La pistola de Chéjov

Una pistola de Chéjov es un artificio dramático. Su formulación se atribuye al escritor ruso Antón Pávlovich Chéjov:

«Si el tío Vania esconde una pistola en la mesilla de noche en el primer acto, esta ha de ser disparada en el segundo o en el tercero».

¿Por qué ha de ser disparada?

Porque si no la pistola se convierte en un elemento superfluo, que no añade nada a la trama ni a su resolución, distrae al espectador o lector, ralentiza la narración y conspira contra el disfrute de la obra.

Pistola de Chéjov generalizada:

«Si un objeto no mental aparece en tu vida, ha de ser empleado en algún momento del futuro próximo».

Esta regla es muy útil como antídoto contra la tendencia a acumular objetos físicos. Te mueve a preguntarte por la función de cualquier nueva posesión y su contribución a tus objetivos y metas.

Si el objeto no se va a usar en el futuro próximo para contribuir a alguna meta previsible es mejor catalogarla como innecesaria, como «no disparable».

La regla de la pistola de Chéjov se opone a los «por si acaso», poseer y guardar por si en el futuro pudieras necesitar el objeto.

¿Por qué hablo de «objetos no mentales» y  excluyo implícitamente los objetos mentales de la regla de la pistola de Chéjov?

Porque la imaginación y la creación se promueven acumulando un gran número de ideas  y asociaciones. La imaginación es  manipulación de la memoria, y la creación es combinación de elementos de la memoria para alumbrar nuevas posibilidades en el mundo físico o en el mundo de las ideas.

Cuantas más ideas tengas, más puedes acumular, ya que  podrás asociar de muchas más maneras las nuevas con las viejas: tienes más ganchos mentales para colgar los nuevos conceptos.

El saber, a efectos prácticos, no ocupa lugar, aunque su adquisición requiera mucho tiempo.

Además, nunca puedes prever si en el futuro (próximo o lejano) una idea u objeto mental podrá combinarse de manera creativa al servicio de alguno de tus proyectos, por eso no es conveniente ser tacaño en la adquisición de ideas. La creación no estereotipada no se puede anticipar y es conveniente tener muchos recursos disponibles por si pudieran servirte. Es por eso que en el mundo mental generalmente opera el principio maximalista de «Más es  mejor».

Los lastres del exceso de posesiones en el mundo físico contrastan con las ventajas de la exuberancia en el mundo mental. En el mundo físico, las posesiones generan rigidez, costes crecientes de mantenimiento y de recuperación; en el mental, mayor cantidad de ideas significa más facilidad para asociar y recuperar lo acumulado, más combinaciones posibles y modelos mentales más flexibles.

Por tanto, el minimalismo en el mundo mental es un a posteriori, algo deseable solo  después de haber acumulado muchas ideas y probado un gran número de combinaciones que luego puedas condensar en principios, reglas o síntesis conceptuales.

Si escribo artículos de tres mil o seis mil palabras en este blog e inicio proyectos y experimentos públicos, es para mostrar que mis otros artículos de trescientas o seiscientas, y mis aforismos son la versión destilada de mucho pensamiento y experiencia anterior, no las revelaciones o intuiciones infundadas de un pensador que tiende a pensar lo mínimo y se apresura a prescribir recetas con las que tú vivas al máximo.

8 pensamientos en “La pistola de Chéjov

  1. Melisa

    Al finalizar el texto y volver al principio me di cuenta de que la formulación de Chéjov siempre había sido una afirmación y nunca una pregunta. Por lo tanto, mi respuesta: “en el tercero, obvio”, ya no tiene sentido de ser.

    Responder
  2. Miss Sunshine

    Igual podemos aplicar el concepto de la “Pistola de Chejov” a aquellas creencias que acumulamos y que en algún momento de nuestra vida debemos soltar porque nos limitan en vez de aportarnos esa abundancia para encontrar caminos. Limpiar la mente de pensamientos negativos, creencias que nos limitan … el mindfulness que cobra tanto sentido en estos tiempos. A veces soltar esos recursos mentales, vaciar la mente, ayuda a definir acciones diferentes para situaciones …

    Responder
  3. Jordi E.

    Me vino bien recordarlo H.minimus, un par de veces he podido desprenderme del peso del apego material para otras dos veces adquirir más! Sigo kaizeando!

    Responder
  4. Cristina

    Muy buen artículo y genial el último párrafo. Solo se llega a la esencia después de mucha práctica y mucha prueba. Para poder separar el grano de la paja, hace falta mucha paja. Y, por supuesto, paja mental, que es inevitable. Un saludo

    Responder

Si comentas recibirás treinta latigazos; si no comentas recibirás treinta latigazos.

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s