Mentalidad fija y mentalidad de crecimiento

Una persona de carácter se recupera de los fracasos; una personalidad frágil jamás se recupera de los éxitos.

La psicóloga Carol Dweck en su libro Mindset: How You Can Fulfil Your Potential y en sus artículos científicos habla sobre dos mentalidades o paradigmas que la gente usa para interpretar el aprendizaje personal y el cambio:

  • La mentalidad fija
  • La mentalidad de crecimiento

Mentalidad fija

La mentalidad fija defiende que el talento lo es todo y si no logras algo es porque no eres bueno en ello. O eres bueno, o no eres bueno; si no lo eres, no puedes hacer nada. Es una especie de predestinación calvinista en el ámbito del aprendizaje: Dios señala a las personas con talentos; el éxito es una prueba de que al creyente le ha sido concedida la gracia de Dios y  es conducido por la mano divina hacia los resultados positivos.

The connection between our discomfort zone, innovation and happiness

La mentalidad fija corresponde a una teoría de la inteligencia fija, donde uno poco puede hacer por mejorar su inteligencia. “Yo soy inteligente” o “Yo soy bueno en tal o cual área” y eso determina todo.

El fallo y el fracaso, los intentos infructuosos, la torpeza, son interpretados rápidamente como indicios de que la persona en cuestión no tiene talento. Muchos profesores y entrenadores piensan que pueden detectar el talento en niños pequeños y determinar con mucha seguridad los que valen y los que no valen solo con verlos empuñar una raqueta de tenis, escribir una redacción o un poema o tocar un instrumento un par de veces.

El resultado positivo rápido y sin esfuerzo es interpretado como prueba del talento. Obviamente las personas que viven en esta mentalidad fija van a esforzarse por resultar brillantes en todo momento, no cometer errores y evitar campos que no dominen desde un principio o que se les den mal.

Es posible que uno se sienta muy capaz porque en las primeras etapas de una disciplina, deporte o de la carrera académica le ha ido bien, pero casi inevitablemente llegarán los cursos o las divisiones superiores en que la facilidad inicial desaparezca. Es en estos momentos cuando las personas que viven en la mentalidad fija se encuentran en dificultades: no están preparadas para enfrentarse al fracaso y todo lo que les sale mal lo interpretan como un signo de que no son buenos, de que después de todo no eran tan talentosos como pensaban sus padres, sus entrenadores y ellos mismos, y que son por tanto un fraude.

Una persona que vive en la mentalidad fija abandonará con más facilidad el esfuerzo y el trabajo cuando lleguen los primeros signos de dificultad, porque cualquier fallo o fracaso no es solo un testimonio de que no son buenos en este momento haciendo algo, sino de que no son buenos en general, de que no tienen lo que hay que tener y que son casos perdidos.

El reflejo habitual es por tanto evitar todo aquello en lo que uno no resulte bueno inmediatamente o en poco tiempo, abandonar o evitar todo área de actividad en la que muestre dificultades. La persona que vive en el paradigma fijo sufre de cierta fragilidad del ego y estará constantemente comparándose con otros intentando atisbar síntomas de inferioridad o superioridad.

Mentalidad de crecimiento

Según estudies este libro y continúes con la programación, recuerda que cualquier cosa que merezca la pena hacerse es difícil al principio. Quizá tú eres del tipo de personas que tiene miedo del fracaso, así que abandonas al primer signo de dificultad. Quizá nunca aprendiste auto-disciplina y no puedes hacer nada que sea “aburrido”. Quizá te dijeron que tienes “talento” así que nunca intentas nada que te pueda hacer parecer tonto o que no eres un prodigio. Quizá eres competitivo y te comparas injustamente con alguien como yo que ha estado programando más de 20 años.


—Zed A. Shaw en Learn Python The Hard Way.

La mentalidad de crecimiento es el paradigma contrario.

