Las mujeres, el amor y la vida

 Y las cosas de los hombres, el amor y la vida se las dejo a mis criadas.

—Madame de Champollion, filósofa de alcoba y noble francesa del siglo XVII.

 

Hola, soy el doctor Amor. Estoy aquí para ayudarte.

Seguramente, como casi todas  las mujeres, te has pasado la vida buscando el amor de tu vida.

Desde la adolescencia, y puede que antes, cuando jugabas a las casitas y las cocinitas, estás obsesionada con encontrar a tu príncipe azul o  tu latin lover moreno o a tu danés de pelo amarillo  o  tu gurú de ojos azules, para terminar, como siempre, topándote con el enésimo sapo verde.

Tus amigas han sido las aliadas más implacables en el fuego del amor, el juego de la conquista, de la caza…; perdón, de la pesca, olvidaba que los hombres somos los que cazamos y las mujeres las que echáis la caña y esperáis a que piquen los peces gordos.

Te han dicho que siempre hay un roto para tu descosido. Y has perseverado. Has buscado sin encontrarlo. Sin encontrarlo del todo. Creyéndolo encontrar pero decepcionándote a las dos o tres estaciones de haber subido al tren del romance.

Tus amigas, si es que se puede hablar de amistad entre mujeres, (y entonces también tendríamos que hablar de inteligencia militar, del níveo carbón o del tiburón samaritano), tus amigas digo, han sido tus confidentes y tus guías en esta búsqueda del santo grial.

Desde que tienes diez, once, doce años a lo sumo, has consagrado tu vida a captar la atención, el interés, la decisión y la acción de tu caballero de la brillante armadura.

Ya, ya sé que tú eres una chica de tu tiempo, una mujer de hoy, que eres muy libre, que eres muy mujer, que estás por encima de los mitos románticos, que conoces mucho mundo y has viajado a Tailandia o Turquía o Albacete y vivido al máximo… Ya. Lo sé, eres astuta, tienes inquietudes, eres más lista que los ratones colorados, no te has caído de un guindo, no naciste ayer.

No dudo que el sexo débil es también el sexo listo. O el sexo listillo, más bien, por lo que expondré a continuación.

 Ya, ya sé que los hombres no se enteran de nada, que no entienden nada, que son cerdos cuando no son príncipes, que todos van a lo mismo: a lo suyo en vez de a lo tuyo, ¡cuán egoístas!, tú en cambio siempre vas a lo mío, ¿a que sí, princesa?

Serán pánfilos, no se enteran de nada, serán zorros disfrazados de corderos, serán la repanocha o el objeto de tus desvelos. Los hombres son un mal, pero un mal necesario, te guste o te disguste, los adores o los maldigas. Están aquí para quedarse, son un mal imprescindible (¿no es así? Dime, ¿de qué hablas con tus amigas cuando no hay hombres delante?) y seguirán ocupando las pantallas mentales de tu cráneo hasta el primer embarazo o la menopausia. Hasta la menopausia y más allá que dijo  Lucy Lightyear. ¿O era Buzz? Es verdad, Lucy era la mona. Aunque te vistas de seda, mona te quedas. 

 

Lucy
Lucy

 

Estoy aquí para comunicarte una verdad desagradable: todo lo te han enseñado sobre los hombres en tus conversaciones con tus pares, lo que has leído en las revistas femeninas y aprendido en algunas películas románticas, es erróneo.

 

verdades incómodas
Verdades incómodas

   

En el principio…

Empezaré por el principio, amiga, (¿puedo llamarte «amiga», ahora que te sientes más cómoda en mi presencia y te estás ciscando en mis muertos?). Empezaré por el principio:

En el principio, creé los cielos y la tierra…

  La tierra estaba desordenada y vacía, y las tinieblas estaban sobre la faz del abismo y mi espíritu se movía sobre la faz de las aguas…

Y dije  «¡Sea la luz!», y fue la luz.

   

¿Pretencioso? ¿Me estoy pasando? ¿Acaso no soy un Dios solo por ser un hombre? 

¿He captado tu atención?

 Pues deja ese puto té verde con pastas y lee con atención lo que tengo que decir.

 

 

El té es para las mujeres de verdad, no para las niñas sin cerebro. Y hasta que no entiendas lo que he venido a decirte no tienes derecho a despegar tus ojos de esta página. ¿Capisci?

  Así me gusta, que seas obediente. Necesitas una voz con autoridad en tu vida. ¿Acaso no te gustaban los hombres un poco canallas?

Sigamos.

 

Cómo NO captar la atención de los hombres

Crees que haces lo necesario para captar la atención, el favor y los recursos atencionales, materiales y afectivos del hombre que te gusta. Consultas las revistas, los blogs de chicas listas  que te hacen sentir una mujer liberada de hoy en día, y todo lo que dicen resuena como cierto en tu corazón. Y sobre todo, confías en el juicio de las mujeres de tu grupo de referencia: crees que has de vestir así o asá, dejarte el pelo así o asá, hacerte la dura o la blanda así o asá, y crees que tu aspecto es el elemento fundamental para captar a un hombre, o, si eres más «espiritual», que todo depende de tener mucha autoestima y quererse mucho.

 Por eso dedicas desde que tienes uso de razón a buscar la prenda que más te favorece a desfallecer por tu peso y  el 80% de tu tiempo libre consciente a fantasear y diseñar tácticas y estrategias para seducir a tus víctimas y  mantener tu control una vez que lo has conseguido.

Pero no te lo reconoces, no te lo reconoces porque todo lo que haces es por amor; y en el amor y en la guarra todo está permitido, te sale solo, porque sí. Te molesta ser objeto del engaño y la manipulación pero tú te pasas la vida manipulando tu aspecto para conseguir el favor de los hombres.

