Revisión segunda misión del curso de perseverancia

/ Aceptando el reto de la puntualidad a \
\ las 19:36 h /
—————————————
\ ^__^
\ (oo)\_______
(__)\ )\/\
||—-w |
|| ||

~Inclusa

La segunda misión del curso de perseverancia ha sido relativamente fácil para mí. Soy generalmente puntual, aunque tengo tendencia a salir en el último momento posible para llegar a la hora acordada. Si hay algún imprevisto por el camino, atasco en la carretera, retraso de autobús, etc., puedo retrasarme algunos minutos y eso me genera una cierta tensión.

Lo más fácil es salir con un cierto margen de seguridad para estar en la cita un poco antes. El tiempo antes de la cita o entrevista se puede dedicar a relajarse o a movilizar en la memoria toda la información relevante.

La puntualidad genera ante los demás –y también ante uno mismo– una imagen de persona que cumple sus compromisos y que es concienzuda y previsible. Si estás en el ámbito profesional esta imagen es un poderoso activo. Pero el efecto más importante es el efecto que genera en tu autoimagen: alguien que cumple lo que dice, que es capaz de empeñar su palabra, que está bien organizado y que controla su acción y su tiempo. Solo por esto ya merecería la pena ser puntual.

Hacer un esfuerzo consciente por puntual –si no lo eres todavía o no lo has convertido en un hábito– es una excelente entrenamiento para la autorregulación y el autocontrol. Has de observar tu comportamiento, los obstáculos que se interponen en tu camino hacia la puntualidad, definir planes de antemano para evitar la impuntualidad y reforzar periódicamente la intención.

la hora sin demora

¿Qué he aprendido o re-aprendido esta semana sobre autorregulación?

1. La gente, al menos en hispanoamérica y en España, no suele ser muy puntual. En Perú hace 7 años el gobierno promovió una campaña por la puntualidad llamada “La hora sin demora”. En una de las presentaciones oficiales de esta campaña el representante del gobierno… llegó tarde.

Suelo ser bastante puntual y tiendo a llegar casi siempre antes de la hora, no me preguntéis por qué, creo que es una manía. He observado la puntualidad de los demás a lo largo de la semana y cuál ha sido mi sorpresa de que sólo una persona de 6 ha sido puntual…más que yo incluso..:-)
~Sandamaya

2. Es importante saber por qué haces las cosas, cuáles son tus motivos para hacerlas. Es el famoso “Si sabes el porqué, encontrás el cómo”. A diferencia de las prácticas de atención plena que propuse en el primer trimestre, las misiones o desafíos de esta reencarnación no tienen que convertirse necesariamente en hábitos (la puntualidad sí que sería un buen hábito, pero el quedarse mirando al plato antes de empezar a comer dos minutos no).

El propósito de las misiones es fortalecer el músculo de la voluntad poco a poco con misiones de dificultad ascendente. Ten en cuenta, durante el resto de esta reencarnación que los esfuerzos semanales van a tonificar tu capacidad de autorregulación y en ocasiones van a profundizar atención plena o se van a valer de las habilidades de atención plena que ya dispones.

3.  Es importante establecer recordatorios o señales que nos recuerdan las intenciones. Estas pueden adoptar muchas formas: el diario de bitácora o comentar en el blog es una manera. Esta semana yo he llevado conmigo una goma elástica en mi muñeca izquierda y cuando durante el día he sido puntual una vez la he pasado a la muñeca derecha.

4.  Hay que tener planes de contingencias para poner en práctica las intenciones o para lograr las metas que te has propuesto; quiero decir: no basta con marcarse una meta u objetivo o decir “voy a hacer X”, es importante también definir a priori cómo vas a hacerlo, estas son las intenciones de implementación, una técnica fundamental de la capacidad de autorregulación.

No te limites a decir “voy a ser puntual”, además crea un plan de contingencia  o alguna regla sencilla que te diga cómo ser puntual, por ejemplo:   “30 minutos antes de la reunión (señal temporal que puedes establecer con una alarma), recogeré mis cosas y saldré por la puerta (acción que facilitará que cumplas tu meta última de ser puntual)”.

5.  En el test de perseverancia que proporcioné en la carta a suscriptores mi puntuación fue de 1,83 sobre 5. Tengo un largo, muy largo camino por delante.

14 pensamientos en “Revisión segunda misión del curso de perseverancia

  1. Caro chan

    Este reto no tiene misterios para mí, soy una persona hiperpuntual, mis cinco minutos antes no me los quita ni Perry…eso si…mientras el edificio no tenga dos puertas….jajajajaja

    Chu!!

