Revisión final del Proyecto 52 comidas

 Me gustan las personas, pero de una en una.

~Miguel Delibes, novelista español

Después de año y medio del comienzo, acabé el proyecto 52 comidas hace un par de  semanas. Este proyecto consistía en comer con 52 personas distintas frikis, en su mayor parte desconocidas, a razón de una por semana.

 Empecé alrededor de febrero del 2013, tras un accidente en el que resulté herido al atropellarme una moto de alta cilindrada. Estuve en el dique seco durante varios meses. A algunas de las comidas acudí con el brazo en cabestrillo y cojeando. En las primeras comidas el otro comensal me tuvo que cortar el filete o ayudarme a disponer los alimentos.

Aquí puedes ver la evolución del proyecto.

Evolución Proyecto 52

Evolución Proyecto 52

Me tomé  descansos en agosto y en noviembre del 2013. Tuve que pagar varias multas de algunas decenas de euros a beeminder.com por las semanas que me salté el proyecto. Fue el método de autorregulación que empleé para mantener el ritmo y no abandonar el proyecto.

No es tan fácil encontrar frikis. Además, para mí ha sido salir de mi zona de confort social.

En resumen

  • Lo mejor que he hecho en el último año. Un éxito rotundo. 52 comidas en 52 semanas con 52 frikis que me permitieron aplicar la regla de las cuatro efes, F.F.F.F , de Tom Peters.
  • Aumento del coeficiente de socialización.
  • Aumento del coeficiente de variación social.
  • Me he convertido en un celestino que pone en contacto personas con intereses similares. Las conexiones surgen espontáneamente en mi mente: “según lo que me cuentas, seguro que te gustaría conocer a ….”
  • Consciente emocionalmente, no solo intelectualmente, de la diversidad de la especie  humana y de la cantidad  de conocimientos, habilidades, gustos y circunstancias vitales.
  • Me he hecho amigo de muchos de los comensales.
  • Ahora dicen que parezco extrovertido en la primera impresión inicial.
  • Mucho estímulo intelectual y existencial.
  • Muchos de los comensales fueron oportunidades para otro tipo de experiencias que dieron origen a artículos como Jaque al sistema, hackea tu educación.
  • El proyecto ha sido una gran oportunidad para tener a mis compañeros de comida cautivos durante al menos una hora sin necesidad de cautivarlos.
  • He creado mi particular Universidad Personal, tengo un montón de gente a la que puedo recurrir para que me iluminen sobre todo tipo de temas.
  • Un friki es la puerta a un salón lleno de frikis. Friki llama a friki. 
  • Todos los frikis se parecen.
  • Todos los frikis son distintos.
  • Mi propuesta de comida fue rechazada en al menos una decena de ocasiones.
  • Como consecuencia del proyecto, he desarrollado un cierto descaro social y soy capaz de invitar a casi cualquiera a un café o una charla conmigo. El NO ya lo tengo sin hacer nada. A partir de ahí solo puedo mejorar. Esta es una habilidad muy valiosa en la vida.

Foto de familia de los 52 + 1 participantes del proyecto 52

Todos los comensales . Yo soy el cerdo a la izquierda  con capa vestido de azul.

 Los comensales, en orden aleatorio

No soy anti-social, soy anti-idiotas.

 ~Guzmán López, el autor de 32 maneras de saber que estás muerto

  1. Conocí a un chico que dejó el instituto a los 16 años (tenía 19 cuando le conocí) sin conseguir el título. En menos de tres años, por sus propios medios, de forma “interdidacta“, gracias a internet y la comunidad de artesanos del software  se convierte en un programador de primera línea. También se ha convertido en mi amigo. Tuvimos largas charlas después de la primera comida.
  2. Una economista que trabajaba en un fondo de inversión, pero que amaba la música, en especial el saxofón, y que deja su trabajo, se consagra al instrumento, trabaja de administrativa y dedica 8 horas al día  al estudio y la  práctica. Consigue una beca  para estudiar el saxo  en Estados Unidos en la universidad de Berklee. Ahora se acerca a su  primer año allí. Yo la conocí un mes antes de iniciar la aventura.
  3. Mi última comida, hace dos semanas, con un analista de sistemas amante del deporte, entrenador personal y maratoniano. Nos asesorará en el curso de salud minimalista. Un tipo interesante que abomina del deporte tal y como nos lo venden. Se trajo a sus dos hijos a la comida. Al niño,  al que le gusta la lectura y la ciencia ficción, le recomendé El juego de Ender. La niña me mostró cómo hacer algunos ejercicios básicos para mantenerme en forma.
  4. En una ocasión, comí en el suelo, descalzo, en la sede de los Hare Krisna en Malasaña en Madrid con una chica periodista zurda como yo. Se sintió algo decepcionada cuando –para no asustarla– no aparecí con capa roja y el pecho desnudo
  5. Un alemán friki pero gilipollas. Sin comentarios. Bueno, con comentarios: hay frikis gilipollas.
  6. Comí con un bloguero que en uno de sus últimos tuits ha declarado lo siguiente: “Sueños raros esta noche.  Regurgitaba tiritas en un autobús. Levitaba en una silla en una clase de física.” Paradójicamente me pareció uno de los tipos más normales y sensatos.
  7. Una chica colombiana que deja su país y se traslada a España para empezar una nueva y buena vida.

