Revisión experimento ayuno 48 horas

[…] Escribo este comentario porque me llama la atención lo distinto que fue del ayuno de 24 horas. Quizás influya la actitud diferente que tuve ayer cuando pensaba que iba a ayunar dos días, como si mi mente pensara: esto no es nada, es sólo una parte. Y no pasé hambre. Tal vez también porque no estaba pendiente ya que eso ya lo había vivido. Sin embargo, cuando ayuné 24 horas, estaba demasiado centrada en ello desde la primera hora.

~Amparo, psiconauta, aventurera, gladiadora del Yo y habitóloga (entre otras cosas).

El experimento consistía en pasar 48 horas sin comer nada. Lo he completado con éxito.

Las 48 horas del experimento  se convirtieron en 53 horas y 33 minutos; terminé des-ayunando (nunca mejor dicho) a las 11:33 de la mañana del sábado, en vez de a las 6:00, en que se completaban las 48 horas.

Antes del experimento pesaba 82,1 kg. Cuando lo concluí, el sábado, a la misma hora del día en que me pesé la vez anterior, había bajado un kilo y medio: pesaba 80,6 kg. Al día siguiente, hoy domingo, pesaba –también a la misma hora de las mediciones anteriores– 81,5 kg. He bajado 600 gramos. Bajar de peso no era la meta, solo es un dato.

Hunger

‘Hunger’, por buridans Esel en flickr: https://flic.kr/p/8NH9Gh

Observaciones

No fue tan difícil como había anticipado. Me sucedió exactamente lo que cuenta Amparo: las 24 primeras horas  las di por hechas, como una parte del trayecto,  y puesto que esa parte ya era conocida con las misiones de medio día de ayuno y 24 horas de ayuno  del Curso de Perseverancia, no había incertidumbre y psicológicamente fue bastante fácil.

Las dudas surgieron en las siguientes 24 horas. Pero fueron moderadas: el hambre en la segunda noche fue más duradera, pero en ningún momento sentí tentaciones de abandonar el reto. Además, habiéndome comprometido públicamente, iba a ser difícil hacerlo. Rendirme y luego mentir no es aceptable, la integridad es una forma de economía del ser.

Importante: No he sentido necesidad de comer muchísimo para recuperar los dos días perdidos anteriores. El viernes estaba fantaseando con un opíparo des-ayuno en una cafetería que abre temprano los sábados. Me dije que iría allí y comería todo lo que quisiera. Al final, no fui, desayuné un par de yogures y almendras y un poco de jamón, pero no mucho más que otros días. La comida fue algo más abundante que otros días, pero no excepcional. La cena estuvo bien, pero tampoco fue extraordinaria.

Fui capaz de mantener el trabajo habitual sin dificultad especial. Lo que ya había experimentado en el ayuno de 24 horas, lo volví a experimentar en el de 48. Probablemente una restricción calórica en unos pocos días agudice la capacidad de centrar la atención. Yo antes de los experimentos había esperado justo lo contrario: estar tan perturbado por la sensación de hambre que no pudiera pensar o hacer  nada más.

La primera vez en mi vida que paso tanto tiempo sin comer. Tenía unas expectativas erradas sobre la experiencia. Si en el futuro tengo que pasar unas horas de más sin comer, sé que es perfectamente factible sin merma en el rendimiento  mental y sin apreciables consecuencias físicas negativas.

Había pensado en salir a correr (moderadamente) en ayunas, como hace Luis Andés, que es capaz de correr una hora y media en ayunas. Pero decidí dejarlo para una próxima ocasión o reto. Eso sí, durante los dos  días de ayuno anduve mis 7,5 km. diarios habituales.

Lecciones aprendidas o reaprendidas

El mejor tipo de dieta: tener en perspectiva algo más divertido que seguir comiendo.

–Alain de Botton

  • El contexto lo es todo: si enmarco la incomodidad dentro del ámbito de un reto, una práctica, una misión, un experimento, un test, un juego o un proyecto personal o comunitario, como Los tres hábitos que cambiarán tu vida, doto a “mis sufrimientos” de un áurea deportiva o lúdica o de mejora personal que elimina parte de la sensación de privación.
  • La gradualidad facilita los retos: medio día de ayuno -> 24 horas de ayuno -> 48 horas de ayuno->  ¿Nuevo reto? (eh, no os asustéis, no voy a hacer una huelga de hambre).
  • El dolor o la incomodidad depende muchas veces de las expectativas. Hay un reciente estudio con gente con fobia a las matemáticas a los que se les somete a unas pruebas y se estudia las reacciones en el cerebro a través de neuroimagen. El estudio  muestra que el dolor se produce antes de empezar los cálculos matemáticos, pero cuando esas mismas personas con fobia están inmersas en la solución de problemas matemáticos no experimentan ese dolor. Algo parecido me ha ocurrido con el ayuno.
  • Siento que la restricción calórica, a través de ayunos ocasionales como este, o a través de reglas sencillas como el Hara Hachi Bu de los habitantes de Okinawa, no es tan difícil de llevar a cabo. La restricción calórica es una de las pocas  intervenciones  sobre las que tenemos sólidas pruebas científicas de que  aumente la longevidad.

