Cien maneras de hacerte miserable la vida

No creo que necesites muchas ideas, pero allá van:

1. No dormir las horas que necesitas dormir para estar en forma.

2. Comer comida basura.

3. Ver la televisión.

4. Ser una víctima de la moda.

5. Afiliarte a un partido político.

6. Actuar siempre espontáneamente.

7. Planificar todos y cada uno de tus movimientos.

8. No tener amigos.

9. No tener familia.

10. No tener un ikigai (una razón para levantarse por las mañanas)

11. No reír todos los días.

12. Usar como métrica de éxito los ingresos dinerarios cuando pasas de 60.000 euros/año. 13. Preferir las cosas a las personas y las experiencias.

14. No cuidar tu salud.

15. Confundir aprendizaje formal con aprendizaje.

16. Entrar en guerras incendiarias en twitter.

17. Entrar en guerras incendiarias en facebook.

18. Entrar en guerras incendiarias en el chat.

19. Estar siempre a la última.

20. Compararte con los demás para juzgar tu nivel de satisfacción o felicidad.

21. Adoptar una actitud optimizadora en asuntos insignificantes.

22. No tolerar los errores. En su lugar, desarrollar una chispeante mentalidad experimental y doma tu sentido del ridículo.

23. Ser perfeccionista.

24. Comprometerte a hacer cien listas de cien. Reto-práctica 100×100.

25. No cepillarte los dientes al menos una vez al día.

26. Rodearte de gente igual que tú.

27. Pensar que tienes que ir a lugares lejanos para viajar.

28. Ser un adoptante temprano de tecnologías.

29. Tener más de dos proyectos importantes en paralelo.

30. No dejarte sorprender.

31. Tomarte todo personalmente.

32. No tomarte nada personalmente.

33. Estar siempre haciendo algo.

34. Saber seguir órdenes ajenas pero renunciar a darte órdenes a ti mismo.

35. Creer que existen santos griales, panaceas, bálsamos de fierabrás.

36. Tener miedo a hacer el ridículo.

37. Esperar que la primera versión de cualquier cosa sea buena.

38. Asociar el resultado de tus actos a tu identidad.

39. Estar a la busca de la aplicación de productividad personal perfecta.

40. Tener más de ciento cincuenta “amigos” (número de Dunbar)

41. Mear y no echar gota.

42. Esforzarte por caer bien a todo el mundo.

43. Esforzarte por no caer bien a nadie.

44. Ir de algo.

45. No tener identidad, aunque sea temporal o una entre muchas.

46. No tomarte nada en serio.

47. No tomarte nada a la ligera (los ángeles no vuelan porque tengan alas, los ángeles vuelan porque se toman a la ligera [Chesterton])

48. Ser dogmático.

49. Ser relativista.

50. Estar en guerra con el mundo.

51. Pensar que tienes que demostrar algo.

52. Rodearte de gente a la que desprecias.

53. Consumir bienes posicionales.

54. Pensar que todo el mundo está pendiente de ti.

55. Pensar que no eres digno de que nadie se interese por ti.

56. Leer más de cuatro libros a la vez.

57. Intentar seguir el sistema GTD de David Allen.

58. Aprender y practicar la PNL.

59. Juzgar constantemente a los demás.

60. Juzgarte constantemente a ti mismo.

61. No pararte nunca a pensar.

62. Pasarte el día pensando.

63. Intenta practicar la meditación dejando la mente en blanco.

64. Conducir más de dos horas al día. Si lo haces, practica la conducción minimalista.

65. Interrumpir la tarea entre manos cada veinticinco minutos o menos.

66. Consultar el correo electrónico más de dos veces al día.

67. Llevar siempre el móvil encendido.

68. Dejar que tu smartphone asuma el control.

69. Acoger cualquier nueva tecnología acríticamente.

70. Viajar cuando todo el mundo viaja.

71. Viajar a donde todo el mundo viaja.

72. Despreciar lo que no comprendes.

73. Salir con más de tres mujeres a la vez.

74. Salir con menos de una mujer a la vez.

75. No hacer ejercicio físico.

76. Tomar el automóvil para ir a cualquier sitio.

77. Nunca decir una palabra más alta que otra.

78. Llenar la agenda de actividades.

79. No racionar el esfuerzo.

80. Pensar que eres un inútil si no logras tus metas.

81. Mantener una mentalidad fija en vez de una de crecimiento (Carol Dweck).

82. Ser incapaz de pasar página y mantenerte siempre en los mismos episodios inconclusos.

83. No ser capaz de introspección.

84. No ser capaz de empatizar intelectual, emocional y compasivamente con los demás.

85. Usar tu trabajo para ensanchar o hinchar el ego.

86. Mantener una cuenta mental de favores hechos y recibidos.

87. Pensar siempre lo peor.

88. No conceder el beneficio de la duda.

89. Pasarte el día conectado a internet.

90. Obsesionarte con una persona.

91. Obsesionarte con una afición.

92. No dejar espacios en blanco en tu agenda.

93. Mirarte el ombligo.

94. Mantener una filosofía meramente hedonista.

95. Mantener una filosofía y actitud meramente utilitaria.

96. No hacer locuras de cuando en cuando.

97. No permitirte “perder el tiempo”.

98. Creer que lo que haces tiene relevancia cósmica.

99. Creer que nada de lo que hagas tiene importancia.

100. Hacer networking en vez de tener amigos y conocidos.

18 pensamientos en “Cien maneras de hacerte miserable la vida

  1. JJ

    Hagas lo que hagas, es criticable y es malo: si haces porque haces, si no haces porque no haces, si haces a mitad (ni mucho ni poco), también mal.