El proyecto 52 me ha enseñado que si te interesas cualquier persona puede llegar a ser interesante.

  1. Comida con un arquitecto que aprovechó para presentarme su  tesis doctoral. Una tesis pluridisciplinaria que trataba sobre la relación entre la arquitectura y el concepto de tiempo.
  2. Un primo mío que se fue a trabajar a Qatar. Minimalista existencial como yo.
  3. Un poeta y novelista que resultó ser un genio. Accedió graciosamente a escribir un artículo para este blog. Abrazar.
  4. Otra comida con otro escritor amigo del genio que me habló de  la ruleta-chat sexual cibernética  que aparecía en un libro de Alberto Olmos, Ejército enemigo. No desvelaré  si he jugado.
  5. Un curioso y entrañable gurú del crecimiento personal  que conocí en un grupo de teatro que dirigía el diputado Toni Cantó.
  6. Otro gran amigo friki. Tenemos un montón de charlas regularmente sobre la mente y el comportamiento humano. También conocido como “Alquimista oscuro”.
  7. Comida con mi actual casero. Personaje despreocupado, firma contratos con la palabra, me cae muy bien. Forma peculiar de ver el  mundo. Indiferente a la buena opinión ajena.
  8. Un psiquiatra que conocí en un club de debate y que me expuso una curiosa teoría sobre la sexualidad contingente o dependiente del entorno.
  9. Un antiguo consultor que acaba de sacar un libro con el mismo nombre que su antiguo trabajo. Le conocí en una reunión de blogueros. Me confesó que le caí mal desde el principio. Él escribe sobre tecnología y yo empecé hablando sobre su exceso y a veces inutilidad.
  10. Un consejero delegado de una importante empresa multinacional española. Solía leer todos los años El señor de los anillos. Humilde, inteligente, terriblemente sensato y buena persona. Unos 200  euros de factura de comida en restaurante de lujo  que pagó él.
  11. Una chica a la que invité después de leer su blog. No salió exactamente despavorida pero me enteré más tarde que había estado muy incómoda conmigo. Tengo que aprender a leer mejor el lenguaje no verbal de la gente. Quizá un próximo proyecto esté dedicado a ello.
  12. Una ingeniera que estaba buscando el propósito de su vida. A fecha de hoy no sé si lo ha encontrado.  La conocí en una universidad de verano friki un año antes  y pensé en ella para el proyecto.
  13. Un vecino que quería ser entrenador personal.
  14. Una compañera del grupo de teatro que habla tropocientos idiomas y está aprendiendo chino.
  15. Un ingeniero informático que había leído  a Ayn Rand y cree por lo tanto en la aristocracia intelectual y profesional. El primer lector del blog que se ofreció a comer conmigo. Una frase suya: “siempre he pensado que la gente que hace cosas así es la gente que merece la pena conocer. La que desafía lo establecido, la que se cuestiona todo. Aquellos cuya afición es su obsesión, puedes coleccionar 30 chapas y eres un friki, pero si tienes una habitación en tu casa con 7633 chapas, entonces eres alguien especial”.
  16. Una escribujante, experta en creatividad. Aquí tenéis uno de sus minicuentos: El secreto de la felicidad.
  17. Otro de mis amigos de toda la vida. Le hablé sobre la analogía entre la planificación y la danza de la lluvia.
  18. Comida con uno de los escritores anteriores y su amigo psiquiatra. Tema: nuevo negocio que tenían entre manos. Parece que no salió bien. Pero bien por intentarlo.
  19. Un periodista libertario de temperamento apasionado que me habló de Cuba y de la trampa que los servicios secretos cubanos intentaron tenderle.
  20. Una editora que ama los caballos  y que me ofreció escribir un libro.  Yo me ofrecí a escribir un prólogo a uno de los libros que editaba. No lo hice, y me siento mal.
  21. El hermano de un escritor del proyecto 52. De espíritu emprendedor, vital y con el que conecté mucho. Después fuimos juntos a la presentación del libro 32 formas de saber que estás muerto, de Guzmán López, de la ganadería de la editora a la que no le escribí el prólogo del libro, y con el que al final no pude coincidir en Madrid para una comida del proyecto. En el cóctel conocimos a Guillermo Summers y su mujer  y estuvimos departiendo largo rato.
  22. Una especialista en administración de sistemas que además gusta de la psicología social y bitcoin.
