Primera revisión reto de los treinta días

Han pasado ya diez días desde el comienzo del reto el 1 de noviembre. Más de 66 personas participan en el reto. Digo “más de”, porque hubo un par de incorporaciones posteriores.

2258998753_7f9f53363f_z

‘Tutto bene fratello, so far so good!’, en flickr: https://flic.kr/p/4rBXCn

Ha llegado el momento de hacer una primera revisión del reto.

Mi informe de resultados hasta el momento

“Mi reto va a ser no ver TV, escuchar radio o estar con el ordenador cuando como. Espero conseguir lo mismo que Luca: masticar más, comer más despacio y hacerme consciente de mi nivel real de hambre para así alcanzar antes la sensación de saciedad. Así quizá consiga consolidar la práctica del Hara Hachi Bu del curso de salud minimalista.”

Puedo decir que en todas las comidas, excepto en una, que no recordé en absoluto el reto, he eliminado el ordenador, la TV y demás. Los primeros días me sorprendía habiendo empezado a comer  con la pantalla del computador delante o escuchando algún audio, pero en los primeros minutos me daba cuenta y rectifiqué. En algunas ocasiones he  mirado fugazmente la pantalla del ordenador, pero sin caer bajo su influjo.

El grado de cumplimiento del reto, en cantidad y calidad, ha sido durante los diez primeros días  de un 85%.

3584986505_3b7545d7de_z

Cuando he comido solo, el resultado ha sido más tranquilidad mental y menos compulsión. He intentado ser más consciente de lo que como y masticar un poco más. Sin embargo, me ha resultado difícil dejar de pensar en mis asuntos del día o el trabajo y centrarme en la comida. He tenido que volver una y otra vez a la textura, sabor y olor de la comida. Ha sido como en las sesiones de meditación formal en las  que te sientes especialmente disperso y tienes que volver una y otra vez al foco de atención.

También, como esperaba, me ha sido más fácil aplicar la técnica del Hara Hachi Bu y dejar de comer antes de llegar al punto de saciedad. Si en algún momento, sentía ganas de comer más, aunque ya estuviera cercano a la saciedad, he aplicado la técnica del contrato de cinco minutos, pero con veinte minutos: “Si cuando pasen veinte minutos, sientes la necesidad de seguir comiendo, lo puedes hacer”. La mayoría de las veces no he vuelto a comer nada.

He tenido algunas comidas familiares y con amigos. Me he dado cuenta de que en ellas tiendo a comer más de la cuenta. Aunque no haya televisión u otro medio de comunicación, sí que hay montones de distracciones en forma de animadas conversaciones. Siendo la interacción social sana, sin duda alguna, también promueve una cierta desconexión con las sensaciones y un menor saboreo de la comida.

Los primeros diez días, por tanto, han sido muy satisfactorios.

Ajustes del reto

Mi tendencia a comer de más se da sobre todo por las noches. Es aquí donde debería ser deliberadamente más lento y consciente al comer.

En las comidas con amigos y familiares, intentaré no dejarme llevar por el frenesí de las conversaciones, ralentizar el ritmo mental  y ser consciente de cuando en cuando  de mi estado de saciedad y de que estoy comiendo. Puedo decirme: “Ahora estoy masticando”, “Ahora estoy saboreando un trozo de carne”. “Ahora siento el sabor del café en mi boca”, etc.

Si me ofrecen una porción más de carne, un plato más de pasta o una ración más de pollo, haré una breve pausa para considerar mi grado de saciedad, lo cuantificaré entre cero y cien, y si es mayor de ochenta declinaré amablemente la oferta: “No, muchas gracias, me he quedado bien”.

Adoptar un ritmo deliberadamente más lento en las comidas con otras personas me puede ayudar a escuchar más y monopolizar menos las conversaciones.

Creo que ha sido todo un acierto elegir este reto y POR SUPUESTO que sigo comprometido con él, al menos durante diez días más, con la esperanza de cumplir los treinta días.

