Habitación minimalista de la conciencia

En Reduzco el input ya tomaba medidas minimalistas que suponían una reducción drástica de los impactos informacionales del entorno. Pero el problema es que si cortas el impacto informacional te quedas a solas con tu mente de mono, que a su vez es otro origen de malestar e infoxicación.

¿Qué se puede hacer?  Mantengamos la  habitación de la conciencia lo más diáfana y libre de pre-ocupaciones y post-ocupaciones posible, centremos nuestra atención deliberadamente en el objeto u objetos de atención elegida y sumerjámonos en el presente. Esto no implica abandonar la preparación del  futuro, ni el dejar de  analizar para aprender del pasado, sino evitar conjugar desproporcionadamente estos tiempos en la mente.

En Superficie lunar de nuestra conciencia nos preguntábamos sobre la posibilidad de solucionar el dilema entre el caos de la Mente de mono y el influjo desproporcionado de los medios de comunicación, los cuales empleamos para controlar  ese caos mental y proporcionarnos descanso o distracción.

En Reduzco el input ya tomaba medidas minimalistas que suponían una reducción drástica de los impactos informacionales del entorno. Pero el problema es que si cortas el impacto informacional te quedas a solas con tu mente de mono, que a su vez es otro origen de malestar e infoxicación.

¿Qué se puede hacer?  Mantengamos la  habitación de la conciencia lo más diáfana y libre de pre-ocupaciones y post-ocupaciones posible, centremos nuestra atención deliberadamente en el objeto u objetos de atención elegida y sumerjámonos en el presente. Esto no implica abandonar la preparación del  futuro, ni el dejar de  analizar para aprender del pasado, sino evitar conjugar desproporcionadamente estos tiempos en la mente.

De la misma manera que abogo por una reducción del número de tareas y compromisos y el centrarse en lo  esencial en cada momento, también abogo por la reducción de los objetos mentales en la conciencia (emociones, pensamientos, deseos, etc.) y el evitar que proliferen descontroladamente y decidan el curso de la acción.

Mantener una decoración minimalista en el primer plano de la conciencia parece algo  difícil y hasta antinatural, pero es alcanzable, y hay muchas y variadas maneras de hacerlo.  La primera de ellas es el cultivar un potente Yo observador, una parte del yo que es consciente en cada momento de los contenidos de la conciencia y que a  su vez mantiene la atención en las intenciones o metas que nos hemos propuesto.  Hay una milenaria tradición de regulación de la atención en forma de prácticas meditativas que nos puede ayudar a iniciar el camino.

A diferencia de la creencia popular, la meditación no consiste en “dejar la mente en blanco” o en “no pensar en nada”, cosa por otra parte imposible, sino en elegir el objeto de la atención y aprender a regular la atención, que dirige la  entrada de  contenidos en la conciencia. Si regulas tu atención ya has dado el primer paso en el control de tus estados mentales y por tanto de tu vida.

4 pensamientos en “Habitación minimalista de la conciencia

  1. Pingback: Un sitio para cada cosa y cada cosa en su sitio « Homo Minimus

  2. Pingback: Simplicidad y complejidad por capas « Homo Minimus

  3. Pingback: Arquitectura y decoración de interiores del minimalista existencial « Homo Minimus

  4. Pingback: Patrocínate a ti mismo « Homo Minimus

Si comentas recibirás treinta latigazos; si no comentas recibirás treinta latigazos.

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s