  23. Un gran amigo friki de toda la vida. Vitalista, transhumanista, hedonista, amante del eterno femenino y los martinis, agitados, pero no revueltos.
  24. Otro gran amigo friki de toda la vida. Hace unos años me invitó a dar una conferencia en un congreso de neurología en su sección friki. Cuando le conocí a los 14 años le apodaban “El Físico”, por su estilo de peinado  à la Einstein. Mi amigo más antiguo, uno de los  más queridos.
  25. Una informática que quiere dedicarse al coaching y que se prepara eternamente para ello. Está en camino. Me propuso una idea genial sobre un negocio en el Camino de Santiago. Hasta aquí puedo leer.
  26. Un amigo amante de las artes marciales que a veces cae en la parálisis por el análisis. Me alojó en una masía de nombre Cau d’amor (Nido del amor) y fue el perfecto anfitrión. Estuve acompañado en el nido: yo y mis fantasmas.
  27. Un amigo libertario y excomunista con el que tengo charlas siempre animadas.
  28. Una mujer  que conocí en un curso de crecimiento personal impartido por el gurú del crecimiento personal. Trabaja para Almodóvar. No me dejó pagar porque eso era machista y porque “ella dirigía su propia vida” (tampoco se ofreció a invitarme ella y dirigir un poco mi vida). Que la den por saco.
  29. El director general de una empresa de seguros. Una de las personas de mentalidad más abierta que conozco. Como con él todos los años desde hace al menos diez. Me recomendó varias personas para el proyecto.
  30. Una presidenta de una asociación de homeschooling   que propugna la “desescolarización interior”. Educa a su hijo en la clandestinidad. Se ha convertido en mi amiga. Más de cinco horas de comida, café y charla.
  31. Un cinéfilo liberal tan culto como humilde que me invitó hace poco a un cine-fórum en su casa. Vimos Tempestad sobre Washington. Que se repita.
  32. El amigo de la abogada, religioso, culto y lo suficientemente aventurero para aceptar una invitación inesperada  a través de su amiga.
  33. Comida con una amiga con la que hablé sobre ludificación de la existencia.
  34. Comida con un amigo que conocí en un taller de redacción y estilo y  con el que mantuve un mastermind group durante un año.
  35. El asesor científico de un think tank liberal.
  36. Un amigo que toca la guitarra y viajó a Nueva Orleans para saborear el Jazz.
  37. Un amigo con el que voy a crear el próximo proyecto que anunciaré en el blog para desarrollar la perseverancia y la fuerza de voluntad: Proyecto 50×20.
  38. Mi profesor de redacción y estilo, que usa un nick con un nombre polaco y que es un comentarista habitual  “tremendamente” brillante de homominimus.com.
  39. Una mujer de temperamento artistoide que escribe en su blog como si siempre estuviera de subidón. Exuberante, rápida, brillante, simpática. Ha emigrado hace unos meses. De camino al lugar de la cena me despisté en el coche y la llevé a la Casa de Campo. Tenemos pendiente un podcast para que nos hable de parafilias sexuales.
  40. Una abogada de empresas insomne, gaditana. Ama la música clásica y tocar el piano.
  41. Un conocido que en una conferencia me interrumpió a los dos minutos indignado por mis palabras.
  42. Una chica que viajó desde Bilbao (norte de España)  para conocerme. Me conoció en un blog ajeno por un comentario que hice referente al idioma de los  klingom. Amante del manga y de acudir a congresos disfrazada de personajes de cómics. Me recomendó un montón de buenas series.
  43. Un ingeniero de telecomunicaciones  experto en PNL y que pertenece a la comunidad de los PUAs (pick up artists o artistas de la seducción).
  44. Un comensal que se ha convertido también en amigo y que es un experto en inversión en value investing.  Lector voraz , está escribiendo una biografía de Charlie Munger, el socio de Warren Buffet. Es tremendamente curioso y amante del aprendizaje permanente.
  45. Una profesora sevillana que se sintió muy atraída por mi concepto de  nuncanización.

Más allá del proyecto 52 comidas

Gracias a todos los frikis participantes que comieron conmigo o quisieron comer conmigo.

Los que por distintas razones geográficas o de agenda han querido y no han podido participar en el proyecto podrán hacerlo si lo desean en mi siguiente iniciativa social presencial:  Proyecto 52 paseos.