No estoy aquí para moralizar, soy un simple notario de la realidad. Soy del gobierno, estoy aquí para ayudarte. Lo que importa es lo siguiente: ¿Lo estás haciendo bien para alcanzar tus fines?

 Pues sí, en parte lo estás haciendo bien. Tienes razón en una cosa: el atractivo físico es el elemento número uno en la lista de prioridades del hombre. La biología y la psicología evolucionaria te dan la razón. Si quieres dejar de leer pornografía emocional para mujeres (50 sombras de Paco, por ejemplo) y culturizarte, te recomiendo que leas un libro, un solo libro, que cambiará tu visión ingenua, diría que infantil, sobre las relaciones entre hombres y mujeres; ¿es pedir mucho que leas un libro?

El libro que te abrirá los ojos es La evolución del deseo. Estrategias de emparejamiento humano de David Buss. Siempre lo recomiendo a mis pacientas más acérrimas.

 

La evolución del deseo
La evolución del deseo

 

Ese libro sustituiría con éxito la comida basura pseudopsicológica que llevas oyendo y leyendo toda tu vida.

Pero este artículo no es un tratado, este artículo es una llamada a las armas. A las armas de mujer. Y no son las que crees. No son SOLO las que crees.

Te señalo un grave error: te vistes o cuidas o adaptas tu personalidad para gustar a tu competencia, a tus «amigas», a tus conocidas.

Por supuesto, crees que te vistes para gustar a los hombres, pero si lo piensas bien sigues el dictado de la moda, de los modelos femeninos que te rodean y desperdicias gran parte de tu hacienda y tu tiempo en ello, en adaptarte al ideal de tus amigas y de las revistas femeninas.

Quizá me digas que no, que te vistes para «gustarte a ti misma», para sentirte bien. Entonces, si dices esto, tienes un gran problema, Houston, tienes un gran problema: no te conoces, no sabes nada de  psicología femenina, te falta capacidad introspectiva, te falta la empatía con la persona que más lo necesita: tú misma.

Deberías buscar gustar al hombre que elijas, NO intentar estar a la altura de las mujeres con las que compites, ni aunque lo disfraces de «gustarte a ti misma». Este es tu primer error.

¿No me estoy contradiciendo? Por un lado te digo que el atractivo físico es lo fundamental, y por otro lado te digo que seguir los dictados de la moda y de tus competidoras es un error. ¿Por qué?

 

Cómo captar la atención de los hombres

 Porque a los hombres les trae al pairo que estés a la última, que uses tal o cual marca de pantalón o de maquillaje o que seas un poco más elegante que tu vecina o tu amiga o tengas unos pechos algo más voluminosos. El atractivo físico para un hombre es una simple cuestión de mínimos, es un umbral o límite  que tienes que superar. Los amigotes suelen decir que no hay mujer fea sino falta de copas, todos sabemos que según pasan las horas de la noche bajamos los estándares…

Pero si estás buscando una pareja estable, el amor de tu vida, o simplemente «un» amor (y esto significa también estable), no vas a ir bares de copas y  esperar a las cinco de la madrugada hasta que tu objetivo baje los estándares. Quieres que cuando te despiertes por la mañana, el dinosaurio siga estando allí y no haya huido quemando rueda porque tiene una cita urgente en San Petersburgo.

La industria de la moda y el marketing conspiran contra ti y te intentan convencer de que necesitas el cuerpo perfecto, los zapatos maravillosos, el bolso cool, los pantalones superajustados. Tus amigas y otras competidoras refuerzan ese concepto y te convencen de que para gustar tienes que gustarles: a ellas y al diseñador homosexual que no conoce mujer (en sentido bíblico). Si no, te critican, te vilipendian y dañan tu reputación. 

Y no me digas que esto que digo es para mujeres vacías distintas a ti, porque ocurre lo mismo en cualquier grupo social: me da lo mismo que seas geek, que seas emo, que seas gótica o una chica progre creativa y liberada.

Nadie está exento de la influencia social. Nadie. Yo no lo estoy, tú no lo estás, ellas no lo están. En algunas mujeres  será la ropa, en otras será la conducta sexual desinhibida, en otras los viajes a lugares exóticos, pero todos nos guiamos por el estilo de vida que fabrican para nosotros las marcas y la cultura de nuestro nicho social.

Basta ya. Se acabó.

Tienes que gustar a un hombre de carne y hueso: un hombre que tiene unos estándares mínimos de atractivo, por supuesto, pero estos son mucho más simples de lo que crees: quiere que estés sana, que seas agradable, que estés razonablemente en forma, que estés viva en cuerpo y espíritu, no que seas una modelo de revista o tengas la técnica sexual de una oiran (temas a los que las revistas femeninas dedican el 90% de su espacio).

Y poco más necesitas desde el punto de vista del atractivo físico. Cada hombre  tendrá el umbral en un punto más o menos alto, pero pasado el umbral el atractivo deja de ser lo relevante en una relación con vocación de largo plazo.

Hay una gran verdad que quizá olvidas: los hombres son personas. No son simples animalitos simplones que hay que someter a tus encantos.

Me gusta porque es simple
Los simples estamos de moda

   

Los hombres son personas con anhelos, con deseos, con creencias, sentimientos, con temores y vulnerabilidades y con curiosidad, no solo sexual, también intelectual. Quieren tener a su lado a una mujer con la que hablar y conversar, sorprenderse de cuando en cuando, y con la que aprender y sentirse a gusto.