Ahora es tu  turno

En la sección de comentarios, de forma resumida, puedes anotar tus impresiones hasta la fecha. Si lo deseas, puedes seguir un guión parecido a este:

  1. ¿Cuál ha sido el grado de cumplimiento de tu  reto? Intenta cuantificarlo con un porcentaje: 20%, 40%, 85%, 98%.
  2. ¿Puedes/quieres aportar alguna prueba? (para los que tenéis que escribir en un blog o similar)
  3. ¿Qué has observado o descubierto durante los primeros días del reto? ¿Has aprendido algo?
  4. ¿Te has encontrado con alguna dificultad inesperada o con algún refuerzo que no habías anticipado que te ha facilitado el reto?
  5. ¿Necesitas ajustar las condiciones del reto o tus intenciones de ejecución (pequeños planes para llevar el reto a buen puerto)?
  6. ¿Sigues comprometido con el reto otros diez días (hasta la próxima revisión) o decides abandonarlo y probar el próximo mes?

Referencias

 Artículos serie  Reto de los treinta días:

30days_home

Reto de los treinta días 

Reto de los treinta días: la punta de lanza del cambio 

66 aguerridos habitólogos en el reto de los treinta días 

Primera revisión reto de los treinta días 

Revisión final reto de los treinta días

37 pensamientos en “Primera revisión reto de los treinta días

  1. Eduardo Laporte

    Todo en orden. He incorporado el hábito de las 100 abdominales al día y me siento bien haciéndolas. Es más, igual mantengo el reto más tiempo, ya veremos. Lo veo como una especie de ‘saludo al sol’, que diría un yogui, que me ayuda a empezar el día con un momento que tiene algo de meditación y tonifica el cuerpo. O esa, muy contento.

    Responder
  2. minimodavinci

    De momento los retos van bien. Me enorgullece decir que hasta ahora llevo un 100% de éxito. En el caso de comer una fruta todos los días voy escribiendo a modo de bitácora en StickK.com (http://www.stickk.com/members/commitment.php/cid/377759).
    Con mi abstinencia del FB únicamente escribo comentarios aleatorios de manera intermitente (twitter o stickk).
    Lo del FB empezó siendo muy fácil pero cada día y sobretodo cuando voy a la cama lo echo en falta mi pequeña dosis de cotilleo.
    En el reto de comer fruta me he encontrado alguna vez con naranjas acidas destroza -intestinos, pero he aguantado como un señor!.
    Una cosa que vengo notando en los últimos días es que el reto de la fruta es como un grillo que esta todos los días en tu oreja dando la lata, y no desaparece hasta que comes tu ración de fruta del día. Estoy constantemente recordando el reto, lo que me produce un poco de ansiedad.

    Responder
  3. Mabel

    En mi reto de cero quejas, no he logrado estar ni un día sin quejarme, me levanto optimista pero en el transcurso del día pierdo la concentración y fracaso. Aprendizaje: hay que tener paciencia. Que siga el reto. Saludos!

    Responder
    1. Homo Minimus Autor de la entrada

      ¿Vas apuntando las veces que te quejas? Si es así, has notado una disminución en el número de quejas según pasan los días. Lo que no se mide es más difícil controlar.

      Responder
  4. Landes

    Ahora te cuento de mi reto, pero déjame opinar del tuyo. Para mi hay una gran diferencia entre decir no a un segundo plato de pasta, a un segundo postre o a un segundo plato de verduras o pollo.

    A la pasta o al postre, yo le digo que no hasta al primer plato. En cuanto a las verduras, el pollo o el pescado, como si me apetecen 5 platos… cosa que nunca me ha pasado, la verdad.

    En cuanto a mi reto, cumplimiento del 99% (porque hoy he comido sopa, que técnicamente no es pan, pero lleva harinas en los fideos).

    Me está sorprendiendo que no me cuesta demasiado, aparto el pan o digo que se lo lleven y ni me acuerdo de el, la satisfacción de cumplir es mucho mayor que el deseo de comer pan. Y todo después de haber hecho un curso de panadería tradicional hace dos semanas y haberme pasado el fin de semana haciendo panes en casa. He descubierto que el pan casero, hecho a base de harina integral, agua y sal es mucho menos atractivo que el pan industrial, cosa que por otro lado es normal al no llevar azúcar ni ingredientes añadidos para hacerlo más palatable.

