y el sentido del ridículo, y de cómo confeccionar un buen ridículum vitae. Este artículo de James es  una excelente implementación del concepto de Ridículum Vitae. El mejor que nunca he leído. Por eso he decidido traducirlo. Contiene 1999 palabras. Toda vida contada honestamente contiene muchos ridículos. La tuya también.

Mi currículum (por James Altucher)

Me mata de miedo  tener un trabajo. Pero nunca se sabe qué oportunidades podrían presentarse por el camino. Hay un montón de dinero ahí fuera dispuesto a pagar a cualquiera. Así que supuse que desempolvaría mi CV, aceptaría finalmente cualquier invitación  de LinkedIn y  lo pondría ahí fuera. Ya sabes, para ver qué pasaba.

EDUCACIÓN: 

getting-ready-for-work

(Cómo me preparo para trabajar por la mañana)

–          Graduado con una media de 2,99999, BA in Ciencias de la Computación. Realmente no debería haberme graduado pero supliqué al profesor de Fortran que me subiera de una D- a una D+ y dijo, “sí”. Necesité un 3.0 para graduarme en 3 años porque no quería asumir préstamos para un cuarto año. Creo que técnicamente todavía no tengo el grado porque tengo multas de la biblioteca.

–          Expulsado de la escuela de graduados. Suspendí siete de los ocho cursos que empecé en dos años. Recibí una carta mencionando mi “falta de madurez” pero que decía que las puertas estaban abiertas si alguna vez de alguna manera alcanzaba esa madurez. Aprendí mucho de la experiencia. Aprendí que mucha gente entonces no sabía cómo proteger sus archivos privados, incluso si sus cuentas tenían protección con contraseña. Hay posibilidades de que dejaran los archivos en sus carpetas abiertos al público para que si lees el archivo .mbox puedas leer todo su correo. Leí todas las cartas de amor de un famoso profesor visitante. Leí la “recomendación” de un profesor que completamente me tiró a la basura .                                                                                                                   También aprendí que es posible  que si te limitas a acechar  a la chica que piensas que quieres, entonces es posible que nunca funcione. Incluso si piensas que es la única chica que alguna vez te puede gustar. Con tres mil millones de mujeres en el planeta es difícil imaginar a esa chica ganando esa indeseada lotería.

–          Durante este tiempo escribí cuatro o cinco novelas no publicadas (o debería decir, “impublicables”) y sobre 50 narraciones cortas.  Volví locos a todos mis amigos obligándoles a leer todos y cada uno. Una chica dijo a mi novia, “¿No te molesta que escriba tanto sobre masturbación y prostitución?” En otra ocasión, obligué a mi novia a leer mi novela de 500 páginas y cuando acabó dijo, “¡es estupenda! Le pedí que me dijera el final que había leído diez minutos antes. No podía recordarlo.

En conjunto coseché unas 400 cartas de rechazo. Todas eran cartas estándar. Ni una sola nota de ánimo.

TRABAJO:

–          #10 empleado en Fore Systems. Salía del trabajo todos los días a las 4:45 pm en punto, orgulloso de mi puntualidad. Aprendí a hacer  auto-stop. Cerraba la oficina todo el día para poder trabajar en varias novelas no publicadas. Un día lo dejé sin más y no volví a aparecer. Todos los otros empleados se hicieron ricos en la  oferta pública de acciones  un año o así después de que dejara la empresa.

–          Trabajado en el Carnegie Mellon’s Center for Machine Translation. Escribí un programa que tenía que mantener. Nunca tuvo problemas así que nunca tuve que trabajar. Jugaba ajedrez en línea 20 horas al día hasta que me aquejó el síndrome del túnel carpiano. Demasiado ajedrez de un minuto. El tipo del despacho de al lado estaba escribiendo Lycos, el primer motor de búsqueda para la “world wide web”. Cuando mi jefe golpeaba en la puerta cerrada de mi despacho fingía no estar, especialmente si estaba en medio de una partida de ajedrez. La gente se quejaba de mí pero no podían hacer nada. Nadie podía entender la forma embrollada en que había programado el programa que todos usaban así que nadie podía arreglarlo excepto yo.