Es cierto que la mayoría de los hombres parecen no buscar eso. Puede que no lo busquen porque se sentirían inferiores o porque no tengan mucha seguridad en sí mismo. Pero… este no es el tipo de hombres que deseas para ti. ¿Me equivoco? Por supuesto que no.

Lo más habitual es que los hombres no lo busquen, no porque no lo deseen, sino porque es difícil encontrarlo, porque es terriblemente extraño encontrar una mujer que no sea del montón.

Pregunta del millón: ¿qué haces para acicalar tu mente?

Y aquí está la pregunta del millón: ¿qué haces para acicalar tu mente? ¿Dedicas tanto tiempo a cultivar tu espíritu como el que dedicas a tu pelo o a tu trasero o a la ropa que vistes o las técnicas de manipulación psicológica que lees en el Cosmopolitan o el blog de turno?

Si quieres conquistar a un hombre necesitas más armas. El físico solo no te sirve. Necesitas ser interesante. Y para ser interesante tienes que interesarte por algo más que tu ombligo y tu tempestuosa (pero aburrida) vida emocional o  afectiva.

Por ejemplo, ¿qué sabes de transhumanismo y la singularidad  o de Kierkegaard y el existencialismo o de tratamiento de residuos orgánicos o sobre el concepto de ikigai o sobre ciencias de la complejidad y urbanismo?  ¿Nada? ¿Algo?.

 

Transhumanismo
Transhumanismo

   

No importa que sepas de tal o cual disciplina en concreto, lo que importa es que seas una mujer inquieta que sienta curiosidad por lo que pase en el mundo y que pueda hablar e interesarse por un montón de temas más allá de los viajes, los lugares de moda, las comidas y quién se acuesta con quién.

 Esa curiosidad se reflejará en tus palabras y tu estilo, y  hará que el dinosaurio quiera despertarse en la cama de la dinosauria y quedarse un rato.

Conozco pocas mujeres que lean libros antes de salir de marcha, en cambio todas pasan horas arreglándose y cuidándose hasta el último detalle. ¿Por qué no lees más libros o haces más actividades creativas como calentamiento o preparación para el sábado noche?

No lo haces porque nadie te dice que lo hagas, nadie te mira mal si no sabes quién es Karl Popper o si no sabes tocar el piano o si no dibujas un cuadro o si no escribes un blog o si no tienes ideas propias. La mayor parte de las veces crees que te sirve con ser simpática, sonreír y mostrar tus encantos físicos. Pero me temo que estos solo te servirán durante un tiempo, uno muy corto.

Hay una razón importante por la que nadie te exige que tengas una conversación interesante y seas interesante: no te lo dicen tus amigas y competidoras  porque son en general mujeres normales, no te lo dicen tus amantes porque no esperan que seas su mejor amigo, no te lo dicen las revistas femeninas porque se quedarían sin lectoras, no te lo dicen las firmas de moda porque no sabrían qué  venderte una vez que fueras una persona inquieta y curiosa que necesita muy poco o nada de dinero y de objetos físicos o viajes a Vietnam para sentirse viva.

Explorar el mundo es muy barato. Los libros están en las bibliotecas disponibles, la cultura es casi gratis, las causas sociales y políticas están ahí fuera, las conversaciones con gente interesante  las tienes a tu disposición, si empiezas a mirar más allá de lo epidérmico. Etc. Ya me sigues.

 

La respuesta: sé singular

 Dicen que las mejores cosas de la vida son baratas. Sí, lo son, pero no son fáciles. Requieren esfuerzo.

Y este es mi reto para ti: conviértete en alguien singular con el que otro ser humano le guste conversar, sé algo más que un manojo de hábitos y una colección de lugares comunes.

La singularidad está cerca

 

Empieza a vivir para alguna causa elegida por ti, ocúpate por algo más que tu bienestar emocional o tu éxito o deséxito con los hombres, y un mundo nuevo aparecerá ante ti.

Interésate  genuinamente por la realidad externa y serás interesante.

Puede que te quedes para vestir santos si sigues mi consejo. No lo descarto. Pero al menos serás alguien con quien apetezca tomar un café y mantener una larga conversación.

Y si lo piensas, ¿no es acaso el amor una larga conversación?

 

Proyecto El perdido arte de la conversación

argument2

Todos los artículos y podcasts del Proyecto El perdido Arte de la Conversación

41 comentarios sobre “Las mujeres, el amor y la vida

  1. jajajaja buen artículo Hommo M! raro en ti hablar del amor y de las mujeres, y más después de tu última publicación.
    Igualmente que concepto tienes de las mujeres y sobre todo del macho alfa, tú crees que hay muchos hombres que puedan sostener tener a una mujer delante hablándole del secreto de de la felicidad en Japón, del existencialismo, del embodiment, o del calentamiento de los polos sin un buen escote????
    Das por sentado que queremos conquistar al hombre, qué tipo de hombre además? tú, mujer, cultiva tu mente, que yo ya veo futbol… ni todas las mujeres leen revistas femeninas, ni todas quieren casarse, ni aguantan a tios que no esten a su altura.
    Que sí, que el romanticismo ha hecho mucho daño, y el patriarcado, y el machismo, etc. pero no todas las mujeres de este mundo son como las retratas. Hay mucha mujer brillante, inquieta, curiosa, divertida, inteligente… que no sabe dónde encontrar hombres con los que tener una conversación de altura.
    Para cuándo tu segundo artículo: Los hombres, el amor y la vida.

    contigo sí se puede quedar, doy fe que no te aburres. saludos y gracias

    1. La gente que lee este blog no tiene nada que ver con el tipo de mujer al que dirijo este artículo. Eso lo tengo claro. Este blog es para la aristocracia femenina y masculina, para un tipo de gente selecta autoseleccionada.
      Salud y saludos.