    En cuanto a cambios físicos, pues a pesar de ser dos semanas de poco entrenamiento por estar recuperando de una carrera, creo que me noto más definido en general, es decir, menos grasa y/o líquido acumulado.

    Satisfecho, desde luego, me parece que esto va a marcar un antes y un después en mi relación con el pan y las harinas.

    ¡Ah! ahora desayuno cada día pan casero, antes el mejor pan comercial que encontraba.

    Responder
  5. Ale Paciotti

    No he podido eliminar el 100% de harina de mis comidas, y si bien no tengo con exactitud un porcentaje creo que he reducido un 80% (no pan, no “criollitos”). En mi proyecto de desarrollo de aplicación web voy 100% (todos los días escribo 30 lineas de código o bien dedico 2 horas).

    He observado que extrañaba los retos, he aprendido que proponiéndome y tratando de cumplirlos soy mas feliz.

    La principal dificultad fue mi falta de planeamiento, ya que el primer día que me propuse dejar de comer harina lo único que había para comer en casa era pastas (soy casado, 45 años, 2 hijos) y estábamos a fin de mes, con lo cual no me pude dar el lujo de cumplir, tuve que esperar a cobrar mi sueldo y aprovisionar la alacena de comida sana.

    Hice uso del post (que no recuerdo ahora) de la línea roja, es decir, por mas que no iniciara bien, o bien, aún teniendo que comer una tarta de verduras (que tiene un poco de harina) me seguí impulsando a seguir con el mismo, sigo para adelante a pesar de pequeños tropezones.

    Sigo comprometido, y me sumo también a otros retos el próximo mes!

    Vamos por todo!

    Gracias!

    Responder
    1. Frieden

      Pude llevar mi reto al 50 % aproximadamente, incorporando muchas frutas y germinados, sigo adelante, no tengo registro fotográfico, si la plena conciencia de lo que elijo cada vez para comer.

      Responder
  6. Brújula

    Pude llevar a cabo mi reto, ejercicios oculares, en un 100%. Algunos días me olvidaba, y terminaba haciéndolos en la cama al acostarme, pero los hacía.
    Me llama muy fuertemente la atención el hecho de que anotarme en el reto me ayude tanto a mantener el compromiso. No lo termino de entender… Es un tema apasionante. No se trata de vergüenza ante un fracaso, no conozco personalmente a ninguno de ustedes, ni me los encuentro durante el día. Sin embargo, están ahí. O “algo” está ahí que me ayuda en forma muy poderosa. Gracias! a lo que sea.

    Responder
  7. Mr. Sarmentero

    He fracasado en mi reto de no hablar de política durante treinta días.
    He fracasado a lo grande.
    He insultado a Pablo Iglesias, me he metido con su partido y he ridiculizado a sus votantes.
    Lo que he aprendido es que me cuesta mucho contenerme, más de lo que creía. Y ello me llena de desazón, pues la política nunca ha sido de mi interés.
    En el futuro próximo espero ser capaz de respetar mi silencio político, para lo cual, más que contenerme, creo que debería interiorizar la verdad evidente de que, a pesar de ser un filoetarra procomunista con ínfulas de dictador y ánimo de expoliador que oposita a Gran Hermano, Pablo Iglesias NO ES NADIE, con lo que NADA debe importarme.
    En lo venidero voy a duplicar la intensidad de mi esfuerzo para ver si así cosecho mejores resultados.
    Paz.

    Responder
    1. Diana

      Sigo el blog de Homominimus desde hace un tiempo ( no me he animado con el reto pero quizás en un futuro lo haga si se propone otro) y al leer este comentario tengonque felicitarte por la mejor definición de Pablo Iglesias que jamás he leído. Yo te propondríanuna modificación de tu reto: no hables de política, vale, pero sigue criticando por favor a este personaje en todos los foros que puedas!! A este país solo le faltaba que este demagogo barato se nos meta a gobernante. Yo emigro, vamos…
      Un saludo
      Diana

      Responder
  8. Melisa

    Mi reto es el de no revisar las redes sociales de un amigo mío. Hoy estoy cumpliendo 7 días desde que comencé el reto y puedo decir orgullosamente que lo estoy cumpliendo al 98%. Indirectamente, también, estoy reduciendo mi tiempo en redes sociales.
    Puedo asegurarles que en momentos de consciencia plena he aplicado la técnica del contrato de 5 minutos para “postegar” aquellos pensamientos que tenían relación con mi amigo… ¡y funciona!

