Cuarta misión del curso de perseverancia: sé paciente en las conversaciones

Escoge una conversación diaria o una persona con la que vas a ser deliberadamente paciente todos los días de la semana.

Podrías practicar una escucha más activa, una conversación más calmada y poner mucho cuidado en nunca interrumpir y permitir que la otra persona tenga más tiempo para expresarse y encontrar las palabras.

Live Strong

Presta mucha atención al lenguaje no verbal y pon el foco en la otra persona y sus pensamientos y menos en lo que vas a decir o en tu réplica. Si te aburres, porque ya crees que sabes lo que va a decir, crea una historia visual con lo que te cuenta la otra persona y añade sabores, colores, movimientos, olores, a esa historia que dibujas en tu imaginación.

En otra variante de esta práctica prestas atención a la persona que tienes delante y simultáneamente a tu respiración, al menos un par de veces durante la conversación.

Antes de responder a una pregunta del interlocutor, puedes dejar pasar el tiempo de una inspiración y expiración. Así no te precipitarás y tendrás oportunidad de salir del modo automático en la comunicación.

En definitiva, experimenta, improvisa, juega.

Esta misión podría considerarse tanto una práctica de atención plena como de fuerza de voluntad y autorregulación.

Cómo recordarlo: disparador

Ponte una pulsera o una goma elástica o goma del pelo en la muñeca derecha (o en la izquierda, si eres zurdo).

Cuando cumplas la misión diaria de mantener una conversación plenamente presente y seas consciente en tres  ocasiones durante la la charla de tu respiración y simultáneamente de las palabras de tu interlocutor, cambias la pulsera o la cinta a la mano izquierda (o derecha).

Este recordatorio es aplicable para casi todas las misiones semanales.

Date cuenta también de que he dicho que la misión está cumplida con hacerlo una sola vez al día. Este es mi criterio de mínimos, el hecho observable fácilmente alcanzable; obviamente, puedes hacerlo cuantas veces quieras al día. Igual hasta te vuelves adicto.

Anuncio (con efecto cliffhanger)

Esta proxima semana, compartiré con los suscriptores del blog  en mi carta semanal lo que creo que es el Santo Grial de la formación de hábitos, el bálsamo de Fierabrás, la bala de plata del automatismo en la acción, la panacea a todos los problemas de autorregulación.

Será mi obsequio a los lectores y mi forma de celebrar la primavera.

(Efecto cliffhanger)

12 pensamientos en “Cuarta misión del curso de perseverancia: sé paciente en las conversaciones

  1. Alice

    A mi también me cuesta bastante no interrumpir… como Tu bien lo sabes… a veces me adelanto, incluso a mis propios pensamientos hablando 🙂 Es bueno aprender a morderse la lengua a tiempo, o tirar de la goma, o respirar, y contar hasta diez, por lo menos…

    Responder
  2. Sandamaya

    Realizo la escucha activa diariamente por mi trabajo pero no suelo fijarme en el lenguaje no verbal.No lo haré con todo el mundo porque me resultaría agotador pero elegiré a unos cuantos.Buen ejercicio

    Responder
  3. Herman

    Buen este ejercicio. Yo le llamaré la recta palabra de buda. La recta palabra empieza por saber escuchar. Para poder llevar a cabo la recta palabra, no queda más remedio que tomar conciencia de lo que escucho, pienso y voy a decir, por tanto, como dice Homo Minimus, también es un ejercicio de atención, pero ahora sin darte cuenta, porque es un efecto colateral.

    Responder
  4. laurayago

    Esta práctica me hace mucha falta sobretodo con determinadas personas con las que abuso de la prespuesta automática y la falta de paciencia.. desde hace unos días que venía pensando que me hacía falta algo así y de repente, es la práctica de la semana! 🙂 Grata sorpresa. Vamos a intentarlo..

    Responder
  5. Alice

    El día de hoy, me trajo un excelente entrenamiento… Una de mis alumnas, que estuvo sin asistir a las clases, por enfermedad, vino a visitarme; No paro de hablar, en una hora y media, de la cual, yo solo gaste unos pocos minutos… ademas, en preguntar 🙂 Tenia muy presente la misión de la semana…

    Responder
  6. Luz

    Precisamente en el momento que estoy viviendo ahora de mi vida, esta práctica de atención-autocontrol, me está ayudando mucho a conocer y entender mucho más a las personas que tengo cerca. Aunque lo intentara no podría solo hacerlo con una única persona, en algunas ocasiones estoy mucho más consciente y en otras menos, pero es algo que voy ya integrando en mi vida y que me encanta todo lo que me aporta. No lo veo como un esfuerzo sino como una forma de sentir más profunda lo que me aporta un crecimiento personal que me hace sentir cada vez mejor. Como decía Homo Minimus “igual hasta te vuelves un adicto” igual hasta me estoy volviendo adicta hasta esta droga tan positiva y beneficiosa. También tengo q decir que me pasaba con el reto anterior, intentaba dejar cada cosa en su sitio, todo ordenado y limpio en cualquier estancia por donde pasaba, y lo curioso de todo es que sigo haciendolo, me hace sentir bien.(soy una adicta en toda regla) 🙂 Amor para tod@s.

    Responder
  7. Sandamaya

    Es curioso como con el lenguaje no verbal podemos sorprendernos de la veracidad de las conversaciones.Es más,aún sabiendo que están mintiendo no presentan ningún tipo de escrúpulo,impresionante.
    Un saludo

    Responder
  8. Herman

    Perseverancia. Cuarta semana. Escuchar con paciencia.

    Es un buen ejercicio. Lo he intentado practicar en general con todo el mundo. Unas veces lo he recordado y otras no. Y unas veces me ha salido mejor que otras.
    Este ejercicio también es un ejercicio de atención porque sirve para tomar conciencia. No puedo ser paciente al escuchar sin tomar conciencia de la situación.
    Creo que la perseverancia y el autodominio van calando poco a poco y se va contagiando de unos aspectos a otros. Ahora procuro no dejar nada por medio y trato de postergar menos.

    Un abrazo a todos.

    Responder
  9. Pingback: ¿El hábito que cambiará tu vida? | Homo Mínimus

  10. Pingback: Cuarta semana de los cursos Los tres hábitos que cambiarán tu vida | Homo Mínimus

Si comentas recibirás treinta latigazos; si no comentas recibirás treinta latigazos.

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s