Experiencias Ajá

–¿Te has inventado tú esa canción?

–Bueno, más o menos –dijo Pooh–. No es cerebro… sino que a veces me viene ella sola.

–¡Ah! –dijo Conejo, que nunca esperaba que las cosas llegaran por sí solas sino que siempre iba a buscarlas.

A. A. Milne, La casa del rincón de Pooh.

Una última oportunidad: leed de nuevo el acertijo que planteé el jueves de la semana pasada:  Juego sucio en la fontana. Dadle tres minutos más de contemplación o pensamiento. Luego podéis volver a este artículo y leer la solución. O, si sois más impacientes, id directamente a por la solución.

6189054_orig

En los últimos seis días he recibido muchas respuestas de lectores del blog planteando respuestas. Han sido imaginativas y algunas incluso alambicadas. Gracias a todos por participar.

Muchas de las respuestas eran plausibles, porque eran buenas historias que podían dar cuenta del extraño suceso de la chica en la fontana y el personaje de aspecto sospechoso que la seguía blandiendo un cuchillo.

El viernes pasado recibí  la primera respuesta  plenamente correcta  del acertijo:

Hola, Homo Minimus.

Está claro: la chica tenía hipo.  Y no lo digo yo, me lo sopló, casi sin pensarlo, mi hija Matilda de 10 años cuando en la cena les pedí que pensaran cada día un poco en el acertijo que les iba a contar. Su respuesta fue inmediata.  Mi mérito es que enseguida supe que era cierta.

Alberto

La segunda respuesta correcta  vino de Mario Tomelin  tres días después:

Hola,

Anoche di con la respuesta, o al menos una respuesta razonable.

La muchacha tenía hipo, se lo había comentado al cocinero del hotel, supongamos, ya que tomar agua no había funcionado para ella. El cocinero la asustó para curarla.

Realmente fue muy revelador. Había aceptado el desafío sin mucha fe en poder resolverlo, porque generalmente soy de encontrar respuestas rápidamente. Anoche fui desarmando el problema desde el punto de vista de cada protagonista, de cada objeto y cada causa-consecuencia, hasta que la respuesta emergió [las negritas son mías].

Enhorabuena a Matilda (y a su padre Alberto por plantear al problema a su familia y por reconocer la respuesta inmediatamente) y a Mario. Con Alberto y Matilda tengo  pendiente una comida del Proyecto 52 en Barcelona este año en la primera ocasión que se presente.

Ajá, inspiración

El acertijo lo encontré hace un par de años en  un libro de pensamiento matemático de  Martin Gardner llamado ‘Aha, insight’, que en español podríamos traducir por ‘Ajá, inspiración’. Insight no significa exactamente inspiración. En este contexto,  es una mezcla de intuición y de comprensión súbita.

Como dije al plantearlo, no es probable que des con la respuesta enseguida, no es en absoluto obvia. Matilda dio con ella casi inmediatamente, pero  esto es poco común. Podríamos debatir por qué una niña de 10 años es más capaz de dar con una respuesta rápida y sencilla que varias decenas de adultos, pero eso lo dejaremos para otro  artículo en este blog.

 Si que es posible dar con “una” respuesta casi al principio: varios de los lectores me escribieron con una respuesta, para algunos esa respuesta fue casi inmediata, no tuvieron que pensar mucho.

Hubo respuestas muy imaginativas, varios de los lectores de este blog son escritores, poetas, pintores  o simplemente  gente despierta e inquieta.  Por ejemplo, me enteré a través de Rafael Sarmentero, el autor de Qwerty Vintage,  de que en películas de bajo presupuesto se hacen tomas en que interviene gente que no es consciente de que está en la película:

[…] Están rodando un corto de bajo presupuesto. Juan está distraído leyendo el periódico y no se ha dado cuenta. En la primera toma, el tío del cuchillo no sale en el encuadre, por lo que no hace falta que actúe en esa toma. En la segunda, sí sale en el encuadre, por lo que es necesario que aparezca con el cuchillo. Juan cree que la cosa va en serio y grita. El actor del cuchillo baja el arma y la chica se ríe ante la metedura de pata de Juan.