  2. No he leído el articulo, porque el tema me parece infinito de aburrido además de viejuno. De hecho me inclino a pensar que muestra más frustración que otra cosa en plan ¡dejad de hacer esto mujeres (que a mi no me mola)! ¡Haced lo otro y no seáis lo que creoque sois, unas obtusas! Bla bla). Qué cansinez y que matraca tenemos q aguantar. A las mujeres: si todavía estáis a tiempo, quedaros solteras, estaréis más felices (demostrado por lo visto en un estudio de chichinabo de un tío economista-whatever-) y tendréis por lo menos 27 horas para vosotras más a la semana, sin contar lo que os ahorráis en dejar de estar pendiente del ego del ¡oh hombre, el que nos da valor! que eso da más curro que un crío de 5 años. Y luego ya si acaso cada uno en su casa y dios en la de todos.

  3. «El amor, las mujeres y la vida» es un libro de poemas recopilatorio de Mario Benedetti. El título se inspiró en otro libro de Schopenhauer, conocido misógino, llamado «El amor, las mujeres y la muerte». Un resumen de este último respecto al tema de las mujeres tomado de la wikipedia:

    https://es.wikipedia.org/wiki/El_amor,_las_mujeres_y_la_muerte#Las_mujeres

    […] Las mujeres.
    Schopenhauer después prosigue a señalar que la mujer tiene una inteligencia menor en comparación a la del hombre, una especie de “miopía intelectual”. Son las mujeres las que no se pueden analizar de manera amplia un tema o situación, sino de manera muy corta y en un tiempo presente. El filósofo dice que son menos capaces en el arte, que son mentirosas y traidoras. Las mujeres por lo tanto no están destinadas a los grandes trabajos o labores del mundo. Su único propósito, de acuerdo con Schopenhauer, es el de la reproducción de la especie. “No debería haber en el mundo más que mujeres de interior, aplicadas a los quehaceres domésticos, y jóvenes solteras […] que se formasen […] no en la arrogancia, sino en el trabajo y en la sumisión”.

    Mario Benedetti, como buen poeta, es mucho más benevolente con la especie femenina; es, como dice Pablo, de Historias Minimalistas, «una respuesta vitalista y feminista» al libro del alemán . El artículo de Pablo está muy bien: https://www.historiasminimalistas.com/2017/10/poemas-de-mario-benedetti/

    El tema del artículo es sin duda «viejuno», aunque yo prefiero decir «eterno».
    Mi ego no es grande, es inflado (lamentablemente), pero estoy trabajando en ello.

    P.D. me resulta fascinante que alguien pueda molestarse en escribir un comentario tan largo y jugoso basándose solo en el título. Cuando me señalas con tu comentario, con un dedo me señalas a mí, pero con los otros tres te estás señalando a ti.

  4. Me ha gustado Homominimusal, al menos porque aunque sea tema viejuno como dicen algunos, hace pensar a muchas y muchos. Con esta ola de feminismo desenfrenado que cansa hasta a las del mismo género, hace bien pensar que el amor es algo más que el físico la moda y pasar un rato. Aunque habrá muchos que con eso les baste, que no lean un libro en su vida y espero que se encuentren y sean felices juntos. También acabar con lo socialmente bien visto o «normal» es complejo… Cuando decides tomar el camino menos común serás cuestionado xq obligas a otros a pensarlo al menos… ¡Enhorabuena por los golpes de humor! Si no podemos reírnos de nosotras mismas… Mal vamos… Besos y abrazos

  5. Háztelo mirar…
    Las mujeres son mucho más lectoras y curiosas que los hombres.
    No me esperaba leer ésto de tí.

      1. El retrato del mundo femenino que te has currado aquí es de vergüenza ajena.
        El anhelo que describes por conseguir a un Sr. suena a empacho de esas películas… «españoladas», que ya entonces eran una parodia.

        El poner en duda la amistad entre mujeres es como poco casposo, cuando la mayor red de solidaridad creada nunca es entre las mujeres de cualquier comunidad.

        Y querer hacer ver que deberían leer y cultivarse más para tener mejor conversación…
        A nadie le hace daño más cultura, pero dirígete al colectivo que más lo necesita.
        No es precisamente a las mujeres a quien deberías dirigir ese mensaje.
        Desde que se tienen datos, somos más lectoras, más curiosas, con más estudios y tenemos mejores notas.
        Es un hecho.

        El tono paternalista en que envuelves todo tu texto es el remate.
        ¿Necesitabas un repunte de audiencia y has querido provocar?
        No te creía así.

  6. Mónica, gracias por los detalles, ahora me hago una idea más certera del origen de tu desagrado.
    Paso a responder a algunas de tus opiniones e impresiones.

    «Retrato de mundo femenino»: más de una se siente reflejada en este retrato no exento de caricatura. Lee el comentario de Miss Sunshine más arriba por ejemplo.

    Pongo en duda la «amistad entre mujeres»: sacrilegio. ¿En qué estaría yo pensando?

    «Anhelo por conseguir a un señor»:
    solo soy un notario de la realidad, lo describo, me parece lo más natural del mundo para una mujer. Para el hombre, hay también anhelos muy naturales, pero el artículo no iba esta vez sobre los hombres.

    «A nadie le hace daño más cultura, pero dirígete al colectivo que más lo necesita»:
    me dirijo al grupo, colectivo o individuo que en cada momento me plazca. Ahora me dirijo a ti, como individua, no como representante de ningún colectivo. Mañana igual me dirijo a los homosexuales, los judíos liberales o las recepcionistas o a alguna persona en particular que se me antoje.