–          HBO. Estuve a cargo de su sitio web. Empecé un negocio lateralmente. Externalicé el sitio entero de HBO a mi propia empresa.  Como resultado, me convertí en el analista junior mejor pagado en HBO. Después pasé todos los martes por la noche haciendo entrevistas a prostitutas y traficantes para el sitio de HBO. Aprendí importantes habilidades de comunicación: cómo interrumpir a una pareja borracha discutiendo a las 3 de la mañana y preguntarles por qué estaban discutiendo. Aprendí cómo pedir salir a las chicas que ponían sus números de teléfono en los formularios. Hice que un travesti me explicara que era una “autopista de chocolate”. Hice que otra prostituta justificara sus ingresos  cuando dijo, “Los hombres no pagan para tener sexo conmigo. Los hombres pagan para que me largue después de tenerlo.” Lo lancé como programa piloto también para HBO, pero el jefe de programación familiar dijo; “para material como este necesitas disparar desnudo a tu madre o mostrar a tus vecinos  copulando”.

3am

–          Reset. Empecé un negocio que creaba sitios web para empresas del mundo del espectáculo (y Con Edison). Conseguí la mayoría de los clientes mediante soborno. De otra manera, no habría tenido clientes. Fue comprada. Un año después de la compra  me fui. Precisamente cuando todos los clientes estaban yéndose. La empresa que compró la mía entró en bancarrota tres años después de comprar la mía.

–          Vaultus. Empecé una empresa que ayudaba a empresas del Fortune 100 a crear “sitios inalámbricos”.  Recaudé 100 millones de dólares, incluyendo 2 millones del héroe palestino Yasser Arafat. Perdí todo el dinero. Pero, Vaultus fue adquirida por Antenna Software. Fui despedido como CEO y arrojado al consejo de administración. Intenté usar el 11 de septiembre como una excusa pero la respuesta del consejo fue: “ Todos fuimos afectados por el 11 de septiembre. Aprendí que soy demasiado tímido como CEO. Llamaba a la secretaria antes de llegar a la oficina para asegurarme de que nadie estaba en el pasillo entre el ascensor y mi despacho para correr y cerrar la puerta.

–          212 Ventures. Recaudé 125 millones de dólares en un fondo VC de Investcorp, CS First Boston, First Union (ahora Wachovia), y, quería decir, ¿ Banker’s trust? ¿Pero es siquiera un banco ahora? Se me olvidó.

  • Puse unos 40 millones de dólares para trabajar, lo tomas o lo dejas. Quizá 30 millones. Rentabilidad sobre esos 30 millones: aproximadamente 3 millones. Estoy culpando por completo a la caída de Internet. Empezamos a meter dinero en marzo del 2000.
  • Durante este periodo, perdí 15 millones de mi propio dinero en parte hacer una inversión conjunta con el fondo VC. Perdí mi casa. Perdí la cordura por un tiempo. Me encontré en el hoyo pero lo perdí también.
  • También culpé a Investcorp por no darnos más tiempo. Estaban tan a disgusto con nosotros que compraron nuestro contrato de diez años en junio del 2001. Dicho esto, querían que me quedara como empleado pero tomé el camino de…

–          Daytrading. Hice trading para mí y para varios hedge funds. El primer hedge fund que me contrató me despidió cuando escribí un libro y pensaron que les había robado sus ideas.  Quizá lo hice y quizá no. Yo gané dinero y ellos se fueron a la bancarrota así que quién sabe.

–          Creé un fondo de hedge funds. Invertí en 12 fondos. 11 de ellos ya no existen. Algunos de sus directores están huídos. Uno o dos acabarán en la cárcel. Unos cuantos de ellos acabarán en la SEC (comisión del mercado de valores). Varios están en continua discusión con autoridades, desde la SEC hasta la CFTC,  el IRS (hacienda), el FBI y el DOJ. Mis iniciales son JAA. Ninguno de esos fondos está en negociaciones conmigo.

–          Empecé Stockpickr.com. Una red  social para las finanzas. No tengo nada malo que decir sobre él. De hecho fue un buen sitio web en su momento.  Lo vendí a thestreet.com. Tuve un contrato de tres años con thestreet. Después de 8 meses dejé de aparecer por el trabajo. Creo que no volví al edificio nunca. Después de dos años me pidieron cambiar mi contrato y bajar el salario. Yo me despedí y les ofrecí escribir gratuitamente para ellos pero dijeron “no” por alguna razón. Renuncié a pedir mi paga por rescisión del contrato para así poder escribir para otros. Hace unas pocas semanas me pidieron escribir para ellos de nuevo cuando revisaron los informes de visitas a páginas y vieron mis números. Pero ignoré su correo electrónico. ¡Buena suerte!