    Al igual que Brújula, estoy sorprendida de cómo el hecho de haber escrito mi reto en este blog me está ayudando a quitar de mi vida un hábito inconsciente e inútil que tenía desde hace años.

    ¡Gracias y ánimo para todos!

    Responder
  9. Bere

    Mi reto de desayunar todos los días un licuado variado de frutas y verduras sólo me ha fallado un día. Al principio lo que se complicó fue que no me llenaba y a medio día ya tenía hambre, así que he empezado a agregar más ingredientes o porciones. También he descubierto que hay mezclas que no más no son de mi agrado y por muy sanas y nutrientes no las volveré a intentar. Con el reto si continuaré ya que tengo mucho por probar y aún me siento muy entusiasmada.

    Responder
    1. Landes

      Bere, interesante tu reto ¿sería mucho pedir que compartieras la receta de aquellos licuados que más te gusten e incluyan verduras?

      Responder
  10. Ara Magdaleno

    Mi reto de mantener libre la superficie de la mesa del comedor, ha sido cumplido en 95% tarde dos dias en acomodar todo lo que había encima, como la consecuencia de ni tener despejado es no poder sentarme a comer, es bastante disuasivo , asi que desde la noche libero el espacio ,para que al volver , hambrienta del trabajo, no me encuentre con el horrible retraso de tener que limpiar.
    Me ha gustado como luce el comedor,me ha dado confianza al creer que puedo ser ordenada, así que incorporé una nueva superficie , la de la mesa de entrada donde acumulo lo que va llegando a la casa, así que , se expande la pulcritud por mi hogar.
    Por twiter envié una foto homominimus 🙂 gracias profesor .

    Responder
  11. Herman

    Mi reto, tirar cinco cosas cada día. Cumplimiento, 100 % y los fines de semana 150 %.
    Dificultades: Falta de tiempo, apego, culpabilidad y resistencia familiar.
    Motivaciones: compromiso público, cadena de Seinfeld, objetivo medible, y sobre todo, es un objetivo que me interesa porque es puro minimalismo liberardor.
    El artículo sobre Diógenes me ha encantado y me ha venido de escándalo. A partir de ahora Diógenes será uno de mis ídolos.

    Responder
  12. Maria

    Aunque no he cumplido al pie de la letra el reto de no comer a partir de las 8, estoy muy contenta y por supuesto, quiero seguir, y sobre todo Mejorar!
    Y es que he sido tan inflexible tantas veces anteriormente con otros propósitos, que el solo hecho de romper algo una sola vez, hacía que rompiera con todo.
    En este caso, casi es al contrario. No me preocupo tanto de cumplirlo a rajatabla, como de experimentarlo y aprender de él mismo. De todo lo que pasa. Como si me estuviera dirigiendo a algo q se va cargando a si mismo, y produciendo además una especie de “efecto dominó”.
    Por ejemplo, he salido a caminar o correr en lugar de quedarme apalancada en casa.
    Siento que un movimiento nuevo llega de algún lado.
    El cambio de energías es más general y no solo basado en algo concreto.
    Un par de veces me pasé del meridiano cenando con amigos, y alguna q otra vez decidí friamente saltarlo. Y esto solo hace que todavía tenga más ganas de seguir para mejorar.
    El reto no es sufrir o esforzarse demasiado por algo, sino más bien aprender a disfrutar mientras se realizan cambios. Estos no se pueden explicar, hay q experimentarlos!
    Me ha hecho recordar lo que Eugen Herrigel proponía en “Zen in the Art of Archery”

    Responder
  13. Nieves

    Yo fui una de las que se incorporó tarde. Mi reto fue el de escribir: en dos blogs y escritura terapéutica.
    He cumplido un 60%. He fallado en la escritura personal. Escribí en naturalezainmaterial.wordpress.com: una entrada básica y otra de información general.
    Me centré en escribir el blog porqué quería focalizarme en el ámbito profesional y afrontar una incomodidad, pero he descubierto que la escritura personal también lo es. ¡Qué complicado se ha vuelto el reto!
    La mayor dificultad es mi gran capacidad de dispersión. La parte positiva es la sensación de satisfacción al acabar de escribir. Aunque por el momento es ínfima.
    Tengo que ajustar el momento en el que realizar el hábito. Por la mañana, como había planteado, es complicado. No tengo ninguna rutina establecida, ni posibilidad de establecerla en las próximas dos semanas. Cualquier comentario para subsanar éste punto, es bienvenido.
    Sigo comprometida hasta el fondo. El simple hecho de recordármelo todos los días, sostiene mi motivación. Mejoraré, seguro.