    «Tono paternalista»:
    el 17% de mis artículos tienen ese tono. Algunos dirían que petulante. Pero esto es un argumento contra el tono que para mí no tiene mucho valor. Puedes leer en el siguiente artículo algunas maneras más valiosas de estar en desacuerdo (te adelanto que como mucho estás en el nivel 2 o el 3, y hay niveles superiores hasta el 6, tienes mucho margen de mejora):

    https://homominimus.com/2018/10/03/como-mostrar-el-desacuerdo-jerarquia-de-desacuerdos/

    De todas formas, no creo que estuviera argumentando o defendiendo ninguna posición directamente. Me limitaba a prescribir una conducta, a dar un consejo a las mujeres que están buscando una pareja estable, a recomendarles un cambio de estrategia.
    Ese consejo está basado, obviamente, en algunos hechos biológicos, psicológicos y sociales, pero no entro en detalle; eso sí, aporto una excelente referencia en el libro de David Buss La evolución del deseo, estrategias de emparejamiento humano.

    Si tú lees un fragmento de El Quijote antes de salir de fiesta por la noche, ¡bien por ti!, no digo que no haya mujeres que lo hagan, solo que son escasas y que la inversión de la mujer media en cultura y en acicalar su mente es ridícula en tiempo y dinero en términos comparativos respecto a lo que gastan en ropa y acondicionamiento físico.

    «No es precisamente a las mujeres a quien deberías dirigir ese mensaje. Desde que se tienen datos, somos más lectoras, más curiosas, con más estudios y tenemos mejores notas. Es un hecho»:
    una vez más, yo dirijo el mensaje a quien me place cuando me place.
    Las mujeres leen más, sacan mejores notas, eso es un hecho. También viven más años (unos 5 años más en España), van menos a la cárcel (solo un 7,48% de la población reclusa según datos del 2017) . Las mujeres, en general, son buenas cumpliendo normas, son más cumplidoras y disciplinadas y corren menos riesgos, eso se refleja en los resultados educativos y en los porcentajes de población reclusa.

    Hay muchos otros hechos sobre los valores extremos de inteligencia (por ejemplo, el doble de niños superdotados que de niñas en España; y mucho más del doble para coeficientes intelectuales superiores a 150) , sobre porcentaje de premios nobeles y sobre resultados en ciencias, matemáticas y casi cualquier especialidad profesional en la que las mujeres no quedan por encima, sino a bastante distancia.

    Pero… una vez más, este no era el tema del artículo. Creo que este comentario tuyo es una digresión a la que ni siquiera me habría tenido que molestar en responder.

    «¿Necesitabas un repunte de audiencia y has querido provocar?»:
    No, no lo necesitaba. Por el momento, no vendo nada.
    Aunque mi inflado ego, a decir verdad, siempre necesita que repunte la audiencia.
    No, no se trata de provocar por provocar. Sí que quiero entretener y que la gente lea lo que escribo, pero más que provocar quiero ayudar a la gente con mis consejos. En este caso, quería ayudar a las mujeres en edad de merecer a reorientar sus estrategias y tácticas de búsqueda de pareja. Espero haberlo conseguido con algunas.

    Si no te gustó este artículo, tampoco te gustarán los siguientes. Creo debes decidir a quién leer basándote en tus valores y en información correcta, así que espero ayudarte con las siguientes referencias:

    Artículo. Cómo convertir a tu mujer en minimalista. Tampoco gustó a algunas personas.

    https://homominimus.com/2013/04/20/como-convertir-a-tu-mujer-en-minimalista/

    Podcast. Conversación con el señor entusiasmado: corrección política y marxismo cultural.
    Este podcast te indignará bastante más que el artículo. Lo puedo asegurar.

    https://homominimus.com/2018/10/26/conversacion-con-el-senor-entusiasmado-correcion-politica-y-marxismo-cultural/

    Artículo-lista: Cien maneras de iniciar una conversación con una mujer.
    Seguro que encuentras 30 o 40 micromachismos y un tufo a heteropatriarcado (¡disfruta!):

    http://homominimus.com/2014/11/30/-cien-maneras-de-iniciar-una-conversacion-con-una-mujer

    Si todavía te quedan dudas, aquí hay un artículo invitado de un lector de este blog sobre las Cien cosas que no le gustan de mí. Creo que se pasa, pero seguro que tiene algo de razón:

    https://homominimus.com/2018/10/09/al-menos-cien-cosas-que-detesto-de-homo-minimus/

    Es probable que leas el blog desde hace no mucho tiempo y por eso he defraudado tus expectativas. Te gustó una muestra de lo que escribía, pero no eras consciente de que esa muestra no era representativa.

    Y hasta aquí mi respuesta. No puedo seguir escribiendo mucho más porque en cuarenta minutos empieza el Shabbat y tengo que hacer los preparativos. Un cordial saludo.

    ¡Shabbat shalom!

    1. Para menospreciar tanto mi criterio tu respuesta muy elaborada. Gracias.
      No quiero crear más polémica.
      Me interesa el minimalismo.
      Discutir no lo es.
      Tus propuestas eran interesantes.
      He aprendido que presupongo demasiado.
      Que se puede ser evolucionado asimétricamente.
      Minimal y misógino es compatible.

      Y como tú blog ya lleva otros derroteros, esperaré lo justo para no salir sin escuchar tu respuesta o tu silencio y seré baja.
      Gracias por lo disfrutado hace tiempo y mucha suerte.

  7. No sé de dónde sacas que soy misógino.
    Un poco de sentido del humor te vendría bien, Mónica. Es signo y causa de salud mental.
    Buena suerte también para ti.

