4 comentarios sobre “Decíamos ayer…

  1. Hoy, leyendo un libro sobre la distracción, la atención y el entorno digital, me dio ganas de escribir algo en el blog; en su lugar, acabé poniendo una simple, y creo que sugerente, foto de Mark Zuckerberg caminando ufano y ligeramente sonriente en un auditorio al lado de una masa de gente inmersa en la realidad virtual: ¡qué gran metáfora de lo que nos espera! (o más bien de lo que ya está aquí hace mucho tiempo).
    Bien, el hecho es que después apagué el portátil y seguí leyendo. Unos veinte minutos más tarde, siento la punzada mental de ver si alguien ha comentado algo, vuelvo a encender el portátil y me encuentro entrando en el blog. Me sorprendo tristemente en este comportamiento reactivo-narcisista y me digo que al menos he de sacar partido a esta flaqueza mía y, haciendo del vicio virtud y de tripas distraidas corazón altruista y utilitario, decido escribir un comentario a mi última publicación (que no artículo) para que sirva de aviso y escarmiento a todos aquellos que creemos que estamos libres del influjo de lo peor de la cultura digital y la ubicua distracción.

  2. Todo parece indicar que la realidad, o esta idea de la realidad, la real, es insuficiente para nuestras aberraciones.

  3. Tiempo sin saber de ti… al menos sabemos que estás vivo. Echo de menos tus post. Si vuelves a escribir te podemos prometer todos los oyentes que no te vamos a dejar comentarios para no alimentar tu ego narcisista 😉

  4. Gracias por el aviso y escarmiento (a mí también me pasa). Me alegra que estés de vuelta.

Deja un comentario