No seas perro, ¡agita la campanilla!

En el pasado, no empezaba a escribir artículos de blog hasta que me venían las ganas. En el presente, me pongo a escribir el artículo al principio de la mañana, me apetezca o no.

Mantras y perros de Pavlov

Los perros salivan a la vista de la comida. La comida es el estímulo primario que produce el acto reflejo de la salivación.

Pavlov, el fisiólogo ruso, hacía sonar la campanilla cuando iba a alimentar a sus perros. Los perros asociaron el sonido de la campanilla con la visión de la comida.

Más adelante, Pavlov hacía sonar la campanilla pero sin mostrar la comida. Los perros salivaban igualmente.

Pavlov había creado un reflejo condicionado: un estímulo diferente del primario, el sonido de la campanilla, generaba la misma respuesta que la visión de la comida: el salivado.

perro-de-pavlov fanfarrón

Cada vez que hago algo nuevo y bueno, me digo, por ejemplo: “En el pasado, no me cepillaba los dientes después de cenar; en el presente, me los cepillo me apetezca o no.”

Así de simple: “En el pasado… En el presente…”.

Este mantra es mi particular campanilla de Pavlov. Estoy asociando el mantra con el momento de acostarme y la acción de cepillarme los dientes.

Llega una noche en que llego tarde a casa, estoy muerto de sueño, voy a dejar el cepillado para mañana, por un día no pasa nada… Entonces, me doy cuenta y saco la campanilla mental en forma de mantra: “En el pasado hacía así… En el presente hago asá”. E inmediatamente me lanzo a hacer el asá.

perro-de-pavlov-2-copy

Campanilla mental de propósito general

Imagina que has resuelto lavar los platos al final de la cena, en vez de dejarlos en la pila hasta la mañana siguiente. Pero precisamente hoy estás muy cansado. Después de todo, son solo dos o tres platos. No se va a caer el mundo si lo dejas para mañana. Mañana empiezas. Qué más da empezar un día antes que un día después.

Es el momento de usar el mantra:

“En el pasado dejaba los platos sin fregar hasta la mañana siguiente; en el presente los friego justo después de cenar”.

Te levantas como un resorte y  automáticamente te pones a fregar los platos.

El mantra “En el pasado… (lo que sea); en el presente… (lo que sea)” se ha convertido en una campanilla de propósito general que te impulsa a hacer lo que no te apetece. Antes te esforzabas y vencías la pereza, solo cuando te sentías motivado o con energía, ahora lo haces también cuando repites el mantra.

Enlaces relacionados

4 pensamientos en “No seas perro, ¡agita la campanilla!

  1. atreverseacambiar

    Jaja, tal cual. Yo ahora estoy con cambio de hábitos a tutiplén y me he dado cuenta de que seguir ciertos rituales ayuda a ello. Los rituales (agradables) actúan como mi campanilla, para realizar eso aparentemente menos agradable (el cambio de hábito)…así que ahora, en cuanto “oigo” la campanilla, salivo de forma inmediata (es decir, realizo el hábito sin darme cuenta). Es maravilloso. Me encanta ser un ser vivo. Al final realmente, lo que es importante es entender bien cómo funcionamos (como máquina biológica) para cambiar aquello que puede ser cambiado y que nos hace la vida más agradable.

    A no todo el mundo parece gustarlo el hecho de que estemos condicionados por nuestra condición animal y van un poco contranatura (es totalmente absurdo y estéril hacerlo en cualquier caso, pero bueno, las hostias vitales también son un buen correctivo).

    Responder
  2. atreverseacambiar

    Y sí, se supone que primero tiene que ser la señal y luego el estímulo agradable para que tenga efecto, pero ahí es donde entra lo maravilloso de esto, que si eliges hábitos que son de verdad saludables y buenos para ti, lo que pensabas que en principio no era bueno, lo es, y se refuerza doblemente.

    En el caso que expones de lavar los platos, que no parece que haya parte positiva, en realidad sí la hay…el gustazo que da levantarse por la mañana y ver la cocina limpia y recogida y que no tienes que limpiar por la mañana o andar entre pilas de platos sucios estando medio zombie. No hay color.

    Ahora, los cambios de hábitos que implican un sufrimiento y ninguna ganancia (de todo hay por ahí), es puro masoquismo y disciplina malgastada.

    Responder
  3. xamar

    Me gusta la frase/campanilla propuesta. Veo que es asertiva y directa; parece que esta estableciendo un axioma del cual uno no se puede escapar…

    La gente que conozco, en general, buscaran un premio para reforzar un trabajo que de otra manera no querrian hacer. En un momento dado si el premio se evapora o no resulta tan interesante el individuo tendera a dejar de realizar el trabajo.

    La disciplina, si se logra, es lo que creo funciona mejor al no depender de ninguna circunstancia cambiante, o premio. Es asi, porque si y ya.

    PD: Interesante blog. Disculpad la ausencia de