¡Al diablo con aumentar la confianza!

El héroe se aleja, avanza, y soporta la incertidumbre.
–Ibsen.

[Este artículo pertenece a la serie  Minimalismo Diabólico]

Vivimos en una cultura tan preocupada por  la gratificación inmediata y sentirse bien en todo momento que no es extraño que la confianza, que tan bien sienta, sea uno de los becerros de oro a los que adoramos.

Travesía del desierto

La frase de Henry Ford, “Tanto si crees que puedes como si crees que no puedes estás en lo cierto “, ha sido repetida hasta la extenuación como un mantra y un axioma indubitable. Es el tipo de verdad evidente que parece profunda y que deja un buen sabor de boca después de ser proferida. Qué fácil sería todo si simplemente fuera una cuestión de confianza. Bastaría con que nuestra sentimiento sobre  las posibilidades de éxito de algo fuera la garantía de conseguir ese algo.

El argumento es el siguiente: tu motivación depende de la confianza que tengas; si no confías en que puedes lograr algo, entonces no lo emprenderás o lo harás con poca energía, con lo que tus posibilidades de tener éxito son bajas. En cambio, si confías en ti, si eres optimista con respecto a lo que puedes lograr, entonces pondrás tu cuerpo y alma en la empresa, y es casi seguro que vencerás.

Por lo tanto, el estado mental es el que determina el futuro. Así que cambia tu estado mental, tu confianza, y cambiarás el futuro. La lógica parece irrefutable y la evidencia subjetiva parece fuerte. Después de todo, hay una correlación:  cuando nos sentimos confiados las cosas van bien y nos sentimos animados.

Ya, esto está muy bien, pero… ¿qué hacer si no tengo confianza?

La respuesta es tautológica: si no tienes confianza es porque no te  sientes confiado y tienes que hacer algo para estarlo. ¿Cómo recomiendan los psicólogos populares que recuperes la confianza?

  • Usa afirmaciones del tipo “Yo puedo conseguirlo” .
  • Visualízate con el trofeo en la mano, siendo felicitado por tu trabajo o en brazos de la mujer de tus sueños. 
  • Rodéate de gente positiva que te proporcione confianza y te anime. 

Sin embargo, yo me pregunto: ¿qué tipo de persona va por la vida repitiéndose “yo puedo”, “Nada me puede parar”, “Seguro que lo consigo”? Tengo la sensación de que no es la persona que logra cosas, sino la persona perezosa o  medrosa que prefiere dedicar el tiempo a cambiar su estado mental y no a hacer el trabajo sucio de intentar y equivocarse.

Algunas dudas sobre la importancia de la confianza

Cuando un jugador está en racha, pongamos en el baloncesto, decimos que tiene la mano floja, que se siente confiado, y explicamos las rachas por esa confianza interior. La cuestión es: ¿es la confianza la que crea los resultados o son los resultados los que hacen varíar la confianza? En el imaginario colectivo parece que se pone el énfasis en lo primero: para emprender acciones y lograr resultados necesitas antes tener confianza.

Pero quizá no sea así. En el caso del baloncestose ha comprobado que las presuntas rachas, que parecen ir unidas a una gran confianza, no son tales: no son más que series probables dentro de un fenómeno aleatorio; es como si tiraras 5 veces la moneda y sacaras 5 veces seguidas cara: te parecería algo sorprendente, y tenderías a relacionarlo con algo: el destino, el giro especial de tu muñeca,  tu confianza en sacar las caras o tu poder mental. El hecho es que una racha de 5 veces caras es algo que ocurre por término medio una entre treinta y dos veces. Lo mismo lo podemos aplicar al baloncesto y a muchas otras actividades en la vida.

¿Y qué decir sobre que si no tenemos confianza no estaremos motivados?

No son los acontecimientos con una recompensa más probable los que más nos motivan; al contrario, una probabilidad muy alta de lograr algo nos hace perder la motivación. Según estudios del circuito neurológico de búsqueda parece que el tipo de meta más motivante es la que tiene un 50% de probabilidad de éxito. Esta cifra parece muy alejada de la necesidad de tener confianza plena en el éxito para estar muy motivados.

