Marketing minimalista para mi blog

Es mejor escribir para uno mismo y no tener público que escribir para el público  y no tenerse a uno mismo.

–Cyril Connolly

Teoría del valor

Creo que la variable más importante para que alguien quiera comprar algo — o, en el caso de los blogs, quiera dedicar su atención a un texto– es el valor esperado que el  bien comprado  o  la lectura tienen para la persona. Este valor es subjetivo, varía con la persona, y en un mismo individuo depende del momento y de sus circunstancias.

Mi política de marketing

Me concentro en escribir artículos de calidad aprovechando mis intereses.

Creo que si uno quiere mantener un blog en el largo plazo solo hay una vía razonable: escribir sobre aquello que es significativo para uno, aquello que le apasiona o aquello sobre lo que quiere saber más. Siguiendo esta indicación el beneficio psíquico de escribir un blog excederá con creces a los costes de tiempo y atención de escribir el blog.

No importa que nadie en tu entorno sienta ese interés. Lo importante es que tú sientas ese interés, inquietud o pasión.

¿Cómo das a conocer tu blog?

Compartir lo que uno escribe es importante, no imprescindible, pero sí satisfactorio. Mi tesis es que el blog, servicio, producto encontrará su público, si es que lo hay. Quizá el público de lo que creas es escaso o nulo. Vive con ello. El mejor marketing es que algunas personas valoren lo que haces, que cada vez que te lean obtengan un poco de valor, que aprendan algo nuevo o que se entretengan con lo que han leído. Esas personas atraerán a otras personas y con el tiempo tu público se ampliará. Tendrás 1, 10, 100 o 1000 lectores.

¿No se puede acelerar este proceso atrayendo y dándote a conocer mediante estrategias de marketing?

Sí, se puede.

Pero el tiempo dedicado a atraer lectores, mediante buenas y no tan buenas artes, es tiempo que quitas a la escritura y a la generación de ideas.
Así que mi auto-recomendación y mi recomendación para minimalistas existenciales es centrarse en lo esencial: explorar, aprender de otras personas, reflexionar y escribir. Los lectores vendrán por añadidura. Como escribió Emerson, se abrirán camino para buscarte:

Si un hombre tiene buen maíz o madera o tableros o cerdos que vender, o puede fabricar mejores sillas o cuchillos u órganos de iglesia que cualquier otro, la gente se abrirá paso a través de un camino de cabras aunque esté en medio del bosque.

Ralph Waldo Emerson. Fuente: Wikipedia.

¿Que costes te ahorras?

  • No tengo estudiar el mercado para conocer sus necesidades. Me basta con conocer mis intereses, inquietudes, pasiones y escribir sobre ellas.
  • No tengo que diseñar un blog adaptado a los gustos de nadie.
  • No tengo que localizar nichos de mercado. Los que encuentren valor en lo que escribo me leerán. 
  • No tengo que vigilar a la competencia.
  • Me olvido de la optimización de buscadores y de las estadísticas de visitas.

¿Te importa un rábano lo que piensen los lectores?

No, no me importa un rábano. De hecho, me preocupo por explicarme con claridad y cuido la presentación y el lenguaje. Pero no adapto mi mensaje a los lectores, sino que son los lectores los que se adaptan leyendo o  ignorando lo que escribo.

Dicho esto, me gusta saber lo que piensa el tipo de gente que se siente atraída por lo que escribo.

¿Pero de verdad no te importa que te lean?

Sí, me importa. Si escribo un blog en vez de un diario personal es porque quiero me lean e interaccionar con gente. No carezco de ego y obtengo satisfacción en que la gente encuentre valor en lo que escribo.
Pero como mi atención y tiempo son limitados, prefiero dedicarme a producir contenido de calidad según mi criterio y reducir al mínimo la promoción. Quiero que la promoción sea un subproducto natural de estar interesado por el mundo y conectado con personas afines.

Tienes twitter (@homominimus); además, se te ha visto consultar compulsivamente las estadísticas de visitas al blog ¿No eres un poco hipócrita?

Sí, pero solo un poco.

8 pensamientos en “Marketing minimalista para mi blog

  1. Ivan Entusiasmado

    Interesante artículo. En cuanto a la hipocresía, es como no, una hipocresía minimalista.
    En el fondo a todos los que escribimos, nos encantaría tener más visitas y comentarios. Lo cuál es bastante lógico. Es como si un goleador quiere meter más goles, un casanova conquistar más mujeres o un vendedor de coches vender un coche más.
    Si a cualquiera le dieran la opción de aumentar sus visitas sin esfuerzo lo aceptaría de inmediato. Así que la cuestión no es si lo deseas, sino qué estás dispuesto a hacer por ello. Y si esa actividad en sí misma te reporta algún tipo de satisfacción.
    Un saludo.

    Responder
  2. Flames

    Muy sincero. Muy valioso.

    Y además hoy el tema me interesa especialmente porque estaba dándole vueltas a temas muy similares.

    Gracias.

    Responder
  3. Pingback: TU MIRADA ME HACE GRANDE | Aprendizaje Y Vida

  4. Pingback: Mis metas para este blog | Homo Minimus

  5. Pingback: 5 razones que no conocías para dejar de leer este blog | Homo Minimus

  6. Pingback: Cien maneras de enganchar a los lectores de tu blog | Homo Mínimus

Si comentas recibirás treinta latigazos; si no comentas recibirás treinta latigazos.

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s