Artículos de la serie  Proyecto 52

Guess who is coming to dinner?Proyecto 52 comidas


F.F.F.F-Regla de las 4 efes


Informe de avance del proyecto 52 comidas al 19.3.13


Proyecto 52: ¿con quién comeremos la próxima semana?

Autodidactas e interdidactas

19 pensamientos en “Revisión final del Proyecto 52 comidas

  1. Caro chan

    Vaya tela cómo salgo parada! Jajajaja
    Y eso que estuve “rápida ” y no te di la opción a utilizar la contá americana de tu maletero…sino nunca habría contado como cita! 😄

    Así que lo de hablar del libro sólo es la excusa para ponerme en un aprieto sobre las parafilias sexuales…Ummm

    Lo acepto! Yujuuuu… (Quién dijo miedo?)

    Chuu!!!

    Responder
  2. Flames

    Vaya, yo pasear lo hago sólo.

    Bueno, ya me apuntaré al PROYECTO 52 GIN TÓNICS (con 52 personas, no 52 combinados).

    Responder
  3. Kheldar Arainai

    Juraría que conozco al menos a tres de tus comensales… ¿Te apuntas a confirmarlo en persona, compartiendo alguna comida conmigo? El número lo escoges tú si aceptas.

    Posibles datos de interés para ti: friki de 22 años, autoeducado durante un buen tiempo (unos siete años como mínimo); reingreso en el sistema educativo para conocerlo y transformarlo desde dentro. Con proyecto de desarrollo personal propio desde mayo de 2010, y antiguamente participante en sitios de pick-up (que abandono por el espíritu sectario y la venta de miseria tan abundante; léase gaslighting y otras formas de generar clientes a través de crear problemas que no tenían antes). Loco por las artes marciales, la filosofía (especialmente oriental), la psicología, la sociología y el aprendizaje. Adalid de dos de los proyectos más auténticos de relaciones con los demás y con uno mismo en el mundo hispano (Ars Amorata y The Sexual Life, para más señas)… Aunque para gustos colores, o en este caso comidas.

    ¡Ya me contará usted!

    Responder
    1. Homo Minimus Autor de la entrada

      Son las 5:35 de la mañana. Por supuesto que digo que sí. Si vives en Madrid, hoy martes mismo a partir de las 20:30, cuando haya acabado con algunas tareas importantes que tengo por delante.
      Propongo por ejemplo en la puerta de el parque de el Retiro, para un pequeño paseo-charla (Proyecto 52 paseos) y luego comemos algo.
      Puedes escribirme a homominimus@hotmail.com
      Un saludo.

      Responder
    2. Lau

      ¿Autoeducado y tratando de cambiar el sistema desde dentro? Creo que yo también te invito a comer, tendremos mucho de qué hablar.
      (Soy la friki #37)

      Responder
  4. Arturo

    La verdad es que es una lista de personas bastante interesante. Seguro que ha tenido que ser muy divertido y estimulante este proyecto.

    Gracias.

    Responder
  5. Tremendosky

    Felicidades, Gran Homínido del Minimalismo… Este proyecto tuyo me pareció la leche desde que lo lanzaste. Me encanta su simplicidad, pero a la vez la profundidad que encierra: si pudiera, te trepanaba el cerebro en plan alien del espacio exterior para absorber todo lo que has aprendido. Toda mi admiración, además, por haberlo ejecutado hasta el final: toma ejemplo de perseverancia y de capacidad resolutiva… ¡Eres mi ídolo!

    PD. Y encantado, por supuesto, de haber participado.

    Responder
  6. Pingback: Lo que podemos aprender de Rafael Sarmentero | Homo Minimus

  7. Pingback: Minimalismo: exuberancia y simplicidad | Homo Minimus

  8. Pingback: Mr. Hyde, el lado oscuro más brillante de la creación | Homo Minimus

  9. Pingback: Proyecto 52 paseos con (al menos) 52 frikis | Homo Minimus

  10. Pingback: Podcast sobre minimalismo y creatividad con Anca Balaj | Homo Mínimus

  11. Pingback: Post New Year’s Press Roundup | Beeminder Blog

  12. Lajfel

    Interesante… mucho. También divertido. El proyecto de los pasos, si pasas por Berlín, quizás por algún lugar de Portugal. Si te viene de paso Grana… escríbeme. Un abrazo de paso.
    Ha sido un placer descubrirte, sigue divirtiéndote-experimentando esto del VIVIR.
    Un bello fin de semana, desde un rincón del mundo, de mio.

    Responder

Si comentas recibirás treinta latigazos; si no comentas recibirás treinta latigazos.

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s