Por qué el énfasis en la confianza es contraproducente

  1. Si no tienes esa confianza, no comenzarás o te costará más comenzar.
  2. Pondrás el énfasis en cambiar tu estado mental en vez de cambiar el las circunstancias del mundo externo para que estas te faciliten el logro de tus metas.
  3. El estado subjetivo de confianza es muy variable, depende mucho del momento, y a veces de circunstancias que no tienen nada que ver con el proyecto en curso. 
  4. Harías mejor en dedicar tu atención y esfuerzo a percibir la situación real actual y en crear estrategias que en perder el tiempo intentando dilucidar si tu confianza es óptima esta mañana y si necesitas ponerte una canción de la película Rocky para mejorar tu ánimo.
  5. Raramente la confianza nos da una imagen fiable de nuestra cercanía a la meta. 
  6. Es natural que cuando estás empezando algo nuevo y aprendiendo no te sientas confiado.
  7. Sentirse confiado siempre, independientemente del nivel de dificultad de la tarea, es estúpido.
  8. Si hay algo verdaderamente valioso para ti te arriesgarás, podrás pasar por encima de la falta de confianza y avanzarás.
  9. Es más probable que los resultados generen confianza que al contrario.
  10. Una vez que consideras que quieres obtener algo valioso para ti la preocupación por la confianza es una distracción o evitación de la acción.

La humildad es mejor que la confianza

La humildad es el antivalor  que puede sustituir, o al menos sobreponerse, a la confianza. Es una virtud en el sentido tradicional cristiano, pero es un antivalor respecto al espíritu de los tiempos:

“Aumentar la humildad”  ——> resultados google —> About 1,010 results (0.18 seconds)

“Aumentar la confianza” ——> resultados google —> About 1,670,000 results (0.24 seconds)

Según Alan Furth, de Minimum Opus, las relaciones más horizontales–y menos jerárquicas– propiciadas por Internet harán que la humildad entendida como apertura mental y antídoto contra el endiosamiento y el egocentrismo emerja como valor central en el siglo XXI:

La horizontalidad extrema de las redes distribuidas rescatan el valor de la genuina humildad como un atributo del carácter, tal como se ve en la ética que emerge en las comunidades de desarrolladores de software libre (como parte de un conjunto complejo de valores que se refuerzan mutuamente). Y en términos más generales, las culturas de las organizaciones basadas en redes distribuidas pueden caracterizarse como relatos en los que predomina la humildad de la lírica sobre la arrogancia de la épica.

Alan Furth defiende convincentemente el valor de la humildad en el siglo XXI. La interpreta  como un reconocimiento de nuestra pequeñez ante la inmensidad del universo y del conocimiento; sobre todo, de nuestra falibilidad; no como fruto de la sumisión al poder.

La humildad es crucial para mantenernos conscientes de nuestra falibilidad.

Independientemente de cuanta experiencia, conocimiento o destreza podamos tener en un campo determinado, siempre tenemos que mantener un mínimo de apertura mental hacia cursos de acción potencialmente mejores que aquel con el que actualmente estamos comprometidos.

Alan además proporciona consejos prácticos para desarrollar la humildad:

  • Practicar el fracaso.
  • Contemplar la inmensidad del universo.
  • Contemplar obras de arte grandiosas.
  • Dejar que los propios argumentos sean “aplanados” de cuando en cuando.

En resumen

Una vez que hayas decidido emprender un proyecto y aceptado el riesgo, olvídate de la confianza o desconfianza en tus posibilidades . Céntrate en lo que ocurre a tu alrededor y en llenar con acciones la brecha entre lo que existe ahora y lo que quieres que exista. La confianza es un dato emocional más, pero no una variable que tengas que modificar. Va y viene sola. No te preocupes por ella. Soporta la incertidumbre, vive con ella.

No necesitas confianza, lo que necesitas es competencia.

Practica y desarrolla la virtud de la humildad, reconoce tu falibilidad como ser humano, sigue aprendiendo. Muéstrate abierto y dispuesto a cambiar. No mantengas una imagen exagerada de ti mismo.

Hay cosas que puedes lograr y cosas que no. Es difícil que sepas con certeza de lo que eres capaz hasta que lo has hecho. No eres omnipotente ni omnisciente. Sin embargo, como el héroe, puedes emprender proyectos sin tener certezas ni confianza completa en que lleguen a buen puerto.

Gran parte de las empresas humanas más valiosas empezaron como saltos en el vacío

Una buena actitud no sustituye a la competencia. La competencia no se logra repitiendo afirmaciones positivas y acudiendo a cursos de motivación. Punto.

Otros artículos de la serie minimalismo diabólico:

Ángel Caído en El Retiro

Anuncio de la serie minimalismo diabólico

¡Al diablo con la autoestima!

17 pensamientos en “¡Al diablo con aumentar la confianza!