  8. No sé en realidad para qué hacer un artículo sobre tu apreciación de las mujeres, dándoles consejos y demases, si consideras que no son el público que lee este blog. Lo único que ha conseguido es desagradar, por lo menos a mí, considero que es una ofensa al género femenino en general. Nunca ha sido mi máxima meta buscar un hombre ni mucho menos, son tantas cosas en las que no concuerdo que ni sé cómo ni me dan ganas de ordenarlas acá. Esto parece como escrito por un hombre de las cavernas… muchas de las cosas que describes tienen un trasfondo mucho más profundo, nos dejas como unas huecas descerebradas. Justo había leído tu último artículo y me había encantado. Ya qué más da. Saludos.

      1. Qué hombre más mal educado y desagradable. Si algo tengo muy claro, es que jamás se me ocurriría salir con alguien de tu tipo, lleno de petulancia y egocentrismo, ahórrate mejor tus consejitos. No leeré tu respuesta, si es q la hay, porque no me interesa leer otra pesadez de tu parte. Llego hasta acá. Adiós

  9. Mario no es misógino, ni mucho menos, es un hombre muy divertido e inteligente, trabajador, loco, extremista, apasionado por aprender cosas nuevas, arrebatadoramente atractivo, que, a lo mejor, necesita que alguien lo quiera tal y como es.

  10. » Artículo. Cómo convertir a tu mujer en minimalista. Tampoco gustó a algunas personas.» lol
    He conocido a gente que ha intentado: cómo convertir a tu mujer en musulmana, en cristiana ortodoxa, en católica, en atea, en ama de casa, en buena madre, en guapa, en arreglada, en menos arreglada, en maquillada, en austera, y la lista puede continuar. Bueno, entiendo que has llenado tu vacío existencial con minimalismo y convirtiéndote al judaísmo pero vamos, si no tienes amor en tu vida, no podrás cambiar a nadie y a nada. No sé ni cómo puedes mantener la cordura.

  11. Por qué tienes que guardar el Shabbat cuando tienes el Domingo como día de descanso. ¿Por qué no vas el domingo a la iglesia a rezar? ¿Por qué no guardas reposo el domingo? Si eres español, serás católico por tradición. Cambiar de religión es uno de los pecados más grandes que hay pero entiendo que los católicos se han apartado muchísimo del significado real del cristianismo a partir del 1054. Guardar reposo el domingo es casi lo mismo que el Shabbat pero muchísimo mejor. Los judíos y los musulmanes no conocen el término de libertad como se da en el cristianismo. El Shabbat es meramente una lista larguísimas de prohibiciones, qué tontería. Mientras que en el cristianismo, la lista se basa más en lo que tienes que hacer. A mí esto de apagar el móvil durante un día me parece una muestra de egoísmo. ¿Y si le pasa algo a tu hermana o hermano? No vas a coger el teléfono porque ha empezado el Shabbat. Pff, Mario, wake up, dude. No metas en sectas. Vuelve a tus raíces. ¡Hazte torero! :))

    1. Por qué tienes que guardar el Shabbat cuando tienes el Domingo como día de descanso. ¿Por qué no vas el domingo a la iglesia a rezar? ¿Por qué no guardas reposo el domingo? Si eres español, serás católico por tradición. Cambiar de religión es uno de los pecados más grandes que hay pero entiendo que los católicos se han apartado muchísimo del significado real del cristianismo a partir del 1054. Guardar reposo el domingo es casi lo mismo que el Shabbat pero muchísimo mejor. Los judíos y los musulmanes no conocen el término de libertad como se da en el cristianismo. El Shabbat es meramente una lista larguísimas de prohibiciones, qué tontería. Mientras que en el cristianismo, la lista se basa más en lo que hay tienes que hacer. A mí esto de apagar el móvil durante un día me parece una muestra de egoísmo. ¿Y si le pasa algo a tu hermana o hermano? No vas a coger el teléfono porque ha empezado el Shabbat. Pff, Mario, wake up, dude. No te metas en sectas. Vuelve a tus raíces. ¡Hazte torero! :))

    2. Respuesta a «El Shabbat es meramente una lista larguísimas de prohibiciones, qué tontería»:

      Primero de todo: son solo 39 prohibiciones.
      Segundo: tus seres queridos más cercanos han de estar contigo en el Shabbat, así que no tienen necesidad de llamarte por teléfono. Pueden hablarte cara a cara.
      Tercero , no es cierto que el Shabbat no sea positivo y solo sea una lista de prohibiciones; es positivo, pero para poder practicarlo hay que suspender las actividades que interfieren con él.

      […] Tu pregunta me recuerda una conversación que escuché el otro día, antes de la clase de natación de mi hijo.

      El instructor acababa de hacer su larga presentación introductoria sobre el placer y los peligros de practicar la natación. Y terminó diciendo: “¿Alguien tiene alguna pregunta?”

      Bobby, de diez años, levantó la mano. “¿Puedo jugar con mi Playstation mientras estamos en natación?”

      “No, Bobby”, le contestó el instructor. “No podemos llevar ningún artefacto eléctrico cuando estamos en el agua ….”

      “Y entonces ¿puedo llevar el ‘Scrabble’? Puedo jugar al ‘Scrabble’ mientras nado – no es un juego electrónico”.

      “No, Bobby. No creo que eso sea posible”.

      “Puedo usar mis nuevas botas de vaquero”.

      “No Bobby. No te recomendaría que usaras las botas de vaquero mientras nadas”.