    Responder
  14. Melina

    Casi todos días he dibujado, cuando no puedo, al otro día dibujo por una hora. Voy mejorando en mis dibujos, aunque lo que quiero es pintar al oleo (ya se un poco) pero debo saber dibujar bien primero. En el reto de hacer yoga de lunes a viernes he fallado un día, como práctico yoga con mi esposo, él no pudo ese día y lo remplacé con bailar.
    Melina

    Responder
  15. María del Carmen González de Uruguay

    en once días del mes, medité inmediatamente luego de levantarme en nueve días. En los otros dos, se me pasó totalmente a esa hora. Durante el día recordé y medité al final del día. Considero cumplido en un porcentaje importante y voy por otros diez días.

    Responder
  16. carmenchumaria

    Me he saltado un día en mi reto de escribir un poema cada día. Por los demás, estoy contentísima, escribo sólo para cumplir, entonces me relajo en cuento a la calidad, con lo cual la espontaneidad surge y me ayuda a disfrutar mucho el ejercicio. Hay días que incluso escribo más de un poemilla, y esto me ha ayudado a tener dos de buena calidad a la semana para presentar a mi colega escritor, que me ayuda a ser perseverante con el proyecto de hacer un poemario para niños, Por supuesto que continúo lo que queda del mes, lo estoy disfrutando un montón, la vida tiene otros colores cuando se juega y se experimenta, es más saboreable.

    Responder
  17. Astrid B.

    Mi reto es meditar 10 minutos por día antes de comenzar a trabajar en mis proyectos. Lo he cumplido al 70%. Pues ha habido 3 días especialmente ajetreados en los cuales no he trabajo para nada en esos proyectos y he tenido que pasarme todo el día fuera de casa. En esos días he hecho esto: un día medite 10 mintuos cuando estaba en el bus, los otros dos días he ido meditando entre pausas 2 minutos cada vez. No puedo decir que hayan sido 10 minutos
    Desde ahora me comprometo a meditar a las 8 a.m. todos los días, pues a esa hora estoy en casa y así cuando tenga un día de muchos compromisos no faltaré a la promesa.
    Otra cosa que estoy haciendo es utilizar meditaciones guiadas, me va de maravilla.
    En cuanto a los efectos, he notado que mi ansiedad ha disminuido y que a pesar de estar, a veces nerviosa, hay una parte de mi que se encuentra en total calma, como el ojo del huracán. También he perdido el deseo de comer entre comidas, lo hacía antes cuando estaba nerviosa, mordia algo o tomaba un café o un té. Ahora no lo necesito, cuando lo hago es porque me apetece, pero no como respuesta al estrés.
    Me comprometo a seguir con este reto, con la debida modificación, por otros diez días.
    Muchos éxitos para todos los perseverantes que seguimos en el camino y para nuestro guía un GRACIAS mayúsculo.

    Responder
  18. Vanessa

    Mi reto es dedicar 15 minutos al día mínimo a crear de forma libre, excluyendo escribir, cocinar o encargos propiamente dichos.
    Empecé el reto unos 4 días antes, con lo que ya llevo 15 días en marcha. De ellos, he dibujado y/o pintado todos excepto uno. La mayoría de veces le he dedicado media hora o más. O sea, que voy a considerar que el cumplimiento es de un 90% por ahora, y sigo hasta el final.
    Todo y encontrarme estos días de visita en casa de mi madre, he conseguido reservarme el tiempo. Se complicó un poco cuando a mi visita se sumó la de mi pareja, y tuve que “reajustarme”.
    Voy subiendo algunas fotos a Pinterest de momento.
    Darme cuenta de que crear y jugar es como el aire que respiro, una de mis necesidades básicas, y que es fundamental para mí escucharla y respetarla, ha sido el mayor aprendizaje. Porque he estado una gran parte de mi vida ignorándola bastante.