Cristóbal Luque también me informó del uso que algunos directores hacen de las tomas con cámara oculta para lograr más realismo:

[…] Mi teoría es que la chica y el tipo de aspecto poco tranquilizador eran actores rodando una película de terror con cámara oculta. Algunos directores (como Clint Eastwood en el desembarco de “Banderas de nuestros padres”) prefieren ocultar las cámaras para que los actores novatos no sepan dónde están y así la toma sea más realista.

Otra posibilidad apuntada por Sara Bernard fue la de una broma:

[…] Magnífico hotel en Marbella” evoca imágenes reales de vestíbulos y recibidores con fuentes de agua potable.La joven es trabajadora en el hotel, puede ser la recepcionista o la azafata de un congreso. Aprovecha para darse un mini-paseo, beber en la fuente y mirarse en el espejo.
El hombre del enorme cuchillo también es trabajador del hotel (¿cocinero?) y aprovecha el efecto del espejo para gastarle una broma a su compañera.

La broma tiene un elemento de simulación y sorpresa que está cercana al susto que realmente pretendía el personaje del cuchillo. Quizá si Sara hubiera perseverado un poco más en esa línea hubiera terminado llegando a la solución.

Lo bonito de este acertijo es que si das con la respuesta plenamente correcta (no vamos a descartar otras alternativas)  entonces parece obvia y sabes que no hay duda de que lo has resuelto: de repente todas las piezas encajan. Alberto y Mario no tuvieron duda. Yo tampoco tuve duda de que la respuesta era que la chica tenía hipo y el personaje sospechoso quería darle un susto para quitarle el hipo.

Sin embargo, a diferencia de Matilda, Mario y yo tuvimos que dedicarle varios días antes de dar con la respuesta. Y esto es lo más interesante del desafío que os propuse: antes de solucionar el problema teníais que haber pasado vuestra particular travesía del desierto intelectual.

No es que yo sea listo, es sólo que yo insisto más tiempo en los problemas.

–Albert Einstein

Hay que mantener el problema en la mente durante un par de días, y si lo haces, la respuesta  termina “emergiendo”, habitualmente en un momento de inspiración, y probablemente cuando no estés pensando en el problema. En mi caso, fue una mañana justo después de levantarme cuando salía de mi dormitorio, lo recuerdo vívidamente: sin saber por qué, la respuesta apareció en mi mente y experimenté la iluminación.

Fue un momento de intuición pura, cuando de repente todo el esfuerzo y pensamiento deliberado y consciente que había dedicado los días anteriores precipitó  en una respuesta.  Es como si mi mente hubiera estado trabajando en un segundo plano en el problema. Es habitual que estas experiencias ajá tengan lugar cuando estás haciendo otra cosa, en la ducha, corriendo, paseando o no dedicando la mente a nada en particular.

Cerebros de liebre

Desde el punto de vista del minimalismo, las experiencias ajá tienen mucho interés.  En una cultura de búsqueda de satisfacción inmediata, de resultados rápidos y de culto a la productividad, lo habitual es que alabemos a los que piensan rápido y bien, los tipos brillantes, de alto coeficiente intelectual, que son capaces de aprender y captar todo muy rápidamente y dar con soluciones rápidas a los problemas: los que destacan en la modalidad analítica y rápida del pensamiento, los que tienen cerebros de liebre, por decirlo así.

Yo hasta hace no mucho tiempo, y quizá también todavía, mantenía la creencia de Conejo en la Casa del rincón de Pooh: si quieres algo, lo tienes que buscar, y tienes que ir a por ello inmediatamente.

 Esta actitud proactiva está bien en principio. La cuestión es: ¿qué ocurre cuando las soluciones no son obvias, la respuesta no es inmediata, o requiere asociaciones remotas que no se prestan a un mero pensamiento deliberativo, sistemático y conceptual? En este caso una persona brillante en el pensamiento directo y analítico se encuentra con una gran dificultad. Es probable que no soporte la tensión y que se conforme con las primeras ocurrencias y no siga buscando.

