Reto de los treinta días

Hermanos, ¡lo que hacemos en la vida resuena en la eternidad!

—Gladiator

Gladiadores del circo cotidiano (Ara Magdaleno), habitantes de vuestros cuerpos (nurnpm), exploradores del espíritu, incombustibles (¡Herman!),  frikis a la carrera (Amparo), losanos (Joaquín), inclaudicables (Alejandro Paciotti), perseverantes (Astrid B.), ex-gordos :), jíbaros de vosotros mismos (Tremendosky), conseguidores (Blanca), navegantes de mil mares, chamanes del cambio, habitólogos (Daniel), y demás fauna del minimalismo existencial,

 ¡ha llegado el momento de mostrar y demostrar lo que hemos avanzado durante este año gracias al proyecto Los tres hábitos que cambiarán tu vida y los correspondientes cursos de Atención plena, de Perseverancia y Salud minimalista!

Estamos ya en la cuarta reencarnación del 2014. Tenemos veinticinco años. Ha sido un largo camino con venturas y desventuras, avances y retrocesos, alegrías y seguro que también nuestra buena dosis de frustración. Casi cuarenta  propuestas de prácticas, misiones y retos que cada uno de vosotros siguió desde el interés y desde la acción. Sea cual sea vuestro grado de participación y satisfacción con los resultados,  enhorabuena por haber llegado hasta aquí.

Cualquiera que durante este año haya probado, intentado, experimentado o convertido en acción —aunque sea unas pocas veces, aunque sea en una sola ocasión— alguna de las ideas que he  presentado en el blog , o que se haya sentido inspirado por los comentarios, sugerencias y experiencias de nuestros compañeros de travesía, puede darse por satisfecho. Ya habéis hecho más que lo que la mayoría de la gente hace en un año. Posiblemente habéis vivido con más conciencia de lo que la gente vive usualmente sus vidas.

6300331795_f8b56f0ef4_z

Walden Pond al atardecer. Henry David Thoreau vivió durante dos años, dos meses y dos días en Walden Pond desde julio de 1845 a septiembre de 1847. Su experiencia en Walden le facilitó el material para el libro Walden, La vida en los bosques, al que se le reconoce como inspiración de la consciencia y el respeto por el medio ambiente. Tim Hettler en flickr: https://flic.kr/p/aAJR9g

Decía Henry David Thoreau que la mayoría de la gente vive su vida en una silenciosa desesperación. Pero nosotros, parafraseando sus palabras en Walden, podemos decir que  al comienzo de este año “nos fuimos a los bosques porque queríamos vivir sin prisas (¡pero sin pausa!), queríamos vivir a conciencia (¡y con ciencia!), y sacar todo el meollo a la vida (allá donde se esconda), para no descubrir, a la hora de la  muerte,  que no habíamos vivido”.

Este mes de octubre no he propuesto hasta el momento ningún reto. Quería que tuvierais un par de semanas para… descansar… para que los echarais de menos… y para… tomar impulso para lo que os propongo ahora.

¿En qué consiste el reto?

Durante el mes de noviembre acometeremos un reto personal. Puedes llamarlo también experimento, hábito, misión o práctica, etc., da lo mismo. Lo importante es lo siguiente:

Durante treinta días cada uno de nosotros se centrará   en completar un  reto libremente escogido.

Regla de los treinta días

¿Cuándo empieza el reto?

El 1 de noviembre.

¿Cuál es el propósito de este reto?

El reto de los treinta días es una poderosa herramienta de cambio personal y a la vez es la ocasión para que dejemos las ruedecillas de la bicicleta que han sido los cursos de este blog y probemos a diseñar nuestros propios retos. Cada uno tendrá que elegir su reto personal.

Durante este año, según avanzábamos en el plan diseñado en el libro Los tres hábitos que cambiarán tu vida, nos fuimos dando cuenta de que todo nuestro entrenamiento en atención plena, perseverancia, autorregulación y salud minimalista tenía un tema común subyacente: la capacidad de diseñar comportamientos que nos hagan avanzar en nuestras vidas y convertirlos en hábitos. Estamos en el camino de convertirnos en habitólogos.

 A la vez, sentirse inspirados por el cambio, atreverse a dar el salto y dar el salto requiere que seamos audaces, ambiciosos, que mantengamos una saludable mentalidad experimental y seamos… un poco locos. Es por eso que una de nuestras compañeras, Lucecita, propuso que nos autodenomináramos “habitolocos”.

