Religión y política: la mente de los justos

Hay dos temas de conversación que las buenas costumbres y la educación proscriben: la religión y la política.  Por lo tanto, hoy voy a hablar sobre ellos.

 

Recipe for disaster

 

La religión, según dice un amigo mío, ya no interesa a nadie, ni siquiera es un tema polémico, es simplemente indiscutido por aburrido e irrelevante, al menos en la esfera pública en la Europa occidental cuando se refiere a la religión católica o el cristianismo en general.

La política, en cambio, desata pasiones, y por eso mismo las reglas de urbanidad prescriben con más razón todavía evitar los temas políticos. El debate político racional y respetuoso es  la esencia de la cultura democrática, pero  las convicciones políticas son defendidas hoy en día con más fe arrojadiza que las religiosas y por eso uno debería pensárselo dos veces antes de sacar un tema de conversación que tenga que ver con la política.

 

es-una-regla-de-oro-nunca-hablar-sobre-politica-o-33193633

 

La ventaja de no vender nada en este blog (por el momento) es que podría pasar por encima de las buenas costumbres y las reglas de urbanidad. Mi ventaja es que no tengo a nadie a que contentar para conseguir su favor monetario.

El capitalismo suaviza el carácter y evita los temas polémicos que pueden predisponer negativamente al potencial consumidor.  Al estar este blog fuera de la esfera de intereses monetarios, me podría permitir ofender impunemente a una buena parte de la audiencia de este blog con mis opiniones religiosas y políticas, que puede que no sean muy convencionales o generalmente aceptadas.

Hablar de religión o política en este blog podría resultar chocante, fuera de contexto, podría tocar el centro de la identidad de mucha gente y lograr por fin mi objetivo declarado —y parcialmente impostado— de que te des de baja definitivamente del blog.

Después de todo, entras a este  blog para mejorar tu vida, no para que te adoctrinen o te violenten con opiniones políticas o ideología extraña.

Sin embargo,  a pesar de lo que puedas pensar, este blog es también  sobre religión y política, sobre los medios que tiene el ser humano de lograr una mejor vida en un entorno social donde debe encontrar los medios de coordinación y cooperación con otros seres humanos.

Los blogs similares al mío, minimalistas o no.  propugnan una ética de la autonomía, del individuo intentando mejorar su vida de manera esencialmente independiente y desprovisto  de —o al menos no sujeto  a— valores transcendentes o políticos. Es la ética liberal del vive y deja vivir, sin mayores complicaciones; es la ética del haz lo que quieras mientras no hagas mal a nadie o interfieras con los planes o valores de otras personas, que probablemente serán distintos en una sociedad pluralista como la nuestra. Esta ética es simplificadora, realista, pragmática  y podemos decir que también minimalista, al menos en un sentido superficial. En todo caso, es profundamente actual y la corriente principal hoy en día, no tanto en las creencias y valores declarados por la gente como en las creencias y valores practicados por la gente.

Los asuntos sociales nos exceden, nos superan y están fuera de nuestra esfera de control y de influencia, es por eso que mi prescripción minimalista existencial ha sido casi siempre tomar como dado el entorno social, político y religioso,  y adaptarse a él: no maldecir el territorio sino hacerse con un buen mapa de él y usarlo para navegar las vicisitudes vitales de la manera más aerodinámica posible.  Es por esto que gran parte de mis escritos tratan de productividad, efectividad y organización personal

Pero junto a la ética individual, liberal y relativamente desvinculada, existen otras variantes éticas valiosas que también deberíamos tener en cuenta: la ética de la comunidad y la ética de la divinidad o quizá la ética “desde” la divinidad. Estas dos éticas o filosofías morales son necesarias y aportan dimensiones morales fundamentales para comprender, entender y dirigir convenientemente la acción individual y colectiva.

Hay un libro muy recomendable que te podría ayudar a comprender mucho mejor la psicología del debate político actual y los fundamentos evolucionistas y morales de él: La mente de los justos, del psicólogo moral Jonathan Haidt.  Desde un punto de vista psicológico y evolucionista explica el meollo del escenario político y el profundo impacto de las emociones para configurarlo.

 

la-mente-de-los-justos
Ver en Amazon

 

Este libro es una admirable síntesis de psicología social, análisis político y razonamiento moral.  Mejor que cien años de lectura de  periódicos  o de blogs y opiniones superficiales y apresuradas, este libro te ayudará a comprender por qué el mundo social de la política y la religión es como es y por qué no deberías apresurarte a desechar los sentimientos religiosos, ideológicos,  nacionalistas o de pertenencia a una comunidad cultural.

En esencia, Haidt explica que el ideal democrático del discurso racional o racionalista como forma de dirimir conflictos y favorecer el consenso se convierte en racionalización de emociones y predisposiciones previas al discurso: defensa del grupo o identidad, de la comunidad con la que uno se identifica y convicciones religiosas o ideológicas. Los argumentos, la mayor parte de las veces,  son soldados, armas arrojadizas para defender y justificar las posiciones propias, no medios de exploración o descubrimiento.

Pero no me entiendas mal,  cuando Haidt explica —y yo reconozco— la función de las emociones y el sentimiento de pertenencia a una comunidad, no es para desacreditarlos, para hablar desde una torre de marfil intelectual o moral, desde la posición privilegiada del iluminado, del ser racional inmune a este sarampión de  la humanidad  que debe ser superado y al que yo soy inmune.

Creo que la comunidad, el sentido religioso y las emociones de pertenencia y amor por el propio grupo y su cultura son parte de nuestra naturaleza, elementos  que hay que describir adecuadamente y no apresurarse a desestimar o despreciar como propios de gente burda, primitiva o menos evolucionada moralmente.

 

 

 

3 comentarios sobre “Religión y política: la mente de los justos

  1. Todo el mundo quiere libertad pero nadie quiere asumir las consecuencias de esa libertad. En el mundo occidental de hoy en día, por desgracia, tan carente de fé, los valores son negociables y la gente tiende a asumir cosas muy equivocadas y las que se deberían asumir, no se asumen. El Occidente se ha vuelto un huligan.

    Me gusta

  2. Pienso que vivimos en una época en la que nos servimos de una ética de mínimos, por eso la religión es tan molesta. Pero si hablamos de política es peor, porque el discurso no es racional, intenta ganarte por las vísceras y además, se sirve de un sesgo de confirmación para radicalizar posiciones. Una pena que estemos dirigidos por un atajo de asnos. Saludos y enhorabuena por el post.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s