Tú no necesitas este blog

Ni ningún otro blog.

El título de este artículo no es un ejercicio de pensamiento inverso, ni un reclamo publicitario, ni una forma barata de llamar la atención, ni quiero inducirte a que  pienses que SÍ necesitas este blog (de la misma manera que si te digo que “No pienses en una elefanta rosa con un paraguas andando sobre la cuerda floja”  no podrías evitar formarte la imagen de la elefanta rosa).

Es un título honesto  que transmite una idea sencilla: no necesitas este blog.

Por supuesto, puede haber excepciones (un 1% de los lectores durante el 1% de su trayectoria vital), pero hablo para la mayoría de los que leen este blog con cierta frecuencia (una vez al mes): vosotros (la mayoría) no necesitáis malgastar  vuestro valioso (y escaso) tiempo leyendo (de cuando en cuando) este blog.

Ni ningún otro.

¿Por qué?

Porque puedes morir de inspiración. Hay gente que de tanto inspirarse termina expirando.  La inspiración es barata, cualquiera puede inspirar a otro ser humano con palabras, imágenes o sonidos; y si el aspirante a inspirador  no tiene la habilidad artística, literaria o retórica, seguro que sabe enlazar un video de un tipo que recorre el mundo ejecutando bailes ridículos, referenciar  una película de contenido existencial (por ejemplo,  El día de la marmota, Up in the air o Lost in translation) , o comentar lo mucho que le cambió la vida  el discurso de graduación  de Homo Mínimus en la universidad de Wisconsin.

No, no necesitas inspiración, necesitas acción consecuente.  La inspiración es como la comida basura del espíritu (excita pero no satisface). Si estás vivo ya estás inspirando e inspirado, ya tienes el fuel emocional para iniciar la acción; no busques más inspiración, busca convertir tus mejores deseos en proyectos y acción consecuente aquí, ahora, ya.

Porque puedes morir de infoxicación. Hay gente (yo) que se pasa la vida recopilando ideas, técnicas, métodos, sistemas infalibles que les (me) haga(n) sentir seguro(s) antes de dar el primer paso.  Este blog es un monumento a ese afán recopilatorio.

Los llamados blogs de productividad, un género en sí mismo, responden a esta necesidad de dar con la fórmula, la bala de plata, las pepitas de oro informacionales, el bálsamo de Fierabrás, el Dorado, la panacea, la solución universal al problema de la eficacia y la eficiencia en la organización personal.

Pero el contenido valioso de un blog se resume en menos de tres páginas, el resto es relleno y repetición: a la gente le gusta volver una y otra vez sobre las mismas ideas para solazarse, reconfortarse, sentir que tienen la clave, el collar que nunca acaban de poner al gato.

Porque puedes morir de  sturgeonitis.  Porque todo lo que lees aquí es tiempo que quitas a las actividades de verdadero valor, al 20% de la ley del 80/20. Es mucho más fácil leer este blog (o cualquier otro blog) que hacer una pequeña acción consecuente en la dirección correcta o replantearte si has pensado alguna vez sobre la dirección correcta.

¿Qué es mejor que este artículo?  Que pases cinco minutos contigo mismo reflexionando sobre el día. Que pases un fin de semana mirando hacia atrás y buscando significado en tu pasado. Que pases un mes inmerso en un proyecto personal desconectado del celular o de tu conexión wifi. Que des un paseo. Que medites durante un minuto. Que llames a un amigo y tomes una cerveza.

Elefante rosa sobre cuerda floja

En resumen, no pienses en una elefanta rosa.

 

 

 

 

4 pensamientos en “Tú no necesitas este blog

  1. Anónimo

    Y ya está.

    Otro día… en martes… vi claramente, como paseabas por las calles de mi mente…
    Llevabas un abrigo verdoso, un poco grande.
    Fue agradable verte, aunque, estabas poco sonriente, no como antes.
    ¿Te acuerdas de la película, “Eternal Sunshine of the Spotless Mind” ?
    😉 🙂

    Responder
  2. Angela Moyano Jiménez

    Muchas gracias por tus hermosísimas palabras. Me caen como un flechazo de adrenalina para poder llorar por mi incontrolable y caótica situación actual. Me dan muchos más deseos de llorar y querer empezar de nuevo. Como hoy cuando quise morir por el estrés que acumulo cada momento. Mil gracias. Por supuesto que seguiré leyendo fascinada tu blog… Esos son mis cinco minutos de relax.

    Responder
  3. Ángel Lorenzo

    Grande Homo minimus! Estoy contigo en tu opinión redactada en este artículo, aplicable a cualquier blog.
    Todo lo que no sea acción en dirección hacia nuestros objetivos previamente meditados es superfluo, asique no te necesito, pero necesito alguna fuente de entretenimiento, y dentro de ellas yo te elijo a ti, me incluyo en ese 1 %, y no como mi gurú, más bien para recordar en mi tiempo libre no desviarme de mi camino correcto. O, ¿me vas a decir que lea el periódico deportivo en lugar de uno de tus artículos (en mi tiempo libre? 😄
    Un saludo.

    Responder
  4. Lajfel

    Tienes razón… no necesito este blog, ni ningún otro. Necesito ser yo, el auténtico, estar y saber estar conmigo. Sumergirme en las profundidades de mis océanos particulares. Atreverme a caminar con el alma en desnudez. Saber que nada es importante, y que todo importa en el momento que yo quiero que importe. Nada es lo que parece, tampoco este blog… Un abrazo desde las nubes, azules ; hoy… mañana?♡

    Responder

Si comentas recibirás treinta latigazos; si no comentas recibirás treinta latigazos.

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s