El entusiasmo y las máquinas de salchichas de Bertrand Russell

En No te mires el ombligo dije de una manera tosca lo que el filósofo Bertrand Russell expresó en forma de fábula hace más de 70 años en La conquista de la felicidad:

Una vez había dos máquinas de hacer salchichas, perfectamente construidas para transformar el cerdo en los más deliciosos embutidos. Una de ellas conservó su interés por el cerdo y produjo innumerables salchichas; la otra se dijo: “¿Qué me importa a mí el cerdo?  Mi propio esfuerzo es más interesante que cerdo alguno.” Despreció al cerdo y se dedicó a analizar su estructura. Privada de su alimento natural, su interior cesó  en sus funciones, y cuanto más se estudió, se encontró más estúpida y vacía. Toda  la estructura perfecta con la cual se efectuaba anteriormente la deliciosa transformación, continuaba, y, sin embargo, llegó  a olvidarse de lo que era capaz de hacer. Esta segunda máquina es como el hombre que ha perdido el entusiasmo, mientras que la primera semejaba al que lo ha conservado

Sausage machine

El cerebro es una extraña máquina que puede combinar los materiales que se le ofrecen de las más asombrosas maneras, pero sin materiales del mundo externo es impotente, y al revés de la máquina de salchichas, debe adaptar los materiales a sí misma, pues los acontecimientos se convierten en experiencias sólo cuando nos interesamos en ellos; si no nos interesan, no nos sirven de nada. Así, pues, el hombre cuya atención se vuelve hacia dentro no encuentra nada que le atraiga, mientras aquel cuya atención se proyecta hacia fuera puede encontrar dentro, en los raros momentos en que examine su alma, una cantidad de elementos variados e interesantes que se mezclan y resuelven en bellos e instructivos ejemplares.

3 pensamientos en “El entusiasmo y las máquinas de salchichas de Bertrand Russell

  1. Wild Heidi

    Proyección y percepción. Pero siempre con ojo con lo que se proyecta hacia fuera, que al ego le encanta…

    Responder
  2. Pingback: Cartas a un joven bloguero (II) | Homo Mínimus

Si comentas recibirás treinta latigazos; si no comentas recibirás treinta latigazos.

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s