Podcast: Ludificación existencial

En este nuevo episodio de Satori Time, Entusiasmado y yo hablamos  sobre la ludificación existencial. Exploramos la idea del juego aplicado a la organización existencial.

Puedes escucharlo aquí o bajártelo:

Ir a descargar

4:32 ¿Qué es el juego? Conceptualización del juego.

8:30 Distinción: Game – play. Play es una exploración libre de posibilidades. Game es cuando se introducen reglas y objetivos.

13:00 Ludotopía. Círculo mágico del juego. El juego no tiene consecuencias.

18:00 Juego como entrenamiento para la vida. ¿Se desdibuja la diferencia entre el mundo del juego y el mundo real (=mundo serio)? El estatus y el juego.

22:00 Gradaciones del juego. Teatro de improvisación. La función de las reglas. Reglas emergentes. ¿Un juego sin límites sería divertido? ¿Sería juego? ¿Cuándo se pasa del «play» al «game»?

29:35 Actitud juguetona. Actuar como si… dentro del mundo creado por el juego. Dos personas distintas en un mismo juego pueden considerarlo como un juego

32:35 ¿Por qué acercar la esfera de los juegos a la vida real? Una vida bien vivida ha de tener un elemento de diversión, de juego. El juego fomenta la creatividad y te ayuda a ser más efectivo en la vida real. Lubricante social. Deseo de autonomía, deseo de conectar.

36:20 Formas en las que el juego se puede acercar a la vida real. La idea de gamificación.

41:50 Mentalidad lúdica. ¿Qué pasaría si enfocaras la vida en general como un juego? Reencarnaciones: cada vida es una pantalla. ¿Cómo afectaría a tu vida vivir como si estuvieras en un juego? Extremo: youtuber al borde del precipicio. Límites morales.

51:25 Referencia al artículo Las mujeres, el amor y la vida en Homo Mínimus y la falta de espíritu ludico.

53:45 La ludificación existencial te permite verte con mayor objetividad. Distancia mental.

56:00 Entusiasmado relaciona el juego y el humor con la libertad. Implicaciones sociales y políticas.

Rozamientos cotidianos

Esta mañana, cuando me dirigía a una entrevista profesional y salía de la boca del metro, una chica de alrededor de uno cincuenta y cinco de altura, unos veinte años de edad, tres meses y ocho días, y con una carpeta azul en la mano se acercó a mí, «¿Tienes un minuto?», «No, no tengo un minuto, voy con prisa» [Esto es «Tengo 1.440 minutos hoy, pero no quiero malgastar ni uno contigo»].

Ahí podría haber acabado la cosa, pero la chica no se resignó a que no conversara con con ella y por tanto no tuviera la mínima probabilidad de convertirme en socio de su ONG y ganar su comisión; cuando me marchaba me espeta un irónico y voz en cuello «Se ve que tienes cara de solidario». Entonces me paré, volví sobre mis pasos y…

Solidario responsabilizándote del hambre en el mundo


¿Qué hice?

Digo: «¿Por qué dices eso?, ¿no te parece que prejuzgar el carácter de los demás cuando te dicen que no es algo infantil?». Se queda callada. Prosigo: «Cuando tú sales por las noches de fiesta, más de uno y de dos moscones se acercarán a ti, te dirán algo, y tú, con cara de más o menos fastidio, con más o menos educación, intentarás quitártelos de encima. Bien, pues eso te acaba de ocurrir: tú eres ahora la moscona, la tía poco agraciada que nadie quiere y que viene a importunar. Acéptalo y vive con ello. Si no lo aceptas, cambia de profesión.»

Otra de sus compañeras de fatigas, con la misma carpeta, pero con pelo muy corto al estilo LGTBIQ y con cinco centímetros menos que la otra hobbit, había oído nuestro intercambio anterior, se une al grupo y se queda a unos pocos pasos, como intentando defender a su colega. La miro de reojo, mientras vuelvo a reconvenir a su compañera : «Yo soy solidario con mis amigos y mi familia, pero, a diferencia de ti (en este momento, la señalo con el dedo índice), no soy solidario a comisión».
La chica replica casi de inmediato –pero lánguidamente y con dos o tres tonos por debajo de sus palabras anteriores–: «Los médicos ayudan a la gente y también cobran…». Digo: «Cobran y no son más solidarios que el fontanero o el conductor de autobús, que también hacen su trabajo y cobran por él».

Ella: «No tienes corazón».

Me acerco un poco más, lentamente, buscando las palabras adecuadas, le digo: «Mira, aquí acaba nuestra plática; como tengo un gran corazón y hoy me siento compasivo –que no solidario– no te voy a decir de qué tienes tú cara». La chica arruga el hocico, me mira con gesto de enfado, y hace como que va a decir algo, pero no lo dice. Me doy la vuelta y la dejo ahí plantada.

¿Qué debería haber hecho?

Obviamente, no lo que hice.

Debí:

  • Recordarme el verso de Rabindranath Tagore y repetirlo de tal manera que resonara en las bóvedas de mi cráneo: «Sé como el sándalo, que perfuma el hacha que le hiere».
  • Parar, respirar tres veces, y decir para mis adentros, de manera muy tranquila y musical: «El cielo está enladrillado, quién lo desenladrillará, el desenladrillador que lo desenladrille buen desenladrillador será».
  • Sonreír fugazmente y con gesto compasivo.
  • Alabar a la chica de la carpeta azul: «Tu comprometido y solidario trabajo es una gota en un océano de dolor y miseria, pero una gota que faltaría a ese océano si tú no estuvieras».
  • Sin esperar respuesta, mientras la ninfa solidaria se recupera, finalizar con un «Ten un buen día, ángel de luz».
  • Retomar el camino y seguir andando con la serenidad y calma con la que un anciano chamán rema en su canoa sobre un río de asfalto.

Moraleja

Todos los días están llenos de este tipo de pequeñas e innecesarias fricciones que es conveniente eludir, circunvalar, allanar.

Un minimalista de nivel avanzado hubiera reaccionado con mucha más calma y mesura de lo que yo lo hice esta mañana. Su personalidad aerodinámica hubiera empleado el pequeño rozamiento del comentario fuera de lugar de la vendedora para entrenar sus habilidades de comunicación y su compasión.

Ergo, no soy un ser de luz minimalista.

Paz.

Quintaesencias

esencia

Del lat. essentĭa, y este calco del gr. οὐσία ousía.

1. f. Aquello que constituye la naturaleza de las cosas, lo permanente e invariable de ellas

2. f. Lo más importante y característico de una cosa.

3. f. Extracto líquido concentrado de una sustancia generalmente aromática.

4. f. Perfume líquido con gran concentración de la sustancia o sustancias aromáticas.

5. f. Quím. Líquido muy oloroso, presente en gran número de familias vegetales, constituido principalmente por hidrocarburos y derivados, y que se utiliza en perfumería.

 

picasso_bull_plate_1

 

quinta esencia

1. f. Quinto elemento que consideraba la filosofía antigua en la composición del universo,especie de éter sutil y purísimo, cuyo movimiento propio era el circular y  del cual estaban formados los cuerpos celestes.

2. f. Entre los alquimistas, principio fundamental de la composición de los  cuerpos, por cuyo medio esperaban operar la transmutación de los metales.

 

picasso_bull_plate_2

 

Toda mi vida uno de mis grandes deseos ha sido viajar para ver y tocar países desconocidos, nadar en mares desconocidos, dar la vuelta al globo, observar nuevas tierras, mares, gente e ideas con apetito insaciable, ver todo por primera vez y por última vez, imprimiendo una lenta y prolongada mirada, para después cerrar mis ojos y sentir las riquezas depositarse dentro de mí, con calma o tormentosamente de acuerdo a su gusto, hasta que el tiempo las sobrepase por fin a través de su fino tamiz,  separando la quintaesencia de todos los gozos y todas las penas.

~ Nikos Kazantzakis

 

picasso_bull_plate_3

 

El minimalismo existencial podría ser también  llamado esencialismo, tanto porque trata del espíritu o  realidad última de la experiencia vital, como porque es una fragancia inefable que acompaña al ser que lo acoge, como  porque despoja al mundo de lo contingente y lo accidental en busca de un meollo las más de las veces inalcanzable.  Es un afán sin fin que busca reducir la insoportable complejidad del mundo interno y externo a su más mínima expresión. Pocas veces esta reducción es lograda y cuando uno cree haberla alcanzado, siquiera tocado,   te explota  en las manos en mil pedazos, como si la realidad maniatada por la síntesis se rebelara ante el intento y te mostrara dolorosamente lo estúpido e inútil de la mortaja.

~Sensei Mínimus

 

picasso_bull_plate_4

 

Los símbolos son actos o imágenes específicas, mientras que los mitos desarrollan y convierten esos símbolos en una historia que contiene personajes y varios episodios. El mito, por tanto, incluye más. Pero ambos, el símbolo y el mito, tienen la misma función psicológica; son el modo que tiene el hombre de expresar la quintaesencia de su experiencia, su modo de ver su vida, su autoimagen y sus relaciones con el mundo de sus congéneres y de la naturaleza, en una imagen completa que al mismo tiempo lleva el significado vital de su experiencia.

~ Rollo May

 

picasso_bull_plate_5

 

La inexpresable profundidad de la música, tan fácil de comprender y sin embargo tan inexplicable, es debida al hecho de que reproduce las emociones de nuestro ser más profundo, pero completamente  sin realidad y lejos de su dolor… La música expresa solo la quintaesencia de la vida y sus sucesos, nunca estos en sí mismos.

~ Arturo  Schopenhauer

 

picasso_bull_plate_6

 

Puedes entrenar mucho tiempo, pero si meramente mueves tus manos y tus pies y saltas arriba y abajo como una marioneta, entonces aprender kárate no es muy diferente de aprender una danza. Nunca habrás alcanzado el meollo del asunto; habrás fracasado en asimilar la quintaesencia de karate-do. ~ Gichin Funakoshi

 

picasso_bull_plate_7

 

Las matemáticas, vistas adecuadamente, poseen no solo verdad, también suprema belleza  —una belleza fría y austera, como la de la escultura— sin la apelación a ninguna parte de nuestra naturaleza más débil, sin la exuberancia de la pintura o la música, pero sublimemente pura, y capaz de una perfección severa tal como solo el arte más grande puede mostrar.  ~Bertrand Russell

 

picasso_bull_plate_8

 

 

El gusto puede compararse con el exquisito sentido de la abeja, que descubre al instante y extrae la quintaesencia de cualquier flor y prescinde del resto de ella.  ~ Fulke Greville

 

 

picasso_bull_plate_9

 

 

La muerte, como la quintaesencia de la otredad, es para los demás. ~ Woodrow Wilson

 

 

picasso_bull_plate_10

 

 

Más obran quintaesencias que fárragos  ~Baltasar Gracián

 

 

picasso_bull_plate_11

 

 

 


 

 

picasso_bulls
Pablo Picasso
‘Toro’, 1945 (una serie de once litografías)