¿Sobre qué tiene que ser el reto?

Sobre cualquier elemento de tu comportamiento que te haga avanzar.

Puede ser la creación de un hábito importante para ti, un experimento de aprendizaje de treinta días, un reto personal, una práctica, un proyecto,  un trabajo temporal, alguno de los retos de los cursos de este blog, lo que sea.

En un próximo artículo proporcionaré algunas ideas o sugerencias, pero ahora simplemente quiero que pienses algo que te motive, que sea importante para ti.

¿Tiene que ser algo difícil o ambicioso?

No.

De hecho, no recomiendo que escojas algo muy complicado o duro como el Desafío de la ducha fría, porque el reto de mantener un comportamiento sin excepciones durante treinta días ya es suficientemente ambicioso. Poca gente es capaz de ser constante  durante tanto tiempo y ceñirse a una determinación, por fácil que parezca.

cold-shower

Pero si quieres elegir el Desafío de la ducha fría o algún otro reto o experimento extravagante, adelante. No seré yo el que te corte las alas.

¿Con qué recursos o ayuda contaré?

Una página en este blog: Reto de los treinta días. En ella declararás cuál es tu  reto de los treinta días y te  comprometerás públicamente. Yo haré una lista con todos los participantes y sus retos. Tienes hasta el viernes 31 de octubre.

Los artículos sobre el reto de los treinta días que vayan apareciendo cada semana de noviembre y donde podrás ir comentando tus impresiones y experiencias.

Si te comprometes personalmente, y detallas en qué consistirá tu reto, yo te ayudaré a diseñarlo o te sugeriré alguna mejora, si es necesario. Me puedes escribir a homominimus@hotmail.com o simplemente usar la página del reto de los treinta días para pedirme opinión o pedírsela a tus compañeros.

¿Cómo me motivaré?

Eligiendo un reto que tenga profundo significado personal para ti y que, sacándote un poco de la zona cómoda, sea factible.

Repito: mantener un comportamiento treinta días ya es suficientemente difícil. Por eso, elige algo que te sea útil o interesante, aunque no sea espectacular.

Recuerda: esto es un maratón, una carrera de fondo. Este reto pondrás las bases de posteriores cambios personales más ambiciosos.

¿Cómo me motivará Homo Minimus?

Para todos los que completen el reto de los treinta días y así lo deseen, crearé reuniones virtuales  vía skype o algún medio similar para comentar nuestros aprendizajes y experiencias y conocernos a través de la palabra hablada.

Como espero que seamos algunas decenas los que lo completemos, crearé grupos de tres personas y me iré reuniendo con todos a lo largo de varias semanas tras completar el reto.

Artículos serie  Reto de los treinta días:

30days_home

Reto de los treinta días 

Reto de los treinta días: la punta de lanza del cambio 

66 aguerridos habitólogos en el reto de los treinta días 

Primera revisión reto de los treinta días 

Revisión final reto de los treinta días

31 pensamientos en “Reto de los treinta días

  1. Astrid B.

    Yo también me apunto, tento en mente un reto, o mejor una tarea que comenzé el anho pasado y la vida no me dejo completar, pero este reto es una oportunidad para continuar con ella. Gracias por “empujarnos” hacia la perseverancia.

    Responder
  2. valescudero

    Lo he tenido claro desde el primer momento que leí el correo. Tengo un examen de nivel de alemán el 16 de diciembre, así que este reto me viene genial para comprometerme a estudiar mínimo 2h al día. ¡Me hace mucha falta avanzar!

    Responder
    1. Amparo

      Para mí el reto será 30 días seguidos de bicicleta elíptica (tengo una en casa). A cualquier hora del día y un mínimo de 10 minutos. Una idea formidable, Homo Minimus!

      Responder
      1. Amparo

        El compromiso requiere de una certeza de la que carezco en este momento. Lo pensaré. De momento, no me comprometo al reto.

        Responder
        1. Homo Minimus Autor de la entrada

          No requiere “certeza”, requiere que sea importante para ti, que te aporte algo nuevo en tu vida y que sea un poco difícil. Es bueno que no tengas certeza de completar el reto, un 80% de probabilidad de tener éxito está bien.
          Si no lo consigues, habrás aprendido algo y podrás asumir nuevos retos en el futuro.
          Lo de los diez minutos me parece factible, a menos que tengas muchos dolores o algun impedimento físico. En ese caso, prueba a cambiarlo por algo más asumible. Lo de andar todos los días un poco más es otra buena opcion. Ya me dices.

          Responder
  3. Herman

    La búsqueda fallida e interminable de sentido y felicidad hace que la vida se llene de todo y se complique.
    Hay que olvidar la felicidad y tratar solo de mantener el control y mejorar la calidad de vida.
    Una excelente solución es el minimalismo existencial y un pilar fundamental del minimalismo es el orden.

    Mi propósito para el mes de noviembre será tirar cinco cosas cada día. También daré por válidas, la realización de tareas eternamente postergadas.

    Este propósito es preciso y medible. Genera mucha sensación de control. Los resultados inmediatos e interesantes harán que no se requiera “persuasión” para el cumplimiento. Aún así contaré con la motivación del compromiso público que en este momento realizo.

    El trabajo en equipo es fundamental. Gracias Homo Mínimus por hacerlo posible. Os deseo a todos mucho éxito con vuestros propósitos.

    Responder
  4. Lucecita

    En definitiva me apunto a este reto, siempre he luchado con el reloj, mi reto será madrugar de verdad y ser puntual, nunca lo he sido, siempre hago esperar a las personas… y obviamente no me gusta esperar….

    Responder
  5. Anónimo

    Me apunto a este reto, que ,por cierto , ya solo el mero hecho de comprometerme ante los demás y y expresarlo por escrito, ya es un GRAN reto para mí!!!!.
    Ahí va mi reto!!!: Dedicar diariamente, 15 minutos mínimo, a hacer ejercicios de estiramientos, sentadillas, etc.
    Animo a tdos!!!!!

    Responder
    1. marijota

      Soy la autora del comentario anterior que se me escapó el dedo y no me identifiqué antes.
      Osea, no soy Anónimo.
      Perdón

      Responder
  6. Pingback: Reto de los treinta días: la punta de lanza del cambio | Homo Minimus

  7. César

    Mi autorreto: Iniciar o provocar una conversación con un desconocido (o conocido solo de vista) cada día

    Para mí esto es algo ambicioso, no creáis. Me obliga a salir de la zona de confort, vencer timideces, echarle cara, hacer cosas que no suelen ir con la inercia de mi forma de ser. Como objetivo a largo plazo pretendo potenciar la parte “social” de mi salud minimalista

    Habitécnicamente, el disparador es el encontrarse con alguien en camino entre casa y el trabajo y viceversa, y paseos de fin de semana, en bares, semáforos, reuniones, salas de espera. Debo iniciar una conversación con temas intrascendentes como el tiempo, la hora, la calle tal. A continuación, hacer un comentario gracioso, hablar sobre alguna noticia, presentarme o alabar algo en el atuendo de mi interlocutor. Si se me olvida o no lo consigo deberé pagarlo con dos conversaciones el día siguiente. Para reforzar el asunto, me comprometo públicamente y mantendré una lista de impresiones.

    En este reto he preferido un hábito “de hacer” en lugar de otros “de evitar” como no-azucar, no-conexiones, no-multitarea, porque para mí son más difíciles.

    Aunque parezca que lo tengo todo muy clarito, estoy temblando como todos vosotros. Ánimo alocados valientes!

    Responder
    1. Lucecita

      Este reto realmente te saca de la zona de confort, yo estaría igual que tu, “temblando”. Saludos.

      Responder
    2. Homo Minimus Autor de la entrada

      Gran reto. Yo hace años me planteé un reto semejante. Sugerencia: pon un criterio de éxito algo más bajo para la primera semana o dos primeras semanas: si inicias la conversación y la persona te responde ya has tenido éxito. Lo del comentario gracioso y la continuación de la conversación ya es para nota, pero no lo metas como criterio de éxito. Se trata de que des el primer paso y dejes que lo demás venga por añadidura.¡¡¡Gradualidad!!!

      Otra sugerencia: no te fustigues si no lo haces, no intentes “pagarlo” con dos conversaciones. Simplemente toma nota de que tuviste éxito dándote cuenta de que había una oportunidad de conversación. No estaría nada mal que los cinco primeros días te limitaras a intentar acumular oportunidades de aproximación. Solo en el sexto día podrías hacer la aproximación.
      Es más, te lo recomiendo: ¡los cinco primeros días prohibido empezar la conversación! (si alguien te habla, respondes, pero no empieces conversaciones). 🙂
      Y sobre todo, intenta disfrutar el reto. Sería grandioso si empiezas a disfrutar con esas aproximaciones a extraños.
      Bravo por ti.

      Responder
  8. María del Carmen González de Uruguay

    Hola a todos: me apunto en el Reto de los treinta días. Mi reto es meditar lo siete días de la semana, diez minutos, inmediatamente luego de levantarme. Saludos

    Responder
  9. oscarvisus

    Creo que antes he puesto un comentario pero no se ha publicado porque no estaba logueado en WordPress. En fin…

    Mi reto de los 30 días es escribir cada día un post de por lo menos 100 palabras en un nuevo blog que hace poco que he empezado. Lo publico anónimamente, de manera que prefiero no mostrar la URL. 😛

    Responder
    1. Homo Minimus Autor de la entrada

      Como gustes Oscarvisus, pero motiva mucho que los demás puedan ver que vas completando el reto. Al menos, semana a semana, comenta si lo estás cumpliendo. Me parece perfecto lo de las cien palabras: la gente tiende a ponerse objetivos demasiado grandes al principio (500,1000,1500 palabras)
      Salud y allá vamos.

      Responder
  10. Raquel

    ¡Hola y buenos días a todas/os!
    Bueno, pareciera que llego tarde al reto pero… ¡No! ¡Ya lo he hecho antes de escribir!
    El tema está en que me he enterado por una amiga casi al final (gracias Marije) y ayer estuve fuera todo el día e intenté escribirlo desde el móvil ni sé las veces pero -no sé la razón- no hubo forma,. Al final, lo dí por imposible porque la otra opción era tirar el móvil contra un muro… y no es plan.
    Desde que empecé con los estudios de Shiatsu y MTC, cada vez que tenemos clase, empezamos con una serie de estiramientos y siempre nos dicen que tenemos que aprender la serie y hacerla todos los días. Salgo super motivada y prometo que no voy a fallar ni UN día.
    Por supuesto, no he pasada de UN día… y me fastidia porque sé que son muy beneficiosos.
    Así que este es mi reto que ya he comenzado y hecho esta mañana antes de sentarme a escribir aquí!!
    No sólo haré cada mañana, al levantarme los estiramientos, si no que me comprometo a escribir aquí como me va y si noto cambios con el paso de los días y que tipo de cambios (fÍsicos, emocionales, lo que sea que note diferente) y así, si a alguien le resulta interesante y quiere probar, pues le digo los estiramientos que he hecho.
    De entrada, ayuda que hoy sea sábado, y ya os puedo decir, que el sólo hecho de hacer el reto, me ha dado fuerzas para levantarme y me han sentado genial!
    Seguimos en contacto.
    ¡Risas, abrazos, amor y humor!

    Raquel

    Responder
    1. marijota

      Aupa Raquel!!! PODEMOS!!!. Yo tb he cumplido con mi reto esta mañana. Ahora a seguir dia a dia.
      Animo a todos!!!!!
      Marije

      Responder
  11. Melina

    Me apunto al reto. Voy a dibujar media hora todos los días. Siempre he querido aprender. Y tambien voy a practicar yoga de lunes a viernes, ya lo hago pero hay dias en que pongo pretextos.
    Melina

    Responder
  12. Mónica

    Aquí estoy. Pelín tarde lo vengo a publicar… Una valiente más que comienza en esto de hacerse habitóloga.
    El 31 de Octubre ha sido mi cumpleaños y mi reto para esa fecha era comenzar mi primer blog. Estoy ya trabajando en ello, hace 2 días 😉
    ¿Cómo lo voy a hacer? Cómo detonante he elegido beber agua con zumo de limón en ayunas (lo tenía pendiente) y como recordatorio sobre mi mesa he colocado un frutero negro repleto de limones.¿No son alegres?
    Mi rutina pasa por dejar a mis hijas en el cole y al regresar a casa para trabajar en el blog/ configurar /escribir… Sólo 1 hora seguida.
    Cómo no sé nada de blogs se me hace un lío todo, pero pasito a pasito, aprenderé.
    Graciasssss. Publicarlo aquí me anima.

    Responder
  13. Pingback: 65 aguerridos habitólogos en el reto de los 30 días | Homo Minimus

  14. Pingback: Primera revisión reto de los treinta días | Homo Minimus

  15. Pingback: Escribiendo el libro con NaNoWrimoEl desprendimiento educativo

  16. Pingback: Revisión final del reto de los treinta días | Homo Minimus

Si comentas recibirás treinta latigazos; si no comentas recibirás treinta latigazos.

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s