Tercera misión del curso de perseverancia: no dejes huella

Elige una habitación de tu casa; podría ser tu dormitorio o la cocina o un baño. Durante una semana vas a poner tanto cuidado que cuando abandones el espacio será como si nadie hubiera estado. Vas a ser tan sumamente cuidadoso que va a parecer que eres un fantasma, un ectoplasma, una presencia silenciosa que no toca o modifica los espacios donde habita.

Cuando abandones la estancia nadie sabrá que pasaste por allí, excepto, quizá, por el orden y el olor a limpieza.

16 pensamientos en “Tercera misión del curso de perseverancia: no dejes huella

  1. Marco

    Como me gusta esta misión. Ultimamente tengo el proposito de poner orden en mi casa y esto me anima a seguir con este proposito.
    Adelante

    Responder
  2. inclusa
                                                                                                            
     ,---.  ,--.               ,--.         ,--.                   ,--.                    ,--.,--.         
    '   .-' `--',--,--,      ,-|  | ,---.   `--' ,--,--.,--.--.    |  ,---. ,--.,--. ,---. |  ||  | ,--,--. 
    `.  `-. ,--.|      \    ' .-. || .-. :  ,--.' ,-.  ||  .--'    |  .-.  ||  ||  || .-. :|  ||  |' ,-.  | 
    .-'    ||  ||  ||  |    \ `-' |\   --.  |  |\ '-'  ||  |       |  | |  |'  ''  '\   --.|  ||  |\ '-'  | 
    `-----' `--'`--''--'     `---'  `----'.-'  / `--`--'`--'       `--' `--' `----'  `----'`--'`--' `--`--' 
    
    Responder
  3. Johanna Alexandra Carrillo

    Armonia en los espacios que habitamos, mejoran el estado emocional y la relacion con nosotros mismos y lo que nos rodea.

    Responder
  4. Herman

    Tercera semana de la perseverancia. Mantener el orden.

    Primero intentamos aumentar nuestra atención para darnos cuenta de las cosas.
    Y pienso que lo que yo necesito es…. Y lo que tengo que hacer es….
    Luego intentamos crear el hábito de la perseverancia, el hábito de “hacer lo que hay que hacer”.
    ¿Y como creamos este hábito? Pues haciendo, experimentando y comprobando que soy capaz de hacer. Así es como se crea un hábito, así es como se transforma una mente, así es como te cambia la vida.

    Todo empieza por empezar a hacer. Y eso necesita motivación. Así que por donde realmente empieza el asunto es por buscar o incluso fabricar motivación.
    Buscar aunque sea bajo las piedras.

    Por cierto, el orden produce bienestar, sensación de control, paz, seguridad.

    Un abrazo a todos.

    Responder
  5. Anónimo

    Vaya, justo esta semana me pilla de mudanza… Va a ser un poco complicado, pero lo que sí es seguro es que tendré que ponerle orden cuanto antes!

    Responder
  6. vicki muns (@vickimuns)

    No dejo huella.

    La misión de esta semana me ha resultado relativamente fácil para mí. Me considero ordenada, el orden es mi aliado, como dice Herman, el orden me produce bienestar, paz y sensación de control, también me ayuda a mantener el orden tener pocas cosas y prácticas.

    Si tuve el jueves pasado y supongo que debido al cansancio, un ataque de diálogo interior perezoso, pero logré apartarlo, un par de respiraciones profundas, cambio de postura y acción.

    Y ya que estábamos, ayer me dediqué a hacer limpieza a fondo de esa zona.

    Y sigo aquí, pendiente de lo que nos depara esta próxima semana.
    Saludos!

    Responder
  7. Pingback: Revisión tercera misión del curso de perseverancia | Homo Minimus

  8. Pingback: ¿El hábito que cambiará tu vida? | Homo Mínimus

  9. Melisa

    Uy, la misión de esta semana me tiene entusiasmada.

    ¿Dónde está el resto de mis compañeros del curso?

    Responder
    1. Carmen

      Uy! Qué difícil! Es casi imposible llevarla a cabo con tres niños revolviéndolo todo pero lo intentaré porque me gusta el orden aunque no pueda practicarlo.

      Responder
  10. Pingback: Tercera semana de los cursos Los tres hábitos que cambiarán tu vida | Homo Mínimus

  11. JORGE RICARDO VEGA GARCIA

    Esta semana será un verdadero reto para mi pues soy un maldito desordenado pero estoy listo para llevar a buen puerto esta semana

    Responder
  12. Alberto Antonio "Ávalon"

    Amigo Homomínimo te dejo una “batallita”:
    En 1972 era yo miembro de una fuerza especial del ejercito de España de entonces (la foto de mi auto entrevista es de entonces y la de mi perfil de civil), una de las visicitudes que nos forzaban a realizar era precisamente esa: “la de no dejar huella ninguna de nuestra presencia”. Cosa harto difícil, pues hasta los excrementos los enterábamos de manera individual de manera que no indicara nuestra presencia; buscábamos un lugar con hierba, con el cuchillo cortábamos una porción adecuada, la reservábamos aparte, defecamos en el hoyo y posteriormente colocábamos a modo de tapadera el trozo con hierba.
    Esta precaución, no observada por los contrincantes, nos permitía detectarlos y tenderles una celada, logrando capturarles o sabotearlos.

    Este ejercicio que propones es todo un reto y tus amigos verán la dificultad que tiene, pero una vez adquirida la maestría, llegas a ser un ectoplasma.
    ¡Ánimo a todos y a perseverar!

    Responder
  13. Mercè

    esta semana tiene truco. Dejar una estancia sin huella no significa ser ordenado: mira debajo de la cama y dentro de los armarios. Magia: nada a la vista y todo oculto. Es como consciencia y subconsciente. me gusta el darme cuenta de…

    Responder

Si comentas recibirás treinta latigazos; si no comentas recibirás treinta latigazos.

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s