Autodidactas e interdidactas

En su artículo El blog y el aprendizaje autodidacta  Dean Romero defiende la idea de que escribir un  blog es uno de los mejores métodos para el aprendizaje autodidacta. Lo considera como un complemento a la enseñanza reglada tradicional, que es una especie de cadena de montaje del conocimiento, vestigio de la era industrial del siglo XX.

No puedo estar más de acuerdo con Romero. Hablo por experiencia. Escribir un blog me ha ayudado a explorar nuevos campos,  a poner en claro mis ideas y contactar –lo más importante– con una comunidad de minimalistas y mínimamente minimalistas de la que extraigo aliento, ideas e interacción constante.

Las conexiones sorpresivas  son la base de toda creación, no importa si se trata de descubrimientos científicos o de creaciones profesionales y personales más humildes y cotidianas. Son los medios que nos proporciona internet para compartir conocimiento y experiencias, entre ellos ellos el blog,  los que multiplican casi ad infinitum la generación de esas conexiones.

El proyecto 52 comidas como generador de conexiones

Este blog ha sido un generador y catalizador de relaciones personales, tanto virtuales como presenciales. No solo he usado el blog para registrar semana a semana y mes a mes mis reflexiones y exploraciones; también lo he empleado para contactar en persona con lectores y blogueros.

Cuando me di cuenta del potencial del blog para conocer gente, decidí comenzar el Proyecto 52 comidas, y publicitarlo a través del blog Homo Minimus, para así explotar todavía más la capacidad que tienen los blogs de inventar relaciones entre personas.

El proyecto 52 –que me ha proporcionado más de  25 comidas con “frikis” en lo que llevo de año– es una fuente de diversión e inspiración constante. La regla de las 4 efes, F.F.F.F, me ha permitido exponerme a un rango de personalidades e ideas a las que de otra manera hubiera sido casi imposible acceder.

El autodidacta que lo aprendió todo de otros y con otros

En una de esas comidas, conocí a una persona autodidacta, la persona más autodidacta de la que nunca he tenido noticia: alguien que lo ha aprendido casi todo al margen de la cadena de montaje del sistema educativo tradicional; solo con curiosidad, imaginación e iniciativa personal. Un verdadero innovador del mundo del aprendizaje.

Sin embargo, mi comensal y contertulio, el autodidacta por antonomasia, no se sentía muy a gusto con el calificativo de “autodidacta” aplicado a su forma de aprender. Me sorprendió un poco. Pero lo explicó inmediatamente: él prefería llamarse “interdidacta”, no tanto porque ha accedido a muchas de sus fuentes de libros y recursos a través de inter-net, sino porque su aprendizaje ha sido inter-activo, con personas apasionadas por los mismos temas que él, y que han constituido su UP o Universidad Personal, una comunidad de seres humanos que busca la excelencia y el crecimiento continuo.  Sin su apoyo jamás hubiera llegado tan lejos. 

ThoughtWorks Brazil - Ruby Coding Dojo

Enseñanzas

Somos animales sociales y gran parte de nuestro aprendizaje no se  hace en solitario, sino en un entorno social del que obtenemos interacción, conocimiento y estímulo. Un aprendedor inteligente buscará la comunidad de aprendizaje que mejor le ayude a alcanzar sus metas. Por eso, la palabra autodidacta no está bien escogida para referirse a las personas que aprenden a su ritmo, movidas por sus pasiones o intereses y que lo hacen al margen de los caminos trillados de escuelas, universidades y academias.

Nos falta un manifiesto del interdidacta, una declaración de principios e intenciones de lo que constituye el aprendizaje en libertad: diverso, múltiple, sorpresivo, creador, que hace uso pleno del principal recurso humano: la capacidad de aprender de/con otras personas, inventar y conectar medios y fines, y hacer uso de la  habilidad empresarial de descubrir oportunidades beneficiosas de intercambios y mejoras individuales y colectivas. Esto sería el APRENDIZAJE con mayúsculas.

Artículos de la serie  Proyecto 52

Guess who is coming to dinner?
Proyecto 52 comidas


F.F.F.F-Regla de las 4 efes


Informe de avance del proyecto 52 comidas al 19.3.13


Proyecto 52: ¿con quién comeremos la próxima semana?

15 pensamientos en “Autodidactas e interdidactas

  1. Gorka

    ¡Ya te digo! Con el blog estoy aprendiendo muchísimo. En principio sobre minimalismo, pero de vez en cuando me permito deslices y abordo otros temas. Tú eres una de esas influencias por las que decidí echar un ojo al minimalismo. Eres parte del “inter” de mi aprendizaje.

    Y todo esto es genial, porque la única vez que recibí clases “con ordenadores” fue para usar el paint en el colegio y poco más tarde a un loco se le ocurrió enseñarnos Access. Todo lo que sé de ordenadores lo aprendí gracias a internet, un par de libros y gente digital que me ayudó.

    Así que sí, arriba el interdidactismo!

    Responder
  2. Flames

    Es que el “auto” alude a que uno aprende por su propia voluntad y sus propios esfuerzos en la búsqueda del aprendizaje.