    Responder
  19. Nuria

    Hola a todos…mi reto era hacer ejercicio todos los días, lo he cumplido a medias, ya que ha hecho mal tiempo, y mi profe de yoga estuvo enferma, con lo que no he tenido yoga, pero en general lo estoy cumpliendo, no tomo el ascensor, me esfuerzo por hacer ejercicio, hoy he ido nadar, pero también me baje el liston y me impuse 5 días a la semana..
    Ánimo…..podemos hacerlo….
    Un saludo Nuria

    Responder
  20. tomelin5

    Mi reto, levantarme al amanecer de lunes a viernes.
    1- Cumplimiento: 60%. Un día la alarma no sonó y los demás sucumbí a la tentación de seguir durmiendo.
    2- Alguna prueba: Este tuit: https://twitter.com/tomelino/status/531747597913186304
    3- Los primeros días descubrí que a pesar de levantarme e ir a la cocina, seguía con embates de sueño intenso, pero eran impermanentes. Aprendí que disfruto mucho más de lo que esperaba esas horas extra en las mañanas.
    4- Colocar todas las noches la alarma a hora variable me ha facilitado el reto. Es un compromiso renovado día a día.
    5- Necesito preparar mejor las intenciones para el día siguiente, para reforzar mi voluntad en el momento más complicado del reto: los primeros 30 segundos despierto. En el aspecto material, necesito acostarme más temprano para que el reto sea sostenible.

    Responder
  21. Veronik LoGu

    Hola! 🙂
    El reto que he escogido yo es el de mantenerse calmado y controlar tus reacciones ante una situación de estrés.
    Por ahora mi grado de cumplimiento lo valoraría en un 70%. Los primeros dias me costó un poco adaptarme a escribir las sensaciones antes de reaccionar ante una situación que me exaltara, ya que el comienzo del reto ha coincidido con unos dias en los que paso por un momento de estrés debido al trabajo. Incluso pasé un día en el que no pude controlarme. Pero pasado ese día, he conseguido avanzar mucho en el desarrollo del reto. Los últimos dias me sigo notando agobiada, pero me calmo al ser consciente de ello. Como creo que este reto es bueno para mí, ya que ese control es algo en lo que fallo, me comprometo a seguir progresando.
    Gracias!

    Responder
  22. nurnpm

    – un 80%: el sábado y domingo no dibujé y el miércoles no estudié (2 cumpleaños..). A veces no llego a 2 horas, por alguna urgencia poco importante que hacer.
    – Este finde tengo typomad y preeveo que no dibujaré, pero para el próximo fin de semana abriré un blog para subir las ilustraciones que haga. Así me comprometeré más.
    – He recalibrado el reto, 2 horas seguidas de ingles me es imposible, tengo que hacer 1 hora por la mañana y otra por la tarde, sino, me duele la cabeza.
    – Cada día voy entendiendo más los audios, así que eso me anima a seguir.

    Me gusta tu reto, lo haré cuando éste se quede conmigo “para siempre”.

    Ánimo a todos, por lo que leo lo lleváis muy bien.

    Responder
  23. yolandamerchante

    Mi grado de cumplimiento del reto ha sido del 85% con lo cual estoy muy contenta, cada mañana al madrugar más de lo habitual me da tiempo a meditar 15 minutos y el día en general va mucho mejor.
    Sigo comprometida con el reto otros diez días más con el fin de conseguir que sea un hábito en mi vida.
    Saludos y ánimo a todos.

