Lo difícil es nuncanizar

Una de las aversiones más grandes del ser humano es la de renunciar a las opciones o posibilidades. Quizá después del miedo a las serpientes o a las alturas o el hablar en público es la fobia más importante. Esta aversión se esconde detrás  de la procrastinación, la dificultad para priorizar y  el estrés en el trabajo.

Lo que tenemos que hacer es nuncanizar. Decir no, descartar, eliminar de la agenda. Y esto es doloroso, porque cualquier acción implica un beneficio potencial al que hemos de renunciar inmediatamente. Ya no nos queda el consuelo de que en el futuro podremos retomar la acción relegada. No, tenemos que decir que no, para siempre.

Las opciones descartadas queman. Siempre preferimos ser como malabaristas mentales que mantienen muchas opciones en el aire, siempre con la posibilidad de tomar una de ellas. Pensamos equivocadamente que mantener nuestras opciones abiertas es lo más inteligente. Puesto que existe la incertidumbre, es bueno ser flexible y mantener muchos caminos abiertos, distintos proyectos, distintas líneas de actuación, etc.

En su lugar, hemos de ser tajantes, decisivos, decir no y no tomar prisioneros: hemos de matar implacablemente algunas opciones, acciones, proyectos, direcciones vitales. Hemos de nuncanizar con vigor y rapidez. Hemos de convertirnos en asesinos de posibilidades, acostumbrarnos a cerrar puertas detrás de nosotros y no quedarnos mirando a las cerradas.

Nunca Más

Nuncanizar. Hacer una poda minimalista. Decir que no para toda la eternidad, esto es lo verdaderamente difícil, eso es lo que realmente va contra nuestra naturaleza mental. Decir no es lo que nos permite centrarnos en cuerpo y alma en unas pocas acciones y direcciones elegidas y descartar el resto. La postergación y la parálisis por el análisis dependen la mayor parte de las veces del miedo de no atrevernos a cerrar caminos, a quemar las naves, a decir no.

NUNCANIZA, di que no, múdate al mundo de nuncajamás y céntrate en unas pocas cosas, personas, proyectos, acciones y vidas posibles.

10 pensamientos en “Lo difícil es nuncanizar

  1. Pingback: Amor sin escalas | Homo Minimus

  2. Pingback: El 90% de todo es mierda | Homo Minimus

  3. Pingback: El eslabón perdido entre la intención y la acción | Homo Minimus

  4. Pingback: El minimalismo existencial en 100 frases | Homo Minimus

  5. Pingback: 5 razones que no conocías para dejar de leer este blog | Homo Minimus

  6. Pingback: Revisión final del Proyecto 52 comidas | Homo Minimus

  7. Pingback: Más de veinte mantras para encender la tenacidad y la perseverancia | Homo Minimus

  8. Pingback: Ley de las tres Oes del minimalismo existencial | Homo Mínimus

  9. Pingback: Proyectos zombis: están muertos pero no lo sabes | Homo Mínimus

Si comentas recibirás treinta latigazos; si no comentas recibirás treinta latigazos.

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s