    Pero esa búsqueda se realiza fuera de nosotros mismos y aprendiendo de nuestro entorno y de las personas que nos rodean. Además el acto de aprender y asimilar siempre lo hacemos nosotros mismo enfrentándonos a un problema y resolviéndolo. De ahí que no haya fórmulas mágicas en educación; al final sólo podemos aprender nosotros mismos aunque nos hayan dirigido y ayudado a enfrentarnos al problema. Por cierto “problema” viene de “proyectar” de salir de uno mismo, de enfrentarnos a algo.

    Las dos ideas van de la mano y son un poco inseparables en lo que respecta al aprendizaje.

    Responder
  3. Caro chan

    Como diria Enjuto….Interrneeetttt!!! Que sería de nosotros sin él?? Yo de minimalista cero pero a friki no me gana ni el tato!jajaja

    Me gusta el nuevo término!

    Chu!!

    Responder
  4. mortiziia

    Quizá esto sea un poco offtopic, pero leyendo esta entrada y el comentario de Flames me pregunto: vosotros, los interdidactas, (1)¿buscáis aprender algo concreto? Si es así, (2) ¿hasta qué punto esa libertad total de aprendizaje beneficia vuestro proyecto, lo que queréis aprender en concreto? ¿Cómo lo hacéis?
    (1) Yo aprendo cosas todos los días, blog o no blog, pero el único inter-algo que me atrevo a ponerme es el de inter…és. Aprendo de mi entorno, de quienes me rodean, de lo que leo en foros y blogs, de lo que leo en libros, de lo que escucho en la tele y en la radio, de los anuncios (mucho de los anuncios, ¿nadie más?), pero todo ese aprendizaje viene sin método y sin un objetivo, luego me resulta difícil hablar de didáctica de ningún tipo ahí.
    (2) Empecé un proyecto este verano para aprender un idioma desde cero y eso sí me encaja con ser interdidacta, pero tengo problemas para encajar el apredizaje en libertad con los objetivos que me he propuesto: lo mío es más aprendizaje enliBREtad, porque sin echarle horas a libro y libreta (y a todos los complementos audiovisuales a mi alcance, claro) no voy a ninguna parte…

    Responder
  5. Pingback: Enlaces compartidos

  6. Homo Minimus Autor de la entrada

    El tema que planteas es hiper-topic. Respondo según mi experiencia; hablo por mí, claro.

    1) La mayor parte del aprendizaje es informal. Muchas veces no hay objetivos. Lo que sí hay siempre es áreas de aprendizaje privilegiadas más o menos explícitas. Una vez que uno quiere aprender sobre algo, el ojo mental empieza a enfocarse en todo aquello que esté asociado más o menos directamente con el área donde quiero aprender.

    2) Creo que para no caer en el caos y dispersión es bueno de cuando en cuando ponerse metas. A ser posible, una meta a largo plazo y un objetivo a corto plazo (2-4 semanas). Yo suelo convertir esa meta a largo plazo en un proyecto explícito y varios subproyectos dependientes de él.
    A veces, el proyecto emerge después de que me interese por un tema y vaya captando más y más mi atención, y le entrego las credenciales de proyecto cuando empiezo a dedicar muchas horas a él.

    Este tipo de aprendizaje autodidacta-interdidacta requiere de mucha capacidad de auto-regulación, motivación y fuerza de voluntad. Siempre es mucho más fácil que alguien te marque los objetivos de aprendizaje y el programa. La gente que ha sido escolarizada y con más años de educación habitualmente se siente perdida sin plazos, exámenes, y programas de trabajo claro.

    Por eso creo que el encontrar una comunidad de aprendizaje es fundamental para lograr la orientación y consejo necesario. Sin esta orientación es fácil desanimarse y perderse en el oceano de información.

    La idea de metaaprendizaje más importante que he aprendido es la de Tim Ferris en ‘The
    4-hour Chef’. Él antes de ponerse a aprender nada fija muy claramente lo que quiere aprender y el nivel de desempeño que desea alcanzar; después entrevista a los expertos que le pueden orientar y aconsejar. Con eso ahorra muchos inicios en falso, callejones sin salida, e incontables horas de exploración del tema.
    Solo después de haber obtenido los mejores consejos y los que tienen más impacto, se pone a aprender o practicar o entrenar.

    Tiene un cuestionario que usa con las personas que entrevista. Las invita a comer o incluso contrata para que le den consejo sobre cómo aprender a aprender lo que sea que esté queriendo aprender.

    Esto es algo que no hacía hasta hace poco tiempo, pero que he empezado a aplicar en el último año. A ser posible, es importante que sean entrevistas en persona , donde puedes obtener un montón de consejo personalizado y hacer preguntas muy específicas.

    Responder
  7. Pingback: Jaque a el sistema: hackea tu educación | Homo Minimus

  8. Pingback: El minimalismo existencial en 100 frases | Homo Minimus

  9. Pingback: KOZZAK » Archive » 2014. En transición

  10. Pingback: Revisión final del Proyecto 52 comidas | Homo Minimus

  11. Pingback: Más de veinte mantras para encender la tenacidad y la perseverancia | Homo Minimus

  12. Pingback: Trabajadores autoprogramables: autorregulación e interregulación en la economía de la información | Homo Minimus

  13. Pingback: Los tres ingredientes del aprendizaje | Homo Minimus

  14. Pingback: Los diez mandamientos del aprendizaje | Homo Minimus

  15. Pingback: 33 daños colaterales resultado de escolarizar a tu hijo | Homo Mínimus

Si comentas recibirás treinta latigazos; si no comentas recibirás treinta latigazos.

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s