    Responder
  2. Trollaco

    Como empecé con retraso, todavía estoy con la octava semana del curso de atención plena. No he intervenido más, en parte, porque siento que los participantes ya van por delante, eso sí, me leo todos los comentarios de cada semana, me ayudan muchísimo a concretar los aspectos de cada semana.

    El diario lo llevo muy bien, salvo esta última semana, la de detectar los impulsos, que es la que peor he llevado, las demás genial, estoy encantado con el curso, me está sirviendo de gran ayuda.

    Aunque suponga adelantarme, voy mirando ya el curso de perserverancia. he de confesar que he tenido serios problemas de procrastinación, pero por eso mismo me he pasado al extremo contrario. Por poner un ejemplo, he llegado en ocasiones anteriores a presentar la declaración de la renta el último día de plazo, pero ya hace tiempo que la presento el primer día ;-))))

    Hice el test de perseverancia y, quizá por eso que he comentado, me ha salido una puntuación muy alta, 4,5, pero no me preocupa, me queda 0,5 para mejorar.

    Ah! y en el tema de la puntualidad me pasa lo mismo que a Caro, no es un reto para mí, siempre soy puntual.

    Responder
    1. Homo Minimus Autor de la entrada

      0,5 por mejorar… Me gusta esta actitud.
      Para la gente que se ha incorporado más tarde al curso y para todos en general voy a intercalar ejercicios de refuerzo de la atención plena durante esta reencarnación.

      Responder
  3. Trollaco

    Que conste que yo no he separado “siem-pre”, será el editor del texto que no va bien.

    Un saludo a todos ;-))

    Responder
  4. Herman

    Segunda semana. Puntualidad.
    Tengo problemas informáticos. No consigo publicar. Lo intento por cuarta vez.
    No tengo problemas de puntualidad, lo llevo grabado en mi mente.
    El test de puntualidad me ha salido 3,33 pero no se como de objetivo soy.
    Se supone que a base de repetir acciones de autocontrol, terminaré creyéndome voluntarioso y perseverante y actuaré como tal de forma mecánica y programada, y como dice el libro, el hábito de la perseverancia cambiará mi vida.
    La clave es la motivación para repetir acciones de autocontrol, en contra de la costumbre y las resistencias. Y para eso estoy siguiendo este curso.
    Un abrazo a todos.

    Responder
    1. Homo Minimus Autor de la entrada

      Recibido. Alto y claro. “A la cuarta va la vencida”, dice el refrán. Como toda buena acción no debe quedar nunca sin castigo… perdón, “sin recompensa”, te agradezco tus comentarios, las ideas que nos aportas y tu perseverancia.

      ¿Solo has tenido un 3,33? Me sorprende. Pero no importa tanto la cifra como la dirección del cambio. Trollaco ha obtenido un 4,5 en el test y dice que tiene por delante un 0,5 de mejora. Esta es la actitud. Bravo por ti y por Trollaco.

      Responder
  5. Fer

    Hace semanas que no escribo ningún comentario… todavía sigo comprometido!!! Escribo al menos una palabra cada día. Las dos últimas misiones no me han costado mucho, soy bastante puntual y las alarmas que sigo usando para no olvidar poner mi plena atención en lo que hago me recuerdan que tengo que seguir trabajando en cambiar hábitos.

    Responder
  6. Gorka

    En mi grupo de colegas llaman “hacer un Gorka” a llegar a los sitios puntual. La regla viene siendo llegar bastante tarde. Para colmo me he ido contagiando poco a poco y ante la experiencia de ser siempre el primero, como no tenga un libro a mano acabo eligiendo el llegar tarde yo también.

    Con respecto al test de perseverancia, lo acabo de hacer y he obtenido un esplendoroso 2,5. Soy un jodido mediocre. Trabajaremos en ello (y en restaurar la puntualidad perdida).

    Responder
  7. Jero

    ¿Estare frente a un descubrimiento? ¿Parte de mi puntualidad se debe a que soy ansioso?.
    Me explico: por lo general soy bastante puntual, aunque a veces me paso (de tempranero). En este caso, intentando “ajustar” la puntualidad conscientemente, me ha resultado….dificil. O es porque la primera vez que lo intento o que…
    Creo que extendere la mision en algunas situaciones especificas.