    Responder
  24. Marta

    Lo primero agradecer tus buenos deseos y tu sugerencia respecto a mi reto Homo Minimus, que lamentablemente no he leído hasta hoy. Era una buena idea lo de fraccionar los 50 minutos en dos tandas de 25. El problema es que si ando 25 minutos y luego cojo transporte público, puedo tardar 40 o 45 minutos para llegar al trabajo, con lo que no ahorro realmente mucho tiempo. Pero es una opción a contemplar.
    Por desgracia he fracasado estrepitosamente en mi reto de ir andando al trabajo por las mañanas. Los dos primeras mañanas del reto llovió a mares en mi ciudad y el hecho de no hacerlo esos dos primeros días, cuando estaba más motivada, creo que fue nefasto. Aunque seguramente es excusa, ya que hubiera podido empezar el tercer día, ya sin lluvia, y tampoco lo hice… Lo he hecho sólo algun día suelto y los fines de semana.
    Me da rabia porque sí fuí capaz de hacerlo durante un mes y medio, volviendo de vacaciones, y sin demasiada dificultad (volvía con la “inercia” de hacer el Camino del Norte; también es cierto que en verano me cuesta mucho menos levantarse temprano).
    De todas formas me ha servido para darme cuenta que el problema real está por las noches: invierto demasiado tiempo en internet, con lo que me acuesto demasiado tarde, y además dejo tareas por hacer por la noche que luego tengo que hacer por la mañana… Un desastre. Quizás para el mes de diciembre puedo proponerme el reto de establecer una rutina nocturna adecuada. Y lo de ir caminando al trabajo ya llegará. Puedo volver andando del trabajo a casa mientras, o andar al mediodía.
    Y después de este tostón, mis sinceras felicitaciones a todos los habitólogos que estáis teniendo tan buenos resultados. Ánimos a todos y a por los 30 días!

    Responder
  25. Arte

    Mi reto era aprender vocabulario en alemán a través del Anki. Realicé pruebas un par de días antes de comenzar el reto y bajé el objetivo de 30 a 20 tarjetas diarias nuevas (las tarjetas ya aprendidas y que hay que revisar diariamente son unas 100) = 120 tarjetas diarias.
    Cumplimiento: 100%. Tardo unos 15 minutos. Lo he hecho todos y cada uno de los días; mi vocabulario está incrementándose muchísimo. Esto me da ánimos a seguir.

    Responder
  26. Luca

    Mi reto es masticar y saborear mas la comida, hasta el momento diria que he cumplido un…80%, ya que cuando estoy estresado, cansado, o no cumplo con mi rutina de ejercicio, tiendo a comer mas ¨ferozmente¨. He notado que cuando como solo, como que se me olvida el reto, en cambio cunadfo estoy acompañado soy en general el último en terminar.
    Siento que por fin mi estomago trabaja menos, y por lo tanto menos pesadez y menos gases tambien. Voy a seguir con el reto.

    Responder
  27. Nicolás

    Acá estoy! Los 10 primeros días efectividad del 100% en comenzar con la meditación. No puedo decir lo mismo de la efectividad en la meditación. Pero va mejorando!
    En cuanto a los segundos 10 días, note que me cuesta un poco más sentarme. Más ahora que mi ritmo de vida cambio momentáneamente por una fractura en la mano derecha.
    Sigo perseverando!

    Gracias Homominumus!

    Nicolás

    Responder
  28. Cristina

    Sorprendente sería la palabra que elegiría para estos 21 días (descuento fines de semana) que he seguido el reto de trabajar 2 horas intensamente sin internet ni correo a primera hora de la mañana. La primera semana fue difícil, marqué un par de días como fracaso absoluto pero me animó haberlo conseguido 3. La siguiente semana empezó a ser más fácil. Además, quise incorporar pomodoros para respetar los descansos. Mi agobio general bajó y me sentía más contenta con mi trabajo. Esta tercera semana además he notado un subidón de energía, como si organizarme así me estuviera dando más ganas de trabajar. De hecho estoy acabando de escribir mi tesis doctoral y esta es la primera vez que siento un progreso que me satisface. Hacía mucho que no me ponía también los fines de semana porque notaba que me desgastaba pero ahora me pongo el rato que me apetece y me siento bien, con energía y motivada.

    Gracias!

    Responder
  29. Pingback: 66 aguerridos habitólogos en el reto de los 30 días | Homo Minimus

  30. Pingback: Reto de los treinta días: la punta de lanza del cambio | Homo Minimus

  31. Pingback: Reto de los treinta días | Homo Minimus

  32. Pingback: Revisión final del reto de los treinta días | Homo Minimus

Si comentas recibirás treinta latigazos; si no comentas recibirás treinta latigazos.

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s