Una persona con mentalidad de crecimiento sostiene una teoría de la inteligencia dinámica, en vez del “Yo soy inteligente” se dice “Yo estoy siendo inteligente en esta tarea y en este momento dado”. La inteligencia es una habilidad que se puede desarrollar más o menos y la habilidad es el producto del esfuerzo y la concentración. Esta mañana puede estar siendo muy inteligente (porque me he esforzado en algo mucho y he obtenido un buen resultado), después de comer estar siendo un torpe aprendiz,  y por la noche  del montón.

El fallo y el fracaso se interpretan como sucesos normales en cualquier proceso de aprendizaje. Si en un momento dado detectan que están haciendo algo con facilidad y brillantez lo atribuyen no a su prodigioso talento, sino a todas las horas anteriores de práctica. La facilidad no es tanto un trofeo o un símbolo de distinción como una señal de que están en una zona familiar que dominan y en la que han dejado de aprender. Después de todo, si estuvieran aprendiendo algo, les resultaría desafiante, complicado y el camino no sería tan sencillo.

Una persona que vive en una mentalidad de crecimiento será siempre más esforzada, no estará pendiente en todo momento de lo que los resultados dicen de él, o de lo arriba o debajo que está en un ranking de comparación con otros. Al contrario, se centrará en el trabajo entre manos, pondrá su foco en la habilidad y en los resultados que quiere producir; cuando vengan las inevitables dificultades, se mostrará más resiliente y tendrá más propensión a continuar, será más perseverante.

Estilo parental para promover la mentalidad de crecimiento

Según Dweck, hay  un estilo parental que promueve la mentalidad de crecimiento en los niños. La forma en la que damos nuestros mensajes de ánimo e interpretamos el éxito y el fracaso marcan toda la diferencia.

Si quieres desarrollar una mentalidad de crecimiento y la perseverancia en un niño es mejor que tus comentarios sean sobre resultados concretos, no que califiques toda la personalidad en su conjunto. Cuando el niño haga algo bien debes hacer  referencia a la manera o el método empleado y el esfuerzo que puso en ello. Justo lo contrario de lo que haría un estilo parental de mentalidad fija: alabaría a la persona por el resultado positivo, lo atribuiría a sus dotes especiales (”eres un niño muy listo”) y no haría demasiada referencia al método o el esfuerzo.
Un niño que viva en una mentalidad fija tendrá miedo a resultar un fraude y mostrará más ansiedad ante los malos resultados y más intolerancia al error o el fracaso.

Un niño educado con mensajes que trasladen el concepto de una inteligencia dinámica, que no ponga el énfasis en la personalidad talentosa, será más proclive a probar cosas nuevas, a tolerar las dificultades del aprendizaje y no estará preocupado constantemente por cuidar su imagen y aparentar infalibilidad o perfección.

21 pensamientos en “Mentalidad fija y mentalidad de crecimiento

  1. Kate

    Es más, a las personas con mentalidad de crecimiento no nos gusta nada que cuando hacemos algo mal, nos digan que ‘no se nos da’ y lo mismo al revés, es muy frustrante esforzarte en lograr algo que te cuesta y que luego te digan que ‘claro, es que tu eres listo’.
    Puede llegar al punto del propio alago ser despectivo y restarle valor al esfuerzo empleado. Una muy típica excusa para desmerecer el logro del que trabaja y empequeñecer la rendición del débil.

    Gran artículo.

    Responder
    1. atreverseacambiar

      Esto lo odio yo también, cuántas veces no habré escuchado eso de “es que tú eres listo, para ti es fácil” o que directamente me hayan quitado valor por algo en lo que me he dejado los cuernos. Realmente, creo que los que realmente nos esforzamos por sacar lo mejor de nosotros y sabemos lo que implica, somos capaces de apreciar todo el trabajo que va detrás de un éxito. El resto, se escuda en la excusa pobre de que como no han sido tocados con ese don, mejor ni lo intentan.

