Las verduras antes que el postre

La gente joven está amenazada por el mal uso de las técnicas de publicidad que estimulan la natural inclinación de evitar el trabajo duro prometiendo la satisfacción inmediata de cualquier deseo.

Papa Juan Pablo II

Una estrategia para afrontar el trabajo diario es aplicar el consejo “las verduras antes que el postre”

Eat all your vegetables!

Razones en contra

  • Como lo que cuesta es empezar, quizá haya que empezar por lo más sencillo, lo que más nos gusta.
  • Una actividad de baja energía de activación, placentera, hará que nos pongamos a trabajar enseguida y evitemos la postergación.
  • ¿Por qué el trabajo ha de ser duro? ¿No deberíamos hacer que el trabajo fuera más placentero posible?
  • Las verduras antes del postre parece una política digna de un masoquista.
  • Si aplicas esta política diferirás lo más posible el momento de empezar porque nadie quiere empezar por lo difícil.
  • Si empiezas por lo fácil generarás una cierta confianza y sensación de logro que puede aumentar tu motivación y tu nivel de energía; así será más fácil empezar tareas más difíciles.

Razones a favor

  • Las tareas de alto valor requieren salir de la zona cómoda o familiar. Tarde o temprano tendrás que afrontar esas tareas de alto valor.
  • Deberíamos empezar con las tareas de alto valor. Hay el peligro de que las tareas de bajo valor (usualmente más fáciles) terminen desplazando a las de alto valor (más incómodas).
  • Las tareas incómodas de alto valor lo son sobre todo al principio. Una vez que has comenzado a trabajar y estás inmerso en ellas, es más fácil que entres en la zona de flujo. Las actividades más demandantes son también las que más posibilidades tienen de sumergirte en flujo.
  • Las tareas incómodas y de alto valor, después de superadas, generan una sensación de satisfacción mucho más grande que las fáciles y de menos valor.
  • Como consecuencia de ello, la motivación en el largo plazo será más grande. A cambio, tienes que vencer el natural impulso inicial a hacer lo más placentero o más fácil.

Para la mayoría de las cosas importantes, el momento siempre es pésimo.

 Tim Ferriss.

  • Sumergirse en tareas fáciles es una forma diabólica de procrastinación. Habitualmente usamos las tareas más sencillas como pretexto o excusa para no hacer las tareas verdaderamente importantes. El hecho de hacer algo, aunque sea irrelevante, nos justifica ante nosotros mismos, nos hace creer que estamos en el camino.
  • Puesto que vas haciendo lo más difícil al principio, las tareas que restan son más y más cómodas y la motivación irá en aumento a lo largo de la jornada. Si empiezas con las tareas fáciles con la esperanza de hacer las más difíciles después, te encontrarás con que la motivación a lo largo de la jornada de trabajo va en decremento constante.
  • Si comienzas con lo difícil, con lo arduo, según avance la jornada conseguirás tres efectos: a) satisfacción personal por haber hecho lo difícil. b) motivación creciente porque las tareas por delante son más placenteras. c) puesto que tienes un incentivo para acabar antes las tareas, serás más eficaz y ágil acabando las tareas incómodas.
  • Otra razón adicional es que con esta política de hacer lo incómodo antes que lo fácil estás entrenando tu músculo de la autorregulación. Esto es lo que hacemos todas las semanas con nuestro curso de perseverancia y lo que seguiremos haciendo todo el 2014 en este blog.

 

6 pensamientos en “Las verduras antes que el postre

  1. Tremendosky

    Amén.

    PD. Por más que me duela, debo reconocer que empezar por una tarea sencilla es la mejor manera de que algo que podía resolver en 5 minutos dure media hora. «No, si es que estoy calentando…», suelo decirme y, claro, calentando calentando y el poquito a poco se me va el tiempo y engancho con otra tarea fácil… Y así. Luego, ‘misteriosamente’, cuando me tengo que poner con el meollo del día, me siento cansado.

    Responder
  2. Pingback: Cómo electrificar tu correo electrónico | Homo Minimus

  3. Pingback: Peajes y multas de autorregulación: sé el guardia de tráfico de tu mente | Homo Minimus

  4. Pingback: Más de veinte mantras para encender la tenacidad y la perseverancia | Homo Minimus

  5. Pingback: El desafío de la ducha fría: un experimento personal | Homo Minimus

  6. Pingback: ¿El hábito que cambiará tu vida? | Homo Mínimus

Si comentas recibirás treinta latigazos; si no comentas recibirás treinta latigazos.

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s