      Y así siguió. Bobby quedó desilusionado cuando se enteró que no podía andar en bicicleta, tocar el piano, pintar el garaje o comer un sándwich caliente de queso mientras nadaba. Al final se fue enojado – total ¡quién necesita nadar si de todos modos lo único que ofrece es un montón de “no se debe”! Nadar no es un montón de “no se debe”. Nadar es una actividad positiva. Evidentemente, si vas a nadar, tendrás que suspender todo lo que pueda interferir con esta actividad.

      Fuente: https://es.chabad.org/library/article_cdo/aid/615785/jewish/Por-qu-en-Shabat-hay-tantas-prohibiciones.htm

  12. Buenos y biendecidos días.
    He leído este post y se me hizo conocido, pero no es problema si el autor piensa lo mismo.
    Siempre me ha gustado que todos expresemos sincera y libremente lo que sentipensamos, eso sí, las formas demuestran como quieres ser tratado y algo más,
    también a nuestraa creatividad , educación, ingenio…
    San Francisco dijo «solo dando se recibe’ , estoy de acuerdo con él , y me digo, lo que damos recibimos, y más todavía, las mujeres en general somos receptoras por excelencia, y los hombres, a veces a su pesar, son dadores.
    Han oído estas frases alguna vez? «Da a una mujer una casa y te devolverá un hogar, (…) dale tu semilla y te dará un hijo, (…) Pero dale problemas y te j…ras amigo.
    En la Cábala judía se habla mucho de la Vasija (femenino) y la Luz (masculino) quien quiere entender que entienda…
    También he visto algún comentario sobre el judaísmo de Homominimus, y aquí tengo que recordar que nuestras verdaderas raíces son judías, JESÚS ERA JUDÍO y guardaba la Ley, es más; ha venido a salvar a las «ovejas pérdidas de la casa de ISRAEL» Israel es el nombre de Jacob y que nadie se ofenda por lo de «ovejas» la comparación se debe a la cultura de aquellos tiempos y también Jacob era pastor. Esas ovejas son las almas judías diseminadas por todo el mundo y «oyen la voz de su pastor» no lo pueden evitar, (por cierto, si alguien aquí conoce algo de las ovejas, sabrá que reconocen la voz de su pastor y le obedecen )
    Por último; me alegro que haya hombres que quieran algo más de las mujeres que satisfacer sus instintos básicos; que cada oveja encuentra a su pareja 😏😊
    Se te quiere Homominimus tal como eres.
    Muack.

    1. Sí, Jesús era judío, por supuesto, y en el Nuevo Testamento dice claramente que no vino para cambiar la Antigua Ley sino para mejorarla. Él fue bastante progre para su época. El Cristianismo es la única religión que alza al hombre a la altura de Dios. Viene y sube los estándares. Para los cristianos, Jesús no es sólo un mero profeta, como piensan los judíos y los musulmanes, es el Hijo de Dios. Esta filosofía es bastante difícil de entender a día de hoy porque vivimos tiempos revueltos.
      En cuanto al día del sábado, también hay un pasaje en el Nuevo Testamento, como una breve historia que cuenta que mientras, un día de sábado, Él y sus apóstoles estaban andando, a los apóstoles les entra el hambre y empiezan a coger espigas de trigo para comer, y, obviamente, a los fariseos eso les parece muy mal, entran en cólera, porque, según ellos, en shabbat no tenías que hacer nada. Él dice que el Shabbat es para las personas y no viceversa. También destaca lo exagerados que llegaron a ser en aquella época, los judíos. Hay mucha gente, incluso hoy en día, en Israel, que pasa de trabajar, que vive a costa del estado, etc. Los así llamados judíos ortodoxos.
      Pero bueno, entiendo a una persona que es así porque ha nacido así, en una familia que es de esa manera. Pero a un español que desconoce su religión y cultura (aunque el catolicismo no creo que sea la mejor opción, ser ortodoxo sí que lo es porque sigue la tradición cristiana, los católicos han perdido la fé desde hace tiempo) y por moda decide seguir una confesión porque es cool, es minimalista, me parece un poco esnob.

  13. Este GRAN ARTÍCULO que mi alma necesitaba leer de una persona inteligente y divertida, ha sido para mi un placer (he pasado el enlace a mi hermano para su solaz).
    Son cosa que todo el mundo se da cuenta, pero pocos están capacitados para poner por escrito. Yo mismo he llegado a la misma conclusión y podría haberlo escrito, pero no tengo tu talento.
    Eres lo más incisivo, irónico que conozco, bravo por tí.
    Un saludo de Alberto Antonio

    1. Gracias maestro, me siento muy halagado, sobre todo viniendo de ti, porque eres una persona con mucho más mundo y sabiduría que yo.

  14. Te leo desde hace algunos años y este post me ha parecido casposo, machista y más paternalista de lo que nos tienes acostumbrados.

    Será que no conocemos todas y todos a musculitos que sólo leen las cajas de los cereales y nadie les dice que tienen que leer antes de salir a buscar pareja.

    Me pareció un tanto patético este post y no me lo esperaba de ti. (Lo siento por ti si es este tipo de gente o de mujeres a los que estas acostumbrado).

    «Mujeres leed antes de iros de fiesta, que evolucionen vuestros cerebros porque tanto estar pendiente de vuestra imagen os hace más superficiales y estúpidas que un botijo.»
    Pues gracias por esta generalización paternalista y machista hacia mi género.
    Lo mismo se podía aplicar al tuyo, pero bueno, igual la mayoría de tuyo no está desesperado como tu insinuar sobre las mujeres por buscar pareja. Vosotros con practicar el coito o digamoslo claro, echar un polvo, tenéis más que suficiente (yo tambien puedo generalizar como tu lo haces).