Lo habitual es que sintamos frustración, empecemos a dudar de nuestra capacidad y abandonemos la búsqueda. Para mantener nuestra autoestima, nos decimos que es un problema tonto, que no tiene ninguna importancia  y lo terminamos olvidando. Einstein –que siempre  nos sirve tanto para un roto como para un descosido– decía que la mayoría de los problemas sufrían por falta de atención. Atribuía más su habilidad a su curiosidad y su capacidad de mantener los problemas en mente que a su genio.

También necesitamos los modos lentos del pensamiento

Interrogué a Mario Tomelin sobre su proceso de pensamiento y la forma en la que resolvió el problema. Accedió amablemente a que transcribiera parte de su respuesta:

[…] Creo que fue el sábado en la mañana que leí tu entrada. Pensé unos minutos arduamente y no encontré la solución, lo más acertado que pensé fue en una obra de teatro. No pude resolverlo. Entonces, lo copié en un pedazo de papel con la idea de llevarlo el resto de la semana en la billetera, o pensar el problema en el autobús camino al trabajo.

El domingo por la tarde, ví el papel sobre el teclado y pensé en él unos minutos mientras encendía la PC, tratando de imaginarme la situación desde el punto de vista del espectador, y desde la muchacha. Tampoco encontré la solución.

Finalmente el Domingo por la noche, junto con esos pensamientos antes que llegue el sueño, recordé el problema. Entonces, apliqué un enfoque como el anterior, pero más profundo. Pensé en el espectador, si leía el diario, si tenía una mirada parcial de lo que estaba pasando. Pensé en sus suposiciones, suponer que la muchacha era preciosa, suponer que tenía sed, que la persona era de poco fiar, que fuera a lastimarla. Separé los actos, de las interpretaciones, de los objetos.
Creo que ahí comenzó a gestarse la respuesta. Iba pasando de objeto en objeto y tratando de analizarlos independientemente de la situación, o relacionarlos con otros objetos por medio de preguntas.

[…] Mientras hacía estas preguntas, no buscaba directamente la solución, sino llegar a las ramificaciones de las ideas y eliminar todas las suposiciones que estaba haciendo.

Es interesante observar que la solución le llegó a Mario al final del día, con la guarda mental un poco baja, y posiblemente un poco cansado; es en estas condiciones cuando modalidades más asociativas del pensamiento pueden ocurrir. También es revelador el comprobar que llevó el problema con él durante un par de días a pesar de no poder resolverlo: había decidido que era importante o interesante y siguió perseverando.

Al final,  Mario concluye con un comentario que capta la creencia básica del cerebro de libre y de una cultura que celebra o enfatiza las modalidades más rápidas del pensamiento:

[…] Por eso te repito que ha sido muy revelador para mí, no pensé que la solución a ciertos problemas necesitara ‘tiempo de maduración’ [las negritas son mías]. Del mismo modo, si bien mi proceso mental de preguntas tenía como objetivo resolver el problema, el camino hacia la resolución no estaba definido, sinó que fue abarcando muchas alternativas. Ahora estoy repensado el papel de estas alternativas inútiles (pensar que el cuchillo fuera falso, por ejemplo) en la búsqueda de la solución. No es un problema de cálculo o álgebra, donde rápidamente hacemos diagnóstico-herramienta-resolución

La moraleja de este pequeño experimento es que a veces necesitamos conducirnos como tortugas y privilegiar un pensamiento más lento, pausado o contemplativo. La liebre mental que llevamos dentro quiere soluciones rápidas y éxitos inmediatos, y para ello probablemente hará uso de procedimientos e ideas que funcionaron bien en el pasado y del pensamiento analítico y conceptual.

Si bien es muy necesario el uso del pensamiento analítico y siempre tenemos que echar mano mental de la memoria directa de nuestros éxitos pasados, es igualmente cierto que la asimilación y generación de nuevas ideas requiere tiempo. Así que haremos bien de cuando en cuando en aumentar los espacios en blanco y la contemplación en nuestras vidas.