    Responder
  8. Cristina

    Hola!
    Este para mi ha sido el reto más difícil de llevar y, siendo sincera, no he conseguido un gran progreso a pesar de proponérmelo. Las alarmas no me han ayudado y he acabado no siendo puntual. Me cuesta, la verdad. Yo apenas miro la hora, no llevo reloj… simplemente no tengo demasiada consciencia del tiempo. Por supuesto cuando tengo reuniones me preocupo de eso y suelo ser puntual pero cuando quedo con amigos o tengo hora en algún sitio fracaso estrepitosamente. Seguiré persistiendo, tengo que mejorar.
    A mi el test me ha dado un 2,07 pero como si me hubiera salido un 4,9, yo sé que puedo mejorar y mucho.
    Saludos

    Responder
  9. Tremendosky

    A ver, por partes: he sacado un 3 en el test de perserverancia. Confío en que esta y las sucesivas reencarnaciones me ayude, por ejemplo, a mejorar mi respuesta en los proyectos a largo plazo. Me cuesta convencerme de que algo merece tanto la pena como para invertir 2 o 3 años de esfuerzo (proyectos a 6 meses o 1 año sí que he sacado adelante).

    Está claro que fallo en lo que menciona el artículo: pongo más foco en la meta que en el proceso. Y sí, lo sabía, pero me costaba resolverlo; no sabía bien cómo implementar ese cambio. De hecho, he ahí una gran cambio estructural que estoy intentando poner en marcha en 2014. Necesitaba herramientas, y en este curso estoy encontrando unas cuantas.

    También me gusta la filosofía de los esfuerzos bien orientados, es decir, de calidad. Por tanto, señores Baumeister y Minimus, os sigo y me repito a modo de mantra: «Las personas más disciplinadas son más estratégicas en el uso de la fuerza de voluntad; eligen mejor sus batallas». Yo sabía que la disiciplina no me fallaba, y me habéis confirmado mi sospecha: erraba en la técnica, en la manera de aplicar esa disciplina, en la estrategia. Quizá tenga buenos jugadores, pero resulta que los estoy poniendo mal en el campo…

    Apenas tengo problemas con la puntualidad. Cuando tengo citas o quedo con alguien, programo una alarma en el reloj. Además, en algún descanso, aprovecho y dejo preparada la ropa y aquello que tenga llevarme. Es un automatismo que me está ayudando a cosas tan tontas como no regresar a casa a por las llaves, la cartera, la cabeza, etc. También a minimizar el tiempo dedicado a la ‘burocracia de salir’ y a disfrutar más del trayecto. Eso sí, aún me queda mucho que mejorar.

    Responder
  10. inclusa

    Puntualidad… un tema que tengo que revisar.

    Creo que he descubierto que no soy puntual porque quiero hacer demasiadas cosas, todas no caben y se salen por algún sitio. No hay mala intención, ni deseo de dar menos importancia sino demasiada actividad.

    Poco a poco estoy aprendiendo a no hacer tantas cosas, prepararme con más tiempo, pero esto est duro, pues no hacer me es más difícil que hacer.

    Un apunte sobre la imagen de la cabecera, el tag blockquote.

    La imagen realizada con letras de cógigo ACII no se ve bien porque las letras se adaptan a la anchura de cada una de las letras. Así no es lo mismo una “l” que una “d”, no ocupa lo mismo.

    Explicación para la corrección:

    La cabezera de este post está entre dos tags llamados así blockquote, pero encerrados entre símbolos . Esto se puede ver al visualizar el codigo fuente de la página web (botón derecho del ratón —> visualizar código fuente).

    El caso es que cuando se escribe un post en WordPress, se puede editar en dos formatos:

    1. Formato texto interpretado
    2. Formato texto plano.

    Para editar las etiquetas del post debemos hacerlo en la segunda opción (se puede encontrar a la derecha en la parte de arriba). Dejo una ilustración para que se entienda:

    Captura de la imagen

    De esta forma, utilizando el tag pre el texto se muestra de forma literal y no se adapta a las diferentes anchuras de las letras, esto es especialmente importante cuando se dibuja con caracteres ASCII.

    El caso es que encerrando el texto con las etiquetas o tads pre la imagen se verá correctamente.

    Aprovecho para agradecer el hecho de dar relevancia a esta imagen, me pareció divetida incluirla. Se trata de un “huevo de pascua” que genera la terminal de un sistema GNU/Linux, es una de las gamberradas ocultas que tiene el sistema, no deja de ser simpática y reutilizable, como se puede ver.

    Responder
  11. Pingback: ¿El hábito que cambiará tu vida? | Homo Mínimus

Si comentas recibirás treinta latigazos; si no comentas recibirás treinta latigazos.

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s