–          Empecé junglesmash.com. Tuve mucho éxito en los primeros meses de  anuncios en régimen de crowdsourcing para marcas importantes sin su permiso. Procter & Gamble incluso introdujo anuncios para sus propios productos intentando ganar el premio de 1000 dólares que estaba ofreciendo. La segunda marca fue “Monster Soda”. Entonces perdí el interés y simplemente dejé de actualizar el sitio. Mi exmujer y yo estábamos separándonos y perdí interés por todo. Mis apariciones en televisión fueron deprimentes. Junglesman se fue por las cañerías. Toda mi inversión se fue al garete. Y era octubre del 2008, así que cada vez que iba a la televisión el índice Dow perdía otros 500 puntos. Escribí a Erin Burnett, a cuyo show iba todos los martes y le dije que cada vez que iba a su show el Dow bajaba 500 puntos. Dejó de responderme y de invitarme.

–          El Financial Times cerró mi columna en marzo del 2009. Supongo que porque era demasiado agresivo. El mercado subió casi el doble inmediatamente después. Probablemente porque yo le daba chocolate a todo trader que entraba a la bolsa de Nueva York en marzo del 2009. Así que en un periodo de unos meses dejé de ir a la CNBC, dejé de escribir para la FT, dejé de ir a Yahoo Finance, y dejé de escribir para thestreet.com. Y entonces el mercado fue todo para arriba.

–          Empecé una compañía: 140love.com –un lugar de citas por Twitter. En el día que el dinero había sido recaudado cerré la empresa y devolví todo el dinero que había entrado. Había perdido interés porque ya no tenía citas. Pensé que comenzar con un sitio de citas aumentaría mi probabilidad de tener una cita pero una vez que encontré a alguien perdí interés en el sitio. Además, era una mala idea.

140love2-300x215

(mis suscriptores iniciales inmortalizados para siempre)

–          No recuerdo nada la mayoría de lo que hice entre mayo del 2009 y noviembre del 2010. Sé que durante ese tiempo me casé, fui a la India, fui a Argentina (dos países que nunca pensé que visitaría) y me mudé fuera de Nueva York. Pero no puedo recordar nada más. Oh, cogí un trabajo con una firma de capital privado durante una semana o así. Un día, en medio de una reunión que yo había convocado dije: “perdónenme solo un minuto, tengo que ir al baño” y me largué de la reunión, salí del edificio sin mi abrigo, me metí en el metro, fui al Gran Central, y nunca volví a mi despacho. Nunca devolví las llamadas después.

–          Noviembre del 2010. Me harté de ello. “ELLO” [Nota del traductor: juego de palabras intraducible, it = ello; IT = tecnologías de la información]. Ya no me importaba. Harto de besar culos. Ganando clientes con mentiras. Recaudando dinero. Escuchando mentiras. Mintiendo a la gente. Aguantando reuniones. Aguantando a gente que no me gustaba. Siempre ansioso. Siempre preocupado. Siempre defendiéndome después de ofender. Me tomé un super descanso.

Solo hablaría con gente que me gustara. Solo negocios que me gustaran. Solo escritura que quisiera escribir. Solo pensar sobre lo que quisiera pensar. Respirar aire fresco. Respirar profundo. Sentí que me quitaba un gran peso de mis hombros. Estaba fuera de juego. No quería jugar nunca más. Empecé un blog en jamesaltucher.com para ser honesto sobre todo. Escribí un montón de libros. Escribo para otros. No me importaba lo que nadie dijera o pensara sobre mí. Quería sacar a la luz todo lo que yo creía que era lavado de cerebro. Me gustaba lo que estaba haciendo. Empecé a centrarme más en mi salud y vida espiritual.

–          Haciendo lo mismo. Todos los días me pregunto: qué más podría estar haciendo. Espero la respuesta. Y entonces lo hago.

–          Hoy: estoy agradecido de que leáis esto. Estoy vivo.