14 pensamientos en “Experiencias ajá

    1. homominimus Autor de la entrada

      Permitido discrepar.
      Digo que hay “más respuestas” porque NUNCA hay una solución única a un problema del tipo planteado en el acertijo. Tampoco a la mayoría de los problemas interesantes en la vida.

      También digo que hay más respuestas porque es siempre así desde un punto de vista lógico. Puedes crear muchos sistemas de premisas distintos desde los cuales expliques un mismo suceso.

      Digo que esta es la respuesta “más” correcta por varias razones:

      1. Es la respuesta que más cabos sueltos explica en la historia relatada y que mejor concilia todas las observaciones.
      2. Subjetivamente, cuando das con la respuesta, estás casi seguro de que es la “mejor” respuesta. Eso me ocurrió a mí, también a Alberto y a Mario, que dieron por sentado que la hipótesis del hipo y el susto era la correcta.
      3. Estéticamente, me parece la respuesta más apropiada.

      Estas razones no son demostrativas, son simplemente indicios

      Responder
      1. Ivan Entusiasmado (@Entusiasmadocom)

        Sigo discrepando.
        1. Deja sin respuesta un elemento esencial: El espejo.
        2. Subjetivamente. Pero claro discrepar de algo subjetivo no deja de ser subjetivo.
        3. Estéticamente. Aquí discrepo aún con más fuerza. De todas las hipótesis la del hipo me parece la menos estética.
        Lo de más correcta me recuerda al todos somos iguales pero unos más iguales que otros de Orwell en “Animal Farm”.

        Por otro lado plantearía si en realidad el hecho de que descubriera la respuesta que consideras “más correcta” un niño podría deberse a que el hipo es mucho más frecuente en los niños que en los adultos.
        Es decir imaginemos que existe un acertijo cuya respuesta es elefante. Habría tres maneras de resolverlo: 1) pensando en todas las opciones sistemáticamente hasta dar con elefante, 2) pensando en varias opciones y que de pronto en algún momento la mente nos traiga ( por azar o por otra causa) el elefante a la cabeza, o 3) estar en el zoo y estar viendo un elefante.

        En todo caso en cuanto el tema de las respuestas “correctas” creo que es muy importante. La historia por ejemplo es una explicación “a posteriori” de unos sucesos. Cuando encontramos una respuesta que hila los diversos elementos pensamos que es la respuesta adecuada. O la más adecuada, que viene a ser lo mismo. Y eso entraña el peligro de pensar que la única verdad es la nuestra y los demás están equivocados.
        Un saludo y felicidades por lo que tú ya sabes.

        Responder
  1. Sara M. Bernard (@saramber)

    Curioso. 😀

    Nunca, pero nunca, hubiera pensado en el “hipo”. Esperaba reflexionar cada día un poco sobre el acertijo, pero a los 5 minutos llegó la “escena” y no tuve que pensar más, me pareció correcta. Creo que encajé la situación basada en una composición de experiencias ya vividas. La liebre saltó sola…

    Aunque hubiera perseverado todos los días, habría encontrado otras posibilidades pero no la indicada. Pero porque los sustos y los sorbos cortos de agua son más bien una leyenda urbana para quitar el hipo. Con 10 añitos de edad hubiera dicho lo mismo.

    Responder
  2. AlanFurth Furth

    Definitivamente es un insight indispensable para el minimalismo. Creo que gran parte de la frustración, el stress, la confusión y lo poco reflexivo de la modernidad se debe a un impulso irracional a abarcar demasiados temas simultáneamente, de tratar de resolver un número indiscriminado de problemas que no necesariamente son importantes en cuanto a lo que aportan a nuestra calidad de vida. Concentrándonos en los problemas verdaderamente importantes y descartando el resto, tenemos más probabilidades de sacarle provecho a este tipo de proceso inconsciente y lento, pero muy creativo y efectivo.