11 pensamientos en “Revisión experimento ayuno 48 horas

  1. Luis José Sánchez

    Reconozco que tenía mucha curiosidad por saber cómo había salido el reto. Y también reconozco que estaba un poco preocupado (48 horas son muchas horas). Finalmente parece que todo ha ido sobre ruedas.
    Una curiosidad ¿has aumentado el consumo de agua durante el tiempo que ha durado el reto?
    Creo que el ayuno es una de las cosas que no me plantearía como reto, al menos de momento, el gimnasio da mucha hambre 🙂

    Responder
    1. Homo Minimus Autor de la entrada

      No, no he bebido más agua. Quizá sí algún café de más para engañar al hambre, pero nada exagerado.
      Ha sido todo un éxito. Estoy contento. 🙂

      Responder
  2. Amparo

    ¡Bravo, Homominimus! Me gustan las lecciones que comentas; la del contexto quizás nos brinda la clave para poder disfrutar del reto. No es un castigo. Pero me alegra saber que la huelga de hambre no entra en tus planes. Tal vez los mayores beneficios del ayuno se consigan con ayunos periódicos pero breves, de uno o dos días. Yo me sentí más fuerte físicamente y con sensación de tener el poder necesario para los retos más difíciles que se nos plantean en el día a día. Confío en que no olvidaras tu chocolatina y que disfrutaras mucho la película.

    Responder
  3. Inma Torres

    Qué interesante el desafío y sus conclusiones. Ahora porque estoy amamantando a mí pequeño, y no es plan. Pero igual cuando mi bebé deje de tomar el pecho (espero que antes de los 16 ) me animo con el ayuno.

    Responder
  4. Pingback: ¿El hábito que cambiará tu vida? | Homo Mínimus

  5. atreverseacambiar

    1,5 kg, ¡De manual! Las dietas hipocalóricas tienen tanto éxito los primeros días porque se gastan las reservas de glucógeno que hay en el hígado y músculo. La cantidad que hay dependerá por tanto de la masa muscular (los deportistas son capaces de “cargar” más). Evidentemente el reto no era perder peso, pero me resulta muy curioso. Muy mal lo del café, por cierto, tu cuerpo se habrá ciscado en ti seguro, añadiendo fuentes alternativas de estrés…(igual no me hagas mucho caso, que ahora estoy yo muy metida en ese tema).

    Responder
      1. atreverseacambiar

        El café hace que se genere cortisol, que es la hormona del estrés. Esto de por sí no es malo, lo malo es si el cortisol está continuamente siendo producido (ay que llego tarde, ay ese e-mail, ay el puto atasco, ay todo lo que el hígado tiene que detoxificar, ay que no duermo bien, etc, etc). Ahora, si estás digamos con pocos niveles de estrés, el café es ideal, sobre todo antes de hacer deporte.

        Responder
  6. Dannko

    No sabia nada de esto y no se en que fecha fue publicado pero por razones que desconozco el hambre se me quita y no sufro dolores o algo así, lo he hecho muchas veces sin pensar en que me puede repercutir en algo malo o en algo bueno.
    Llegue aquí con la duda de si sera malo no comer por cierta cantidad de horas y veo que no hace mal.

    Ahorita llevo 34 horas sin comer. Mi consumo de agua es mínimo y solo tengo un vaso de fresco en mi sistema.

    Es malo no tener hambre? Por que me a pasado que no como por mas de 48 horas.

    Responder
  7. thefitvlog

    Muy interesante este post. A mi me sucedio que en mi primer ayuno de 24 horas lo pase fatal y el de 36 al ya saber que era fue muy facil y tranquilo ademas que en ambas experiencias me conocí un poco mejor. Justo hoy empiezo un ayuno de 48 horas : )

    Responder

Si comentas recibirás treinta latigazos; si no comentas recibirás treinta latigazos.

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s