  1. Alan Furth

    Es interesante que Henry Ford y tantos otros gurúes de la gerencia taylorista del siglo XX hayan inmortalizado clichés que realzan el valor de la confianza como mantra. Al fin y al cabo, se necesita una dosis enorme de racionalización aniquiladora de la capacidad crítica para adaptar a un ser humano al trabajo alienante de la línea de producción. Y más en general, para inculcar el etos gerencialista, la fé ciega en la idea de progreso social lineal impulsado por un puñado de “expertos”: usted, motívese… ¡del resto nos encargamos nosotros! 😀

    Responder
      1. Nadeen

        Luis, me parece una exiiroadrnarta iniciativa que nos puede ayudar a todos en estos momentos de incertidumbre. Como buen corredor de fondo que eres lo importante es la costancia, esta es la que nos tiene que ayudar en estas otras facetas de la vida. Tu y tu equipo sois un magnifico ejemplo Enhorabuena otra vez por esta magnifica iniciativa que la haremos vivir . Un fuerte abrazo

        Responder
  2. Entusiasmado.com (@Entusiasmadocom)

    Este artículo me ha hecho pensar mucho Hominimus te felicito. Me parece un artículo muy interesante y bien escrito, aunque como ya imaginarías no estoy de acuerdo con su contenido.
    Estoy de acuerdo en que el pensar que la confianza sola basta para lograr las cosas es de un infantilismo sonrojante, lo cual no evita que venda millones de libros.
    La confianza ha de basarse en el conocimiento de las realidades y de nuestra propia competencia, así como de los medios necesarios para ello. Eso no significa que no sea necesaria, al contrario, lo es, pero no una confianza basada en la negación de la realidad. Un comentario no es lugar adecuado para contestar a eso en todo caso, ya lo haré con una entrada.
    En cuanto a la humildad, ya sabes que estoy en contra de ella por considerarla antinatural y/o fingida.
    En cuanto a la opinión de Alan Furth tampoco estoy de acuerdo pero creo que visitaré su página para expresarlo allí.
    Un saludo a todos.

    Responder
  3. Caballo De Troya

    Me encanta poder discrepar de todos y del autor 🙂 La frase de Ford tiene mucho de verdad, y una variante de la misma fue aplicada primero en animales y luego en humanos. Hablemos de la indefensión aprendida del psicólogo Martin Seligman. En sus experimentos se somete a animales a situaciones molestas/dolorosas-descargas eléctricas- que no pueden controlar, frente a otros animales que bajo las mismas circunstancias disponen de una palanca que desactiva el dispositivo. Al final del experimento reciben ambos grupos el mismo castigo, pero el primero cree que no puede hacer nada para evitar el dolor (como así es) y el segundo si. Posteriormente se les somete a un esquema desagradable de otro tipo pero con la puerta de la jaula abierta. El primer grupo ni intenta saltar e irse pues “han aprendido” que nada de lo que hagan en la vida mejorará su situación. El segundo salta y escapa.

    En conclusión: la desesperanza se aprende, y la esperanza también tal como dijo Ford. Y lo que es más importante: !Se actúa en función de ella! Evidentemente no basta creerse Bill Gates para serlo, pero si es seguro que basta creerse incapaz de hacer nada para convertirse en un quejica llorón que culpa al mundo de sus desdichas. Para avanzar es necesario una mezcla de confianza en las propias posibilidades y acción dirigida sensatamente para mejorar y saltar a otro nivel. La autoestima, la confianza es algo importantísimo en esta vida. Y si no os basta lo anterior de Seligman, pensad en algunos autores (que me quiero reservar para mi) que a su vez son entrenadores del mundo del deporte. Su objetivo y medio de vida consiste en obtener la excelencia de sus discípulos en el deporte del que se trate. Preguntadles a ellos, a los entrenadores, si es o no importante generar la motivación, la autoestima y la confianza en los deportistas que entrenan.

    Por cierto, para mi: Fracasar NO ES UNA OPCIÓN 🙂

    Responder
  4. Pingback: El patio de recreo del diablo | Homo Minimus

  5. Pingback: El 90% de todo es mierda | Homo Minimus

  6. Pingback: Cómo perder el alma en tres sencillos pasos | Homo Minimus

  7. Pingback: El minimalismo existencial en 100 frases | Homo Minimus

  8. Pingback: No te mires el ombligo | Homo Minimus

  9. inclusa

    Argumento muy lúcido.

    Creo que das en el clavo.

    La competencia entiendo que se construye, en este proceso también se va construyendo la confianza si su atribución se basa en la acción eficaz.

    Pero, esta perspectiva radical que comentas me ha hecho pensar…

    Veo muy interesante plantear el tema de forma tan clara y dejarse de rodeos.

    Responder
  10. Pingback: Hiperaprendizaje con buenas primeras versiones de mierda | Homo Minimus

  11. Pingback: Curso de atención plena. Revisión quinta semana | Homo Minimus

  12. Pingback: Más de veinte mantras para encender la tenacidad y la perseverancia | Homo Minimus

  13. Yuri

    Wow, casi se me aguan los ojos cada vez que mencionas el cristianismo. La humildad es la madre y fuente de todas las virtudes. Me encantan este tipo de artículos, los que se leen con una sonrisa en el rostro y te llenan de “algo” muy parecido a la paz.

    Responder

Si comentas recibirás treinta latigazos; si no comentas recibirás treinta latigazos.

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s