    Responder
  3. Anca Balaj

    Bueno, yo me quedé atascada en la pregunta “¿por qué tenía tanta sed?”, sabiendo que el hecho de que bebiera tanto formaba parte de la respuesta. Ahora me doy cuenta de que formulé mal la pregunta, al presuponer que tenía sed, descarté que pudiera beber por otros motivos. Toda revelación y todo momento ¡ajá! depende de formular bien las preguntas.

    Los momentos en los que emergen las respuestas, los momentos ¡ajá! se relacionan con el estado Alfa del cerebro. Todos los ejemplos que pones aquí se corresponden a momentos en los que los protagonistas se encontraban en estado Alfa. En cuanto a la niña… creo que los niños viven en un mundo de predominancia Alfa si nosotros no nos empeñamos en destrozárselo con fichas y otros instrumentos de tortura.
    Creo también que esta es la causa de mi error de planteamiento. He tenido una semana de predominancia Beta, por lo que abordé el problema desde ese estado cerebral.

    Muy interesante tu artículo. Mucho.

    Responder
  4. blumm

    Leo todo tarde, j. Me quedé con las ganas de participar. Si es que los niños son muy de “pensamiento metafórico” porque el acertijo es una metáfora, pienso. Personalmente lo percibo más en mi hijo de cuatro años que en la mayor, de nueve. Te establecen unas relaciones que si bien a primera vista pueden estar alejadísimas, las sopesas y te dices, j., con el niño… Triunfan, los niños y su pensamiento siempre triunfan. ¿No ves qué felices son?
    Y sí, la liebre mental es malísima para casi todo lo que te propongas de cierta proyección. Por ejemplo, para la inversión de algo en algo. Interesantísimos estos dos últimos post. Enhorabuena.

    Responder
  5. Pingback: Revisión experimento +30% actividad física | Homo Minimus

  6. Pingback: El espíritu de la escalera | Homo Minimus

  7. Pingback: El Tao de la productividad | Homo Minimus

  8. Pingback: Cómo convertirte en el Stanley Kubrick de tu mente | Homo Minimus

  9. Javi

    Ufff, no dí con la solución. Como dije en mi correo, pensé que la chica pertenecía o trabajaba en el hotel y que al llegar de la calle, en Marbella (clima caluroso), tenía sed y la sació en la fuente. Posteriormente se dirigió a la cocina y al probar alguna comida esta le resultó muy salada así que se lo dijo al cocinero al cual conocía. Los cocineros que tienen un amor propio tremendo para sus platos se propuso darle un escarmiento y la siguió para asustarla con el cuchillo mientras ella se detenía a beber de nuevo en la fuente pero esta vez para calmar la sed producida por la comida salada.

    No creo que más días me hubieran dado la respuesta ya que hace muchos años que aprendí un método para quitar el hipo. Es una manera para “recolocar” el diafragma a base de respiraciones profundas y al expirar mover el torso bruscamente hacia los lados. Siempre me ha funcionado y es una manera más científica o técnica que todas esas de beber agua de lado y demás, pero bien es cierto que los sustos funcionan ya que al dar el respingo el diafragma puede volver a su sitio y solucionar el hipo de golpe : )
    Saludos

    Responder
    1. Homo Minimus Autor de la entrada

      Hola Javier,
      he dejado pasar unos días para que te rompieras la cabeza un poco más y diéramos tiempo a tu mente inconsciente a que sugiera alguna otra respuesta.
      Tu solución estaba realmente cerca, pero puede que conocer una forma más “científica” de quitar el hipo y desconfiar de la sabiduría popular inhibiera la solución que yo proponía.
      Tiene mérito que le hayas dedicado varios días a intentar dar con la respuesta. No siempre aparece la solución, pero si no dejas unos días para que las ideas se asienten y se conecten espontáneamente no se producen las soluciones creativas.
      Tenías todos los ingredientes: chica que trabajaba en el hotel y la broma de alguien conocido, que si tiene un cuchillo a mano es muy probable que trabajara en la cocina del hotel y fuera un cocinero o similar (!).
      Así que enhorabuena (S.E.C = Siempre Estar Celebrando).
      Bravo por ti.

      Responder

Si comentas recibirás treinta latigazos; si no comentas recibirás treinta latigazos.

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s