Artículos de la serie Fracasa más, fracasa con gracia: 

FAILFracasa más, fracasa con gracia
Informe de fracasos al 14.1.13
Ridículum vitae
Mentalidad experimental y sentido del rídiculo
James Altucher y su ridículum vitae
Algunas ideas para fracasar con gracia
Cómo asumir riesgos con inteligencia
El fin justifica los miedos
TonteOrías las justas
El poder de la mediocridad
Revisión final del proyecto aumentar los fracasos
Hiperaprendizaje con primeras versiones de mierda

31 pensamientos en “James Altucher y su Ridículum Vitae

  1. Alan

    Me alegro que Altucher te haya tocado una fibra, to también leo todo lo que escribe y nunca falla en hacerme sonreír y centrarme en lo importante.

    Un pequeñísimo detalle: “Hay un montón de dinero hay fuera dispuesto a pagar a cualquiera…”, debería decir “Hay un montón de dinero ahí afuera dispuesto a pagar a cualquiera”.

    Responder
  2. Anca Balaj

    Qué interesante. Y qué autocrítico. Creo que todos tenemos historiales parecidos (excepto por los millones) pero no damos tanta importancia a los fracasos, sobretodo los primeros. Si yo hablara de mis fracasos en este tono, estaría totalmente desmoralizada. Con humor, sí, lo resistiría.

    Responder
  3. Gorka

    Si lees esto como carta de presentación del muchacho, la verdad es que cuesta bastante de creer. Al menos espero que le quede algo de dinero, que desde luego bastante ha pasado por sus manos.
    Con anterioridad has hablado tú del Ridículum Vitae y me estoy planteando seriamente incluirlo en mi blog. Tengo poca experiencia en el mundo, pero un par de fracasos “graciosos” que compartir.

    Responder
  4. Luis José Sánchez

    Muy interesante.
    Es impresionante la facilidad con la que se crean, se venden y se cierran empresas en USA y la cantidad de dinero que se mueve. Vamos, igualito que aquí en España.

    Responder
    1. Homo Minimus Autor de la entrada

      Igualito, que parece que todo cierre es una tragedia. Y toda apertura supone decenas de trámites administrativos y autorizaciones.

      Responder
  5. Pingback: Quieres ser más feliz: minimaliza tus expectativas | Homo Minimus

  6. Pingback: 100 ideas para una conferencia TED | Homo Minimus

  7. Pingback: El minimalismo existencial en 100 frases | Homo Minimus

  8. Pingback: Hiperaprendizaje con buenas primeras versiones de mierda | Homo Minimus

  9. Pingback: Fracasa más, fracasa con gracia | Homo Minimus

  10. Pingback: Informe de fracasos al 14.1.13 | Homo Minimus

  11. Pingback: Ridículum Vitae | Homo Minimus

  12. Pingback: Mentalidad experimental y sentido del ridículo | Homo Minimus

  13. Pingback: Algunas ideas para fracasar con gracia | Homo Minimus

  14. Pingback: Cómo asumir riesgos con inteligencia | Homo Minimus

  15. Pingback: El fin justifica los miedos | Homo Minimus

  16. Pingback: TonteOrías las justas | Homo Minimus

  17. Pingback: El poder de la mediocridad | Homo Minimus

  18. Pingback: Revisión final del Proyecto Aumentar los fracasos. | Homo Minimus

  19. Pingback: ¿Quieres vivir hasta los cien años? | Homo Minimus

  20. Omar Avila

    Me harte de “ELLO” [Nota del traductor: juego de palabras intraducible, it = ello; IT = tecnologías de la información] <— se refiere a que se hartó de que su vida dependiera de otros, ya no queria ser empleado, ya no quería que los demás eligieran por él, es algo de lo que el habla mucho en su Podcasts y en sus útimos libros como Choose Yourself!.
    James es todo un personaje, muy inteligente, no tiene miedo de compartir sus experiencias las buenas y las malas.

    Responder
  21. Pingback: 33 secretos que nunca revelaré para llegar a ser un bloguero de éxito | Homo Mínimus

  22. Pingback: ¿Si no fueras tú, quién querrías ser? | Ingresos 777

Si comentas recibirás treinta latigazos; si no comentas recibirás treinta latigazos.

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s