    Te recomiendo que conozcas más mujeres y cambies de entorno. A ver si se te baja un poco la misoginia. Estás muy mal.

    1. Estoy fatal, tan mal que cuando quieras escribir un artículo con tus estereotipos sobre los hombres estás invitada a hacerlo; también un artículo que refute o proponga otro consejo distinto al mío para mujeres. Yo lo publico en este blog tal y como tú lo escribas.
      Una vez más: no veo dónde encuentras mi misoginia. Yo, con este artículo, solo quería hacer una labor social y devolver a la sociedad parte de lo que he recibido de ella.
      Quizá sea un poco misántropo, eso sí.

  15. El falso estereotipo de que no existe la amistad entre las mujeres también es un concepto misógino y machista digno de estudio. No deja de sorprenderme que aún haya gente que crea que esto es cierto. «Las mujeres son tan malas tio que por un tio se sacan los ojos entre ellas»..si ufff…son lo peor.
    Realmente hay conceptos idiotas por el mundo, pero este es de traca.

    1. Detrás de los estereotipos suele haber algo o mucho de verdad. No creo que este estereotipo sea distinto.
      Siempre me ha parecido que cuando dos mujeres que compiten por un hombre se saludan con un beso es parecido a dos boxeadores chocando los puños antes del combate.

  16. Sí, Jesús era judío, por supuesto, y en el Nuevo Testamento dice claramente que no vino para cambiar la Antigua Ley sino para mejorarla. Él fue bastante progre para su época. En cuanto al día del sábado, también hay un pasaje en el Nuevo Testamento, como una breve historia que cuenta que mientras, un día de sábado, Él y sus apóstoles estaban andando, a los apóstoles les entra el hambre y empiezan a coger espigas de trigo para comer, y, obviamente, a los fariseos eso les parece muy mal, entran en cólera, porque, según ellos, en shabbat no tenías que hacer nada. Él dice que el Shabbat es para las personas y no viceversa. También destaca lo exagerados que llegaron a ser en aquella época, los judíos. Hay mucha gente, incluso hoy en día, en Israel, que pasa de trabajar, que vive a costa del estado, etc. Los así llamados judíos ortodoxos.
    Pero bueno, entiendo a una persona que es así porque ha nacido así, en una familia que es de esa manera. Pero a un español que desconoce su religión y cultura (aunque el catolicismo no creo que sea la mejor opción, ser ortodoxo sí que lo es porque sigue la tradición cristiana, los católicos han perdido la fé desde hace tiempo) y por moda decide seguir una confesión porque es cool, es minimalista, me parece un poco esnob.

  17. Gracias por la réplica .

    Es agradable leer a alguien que realmente se interesa por lo divino y lo humano😊, por eso me atrevo a sugerir aquí una conferencia de un judío que me encanta, Dr. Mario Saban.
    https://youtu.be/nvdmajZRNbc.
    También quería aclarar que soy católica practicante, amante de nuestras raíces judías, y creo en Dios manifestado y que sigue manifestandose donde sea necesario, adone hay una, aunque sea pequeña disposición, tal como una florecita en la grieta del adfalto.
    Saludos.

  18. Ahora resulta que los estereotipos son guays. Cada vez te cubres más de gloria. Los estereotipos no dejan de ser rasgos sesgados (normalmente distorsionados hacia lo negativo, donde se prejuzga a los colectivos por experiencias individuales). Por cierto son la base del racismo y del machismo. «Un gitano me robó, pues el 100% de los gitanos viven de robar». «Mi novio me engañó, pues todos los hombres son infieles por naturaleza».

    No hay concepto más machista que creer y afirmar como tú lo haces, que para conocer lo que es la amistad y practicarle tienes que tener pene.

    Todo tu post tiene un tufo a misoginia y a desprecio hacia las mujeres que no me creo que no te des ni cuenta. (A no ser que en realidad seas un idiota y no te enteres de nada, que sería otra opción).

    Adiós hommo minimus.

    Hay mucha gente a la que leer por Internet, como para perder el tiempo con un cromañón que aún no ha salido de las cavernas. Háztelo mirar y sal un poco al mundo que te irá bien conocer seres humanos normales (hasta con vagina, igual te sorprendes al ver que también somos personas).

    Verás que no es tal como lo pintas.

    Un saludo.

    1. Se puede disentir y hasta hacerlo vehementemente, pero no es necesario insultar. No voy a entrar en ese juego de embarrar el campo.
      Si no te gusta lo que digo, puedes hacer dos cosas: a) lo que has hecho, hacerte la ofendida e insultarme b) vencer tus emociones e intentar mantener una conversación racional, con argumentos, algo un poco más constructivo.
      Tú decides.

  19. Soy mujer y no me he sentido ofendida para nada leyendo este artículo.

    Tengo que confesar que al principio estaba al límite de sentirme ofendida pero a medida que iba leyendo he ido entendiendo por dónde iban los tiros.

    En mi opinión las mujeres (al igual que los hombres) estamos muy influenciadas por los estándares de la moda, los vaivenes de esta sociedad y las opiniones de otras personas (personas a las que en ocasiones ni conocemos).
    A mi este artículo me ha servido para hacer un poco de introspección y analizar, por ejemplo, hasta qué punto me afectan estas cosas o hasta qué puedo pasar de ellas.

    Y me encanta el reto final que nos propone a todas las mujeres (que por supuesto extendería a todas las personas): sé singular. Sé tú mismo, lee, culturízate, interésate por temas que te interesen, sal de tu zona de confort y enfréntate a nuevos retos. Cuanto más hagas de esto, menos te importará lo que realmente no importa.

    Saludos,

    Ainhoa

Responder a Miss Sunshine Cancelar respuesta