    No te preocupes demasiado por nada: finalmente vamos a morir igual (es sólo cuestión de tiempo) 😉

    Responder
  2. Ana Cecilia V

    Al principio, pensaba que estos escritos me iban a dar más tranquilidad y felicidad. Ahora, cada vez están más ácidos, petulantes y pedantes. Yo quiero entender el minimalismo por sus escritos pero todo lo que me está dando a entender es que detesta la vida misma, haga lo que se haga. Por favor, controle ese sentido de animo tan mortífero y de vez en cuando, permita que los lectores encontremos más alegría en sus propuesta de minimalismo.

    Responder
    1. Homo Minimus Autor de la entrada

      ¿Tranquilidad? ¿Alegría?
      No, no pretendo tranquilizar ni alegrar a nadie que no sea capaz de alegrarse o tranquilizarse solo.
      ¿Felicidad? Esa se la dejo a las mujeres y mis lacayos.
      Te has equivocado de blog.

      Responder
      1. A. Hayworth

        Tú, •pequeño individuo• … “perro” indómito. Nunca antes <> intuir semejante osito de peluche tan suave y achuchable. ¿Quién eres, que no te conozco?

        Responder
  3. Alina

    Después de un breve masaje neuronal, he podido sintetizar,
    los cien puntos en uno;
    1. Ir por el camino del medio…
    😘 Smuack…

    Responder
  4. minimodavinci

    Esta es tu línea HM, rebelde sin causa, mandando a todos a freir esparragos. Eres incomprendido e incomprensible. 100×100, una manera de hacerte miserable jajaja. Eres un miserable y además lo admites ante nosotros, y la verdad es que todos tenemos un poco de miserables. Yo te agradezco que lo compartas con nosotros y además nos enseñes tus esfuerzos por salir del atolladero.
    La felicidad está en nosotros, debemos encontrarla.

    Responder
  5. Flames

    He tenido que mirar lo que significa “ikigai”. Y me ha parecido el punto más revelador para mí mismo. Por cierto, el dominio IKIGAI ya está registrado.

    El otro que destacaría es:

    34. Saber seguir órdenes ajenas pero renunciar a darte órdenes a ti mismo.

    A alguno le aconsejaría que se relajara. Que en este blog va a encontrar contradicción, provocación, sentido del humor, seriedad, etc. Y como dice ALINA, “ir por el camino del medio”. Y eso no se enseña con recetas. Se decide, se practica.

    Cada ve que entro en este blog me convenzo más que el camino está en seguir al “zapato” ¿O era a la “calabaza”?

    Responder
    1. Alina.

      Gracias Flames, por la mención, y por engrandecer a mi pequeño nombre 😊😉
      Conociendo a Homominimus, sé del valor que da a la capacidad de pensar por uno mismo, a ejercitar la mente, y al minimalismo. Teniendo en cuenta esas tres cosas, si pone una lista de 100 habría que quitarle dos ceros 😉 aprender a sintetizar e ir por el camino medio, o sea… ni tanto ni tampoco, caminar con las dos piernas por el camino del medio, Equilibrio.
      Por cierto, una gran película.
      Saludos.

      Responder
  6. atreverseacambiar

    He llegado hasta el 8…quizás el 101podría ser: ” no leas listas, total, tampoco te vas a acordar de lo leído y usas memoria RAM”. Así que la felicida es sólo para mujeres? ahora entiendo porque los filósofos más cenizos siempre han sido hombres…

    Responder
  7. Pablo

    Me interesan la 34 y la 57. Y el espacio en medio de todas las que van por parejas “contrarias”, que es lo que dice Alina.
    Yo sí he disfrutado la lista, con ironía y distancia, como cualquier otra lista o blog.

    Responder
  8. Ama Blanca

    La 74 la llevo mal, no sabía que era una lista para machos y lesbianas, podías haber avisado.

    Responder
  9. Diana

    A mi me parece que la cientouno y más importante es “no creer en Dios”.
    Cuanto te he echado de menos!

    Responder
  10. Pingback: Cien maneras de enganchar a los lectores de tu blog | Homo Mínimus

  11. pantxike

    Bueno, como en todo, cada uno debe de encontrar su propio camino, las ideas son personales, y cada persona es un mundo, y a mi parecer hay que adoptar las que mas se adapten a nuestra personalidad, no hay ninguna necesidad de convertirse en un anacoreta.

    Responder

Si comentas recibirás treinta latigazos; si no comentas recibirás treinta latigazos.

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s