      Responder
  2. Anca Balaj

    El problema es que estamos cultivando la mentalidad fija y penalizamos el fracaso continuamente, en vez de tomarlo como algo normal. Y tú puedes hacer lo que quieras con tu hijo, porque fuera de casa espera una sociedad enterita dispuesta a ponerle las etiquetas de lo que se le da bien y lo que no, a hacérselo saber de inmediato y a decirle cuáles deben ser exactamente sus aspiraciones.

    Responder
  3. Flames

    Siguiendo con lo que dice Anca….. poner “etiquetas” sí que es un síntoma de poca inteligencia, de pereza mental.

    Responder
  4. Ivan

    Me parece fundamental esta distinción. Recuerdo que me mencionaste una vez el libro que lo trataba y me pareció muy interesante ( aunque como casi todos los libros bastante reiterativo). Lo que hay que admitir es que es dificil hacerlo. Y más aún conseguirlo en la educación de un niño, cuando como dice Anca tienes toda la sociedad en contra. Pero es algo tan importante que a pesar de la dificultad deberíamos hacerlo.
    Un saludo.

    Responder
  5. inclusa

    Un tema interesante.

    Vuelve a aparecer la teoría de las expectativas centradas en sí mismo.

    La clave del tema está en el concepto de Locus Control (interno/externo, estable/variable).
    Supongo que una mentalidad fija atribuye sus logros o fracasos a un locus externoy estable, por lo que su adaptación al cambio se manifiesta incontrolada y no variable.

    Supongo que una mentalidad de crecimiento debería basarse en un locus interno y variable.

    En educación se suelen reproducir modelos hegemónicos, dominantes en la sociedad, no solemos pararnos a pensar qué hay detrás, qué mecanismos se desarrollan y por qué.

    Motivación de logro o miedo al fracaso. Tal vez la mentalidad de crecimiento busca una motivación de logro y la mentalidad fija evitar el fracaso.

    Me gustaría decir que tengo mentalidad e crecimiento y no tengo miedo al fracaso, pero, creo que dependiento del contexto esto va cambiando, hacer consciente el mecanismo ayuda a controlarlo.

    Estupendo artículo, también me gustaron los comentarios por las perspectivas que abren.

    Responder
  6. Pingback: No empieces con buen pie | Homo Minimus

  7. Pingback: Mi visión de lo que será tener un carácter perseverante | Homo Minimus

  8. Pingback: Más de veinte mantras para encender la tenacidad y la perseverancia | Homo Minimus

  9. Pingback: Episodio 10. Mentalidad fija y mentalidad de crecimiento.

  10. Pingback: Nadie merece nada: contra la meritocracia y otras teorías del merecimiento | Homo Minimus

  11. Pingback: Talento y esfuerzo: un modelo | Raúl Hernández González - Blog

  12. Pingback: Toni nadal: todo se puede entrenar | Homo Minimus

  13. atreverseacambiar

    Muchas gracias por escribir esta entrada Homominimus.

    Aunque me da vergüenza reconocerlo, debo admitir que he pasado gran parte de mi vida (desde la adolescencia) en un modo mentalidad fija. Mis padres sin duda tienen esta mentalidad y yo, de forma natural siempre cultivé la mentalidad de crecimiento, hasta que llegué a creerme lo de la mentalidad fija y de ahí, cuesta abajo y sin frenos. Aunque alguna cosa se ha salvado de ahí y siempre he procurado desafiar esto en otros ámbitos, para lo que supuestamente no había nacido con el don. Para darme cuenta de que el don se hace.

    Responder
  14. Pingback: Los diez mandamientos del aprendizaje | Homo Minimus

  15. Pingback: El carácter en construcción: May you live in interesting times.

  16. Pingback: Mentalidad Fija y de Crecimiento | Gerry Velasco

  17. Pingback: Cien maneras de enganchar a los lectores de tu blog | Homo Mínimus

  18. Pingback: Aprendelotodo > Raúl Hernández González | @rahego

  19. Pingback: [Entrevista] Gonzalo Álvarez Marañón y el Arte de Presentar > Raúl Hernández González | @rahego

Si comentas recibirás treinta latigazos; si no comentas recibirás treinta latigazos.

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s