Piensa a lo pequeño

Todos los hombres sueñan. Aquellos que sueñan de noche en las oscuras recámaras de sus mentes se despiertan de día para comprobar que todo era vanidad; pero los soñadores despiertos son peligrosos, ejecutan sus sueños con los ojos abiertos para hacerlos posibles. Eso es lo que hicimos.

–T.E Lawrence. Los siete pilares de la sabiduría.

No, no quiero convertirme en un “contrarian“, un tipo imbuido del espíritu de la contradicción. Quizá en bolsa esté bien en ir contra la corriente: comprar cuando los demás venden, sin perder los nervios en las crisis; vender cuando los demás compran, sin dejarse llevar por la euforia y la mentalidad de rebaño. Pero en la vida no se puede ir contra la corriente sistemáticamente. 

Sin embargo, en este caso, tengo que ser un contrarian. No me queda más remedio que contrariar mi deseo de no ser un contrarian.

Un pequeño paso....

Detrás de todo lugar común, cliché, estereotipo, hay algo de verdad; y también algo de mentira. Hay mucho de mentira en la prescripción del gurú motivacional que te aconseja pensar a lo grande, o el director general que quiere apuntar muy alto, o el escritor con ínfulas espirituales que te dice: “¡El cielo es el límite!”

¿Qué pienso yo de todo eso?

Lo grande se cuida de sí mismo

No, no hace falta que pienses a lo grande. No te tienes que preocupar por pensar a lo grande y “atreverte” a luchar por grandes cosas. Tu espíritu ya de por sí quiere lo mejor y lo quiere lo antes posible. Cada uno define qué significa lo mejor y en qué términos lo quiere en su vida. Todos queremos cosas grandes según nuestra propia definición.

Lo que hay que cuidar no es el sueño, la meta, la gran estrategia; lo importante es el siguiente paso. El humilde, modesto, insignificante paso, ese que no advierte el prójimo y que tú desprecias. Hasta el más tímido es capaz de tener grandes sueños, hasta el más incapaz es capaz de perseguir lo imposible. No, no nos faltan los que quieren grandes cosas, cambios épicos, revoluciones y paraísos terrenales.

Lo pequeño es hermoso

Lo que echo de menos es a la gente paciente, a los que se concentran en el paso del aquí de a menos de un metro y del ahora de dentro de media hora. La paciencia es la más heroica de las virtudes, precisamente porque no tiene ninguna apariencia de heroica. Los pacientes, los que hacen cosas humildes, los que tienen espíritu de artesano, que disfrutan con el pequeño trabajo bien hecho, los que no sienten que tienen que llegar a ningún lado para obtener una satisfacción real, los que son capaces de olvidarse de los grandes sueños y las grandes revoluciones y se centran en el siguiente paso evolutivo. Los que prefieren las evoluciones a las revoluciones.

Pensar a lo pequeño significa de cuando en cuando contemplar de soslayo el deseo infinito, que está al alcance emocional de todo ser humano, para inmediatamente olvidarse de los sueños de grandeza, y mancharse con el fango de lo real, rozarse con la realidad, sentir los callos en las pies y en las manos o en las neuronas; y aceptar el primer paso, el segundo paso, el tercer paso, el cuarto paso… el enésimo paso, con alegría.

Si piensas demasiado tiempo a lo grande, todo lo demás te sabrá a poco,  cualquier acción diaria te parecerá prosaica, deslucida, indigna de tus sueños. Por eso, olvídate de la grandeza, de ser el número uno, de construir un castillo en el aire. Deja a tus sueños ahí, en el firmamento, donde deben estar, y seguidamente céntrate en algo reducido,  quizá insignificante;  y hazlo tan ridículamente bien que los ángeles del cielo lloren de emoción.

Pero no hay ángeles, nadie te mira, solo tú te miras, estás solo, con tu pequeño esfuerzo, con tu pequeña vida, con tus pequeños afanes, con tus sueños remotos, con la muesca que puedes hacer hoy en el universo.

Amén.

21 pensamientos en “Piensa a lo pequeño

  1. Flames

    Ciertamente es un artículo MEMO.

    MEMORABLE. Certero, precioso….

    Voy a guardarlo y volver a leerlo. Y a anotar varias frases.

    De pasada diré que –como casi siempre– me toca de cerca por lo que tengo en mente habitualmente o justo estos días en la cabeza:

    1.- El “Vanitas vanitatis” me viene a la cabeza de continuo al analizar mis actos y los de los demás o de la sociedad. La humildad es un gran valor…. y siempre está por ahí, pasando desapercibido, como debe ser.

    2.- Ayer acabé un libro que me encantó; muy motivador. Me lo debería de aplicar al máximo; pero si algún “pero” pudiera ponerle es la continua referencia a “pensar en grande”. Me inquietaba ese aspecto y tú me lo has aclarado a la perfección.

    … …

    PD: no has alcanzado la perfección; debo decírtelo… no vaya a ser que dejes de escribir. Gracias.

    Responder
  2. Flames

    Pues el de EL CÓDIGO DEL DINERO de Raimon Samsó. Sobre todo porque –en mi caso sobre todo– te pone cara a cara contigo mismo y con tus miedos. Y con la realidad.

    Pero ahora estoy con PENSAR DESPACIO, PENSAR DEPRISA que me está gustando mucho.

    Y creo que fue aquí donde se me aconsejó CEREBRO DE LIEBRE, MENTE DE TORTUGA, que tengo pedido.

    Responder
    1. homominimus Autor de la entrada

      El de Samsó, no lo he leído.
      En cuanto al de Claxton, te lo recomendé yo, y es un buenísimo complemento para el de Kahneman, porque el pensamiento rápido y el lento en Claxton tiene un significado muy distinto al significado en Kahneman. El lento en Kahneman es el lógico-deliberativo, y en el otro autor es el rápido.
      Con los dos libros en conjunto te das cuenta de las varias velocidades o modos de funcionamiento de la mente. Ya los comentaremos.

      Responder
  3. Entusiasmado.com (@Entusiasmadocom)

    Pequeño grande, grande pequeño, ida y vuelta. Haz y deja de hacer. ¿ Y si cómo siempre la verdad se hubiera quedado en mitad del camino?. ¿O quizá lo único que deseo es llevarte la contraria y estoy siendo el “contrarian” de un “contrarian”?.
    “Hasta el más tímido es capaz de tener grandes sueños, hasta el más incapaz es capaz de perseguir lo imposible” ¿ y si le damos la vuelta? “Hasta el más tímido es capaz de tener pequeños sueños, hasta el más incapaz es capaz de perseguir lo posible”. Suena igual de bien ¿verdad?.
    Un saludo homominimus y flames, y enhorabuena al autor por el artículo.

    Responder
  4. rosana

    La santa paciencia, hace que seamos capaces de perseverar, de aguantar, de mover las cosas pequeñas. Un artículo precioso. Me gusta la idea de que lo grande se cuida solo y lo pequeño lo tenemos que cuidar cada uno de nosotros.

    Responder
  5. Flames

    Agotado el de CEREBRO DE LIEBRE, MENTE DE TORTUGA. Pero después de volver aconsejarlo lo buscaré en iberlibro o uniliber.

    Responder
  6. Pingback: Siempre estar celebrando | Homo Minimus

  7. Pingback: Las pequeñas cosas y el perfeccionismo | Homo Minimus

  8. Pingback: Twitter como gimnasio del escritor | Homo Minimus

  9. Pingback: El minimalismo existencial en 100 frases | Homo Minimus

  10. Pingback: Revisión primera misión curso de perseverancia | Homo Minimus

  11. Pingback: El foco en lo cotidiano y reducido

  12. Pingback: Más de veinte mantras para encender la tenacidad y la perseverancia | Homo Minimus

  13. Pingback: Quinto reto del curso de salud minimalista: sube y baja escaleras | Homo Minimus

  14. Pingback: 65 aguerridos habitólogos en el reto de los 30 días | Homo Minimus

  15. Pingback: Primera revisión reto de los treinta días | Homo Minimus

  16. Pingback: Date de baja de este blog | Homo Minimus

Si comentas recibirás treinta latigazos; si no comentas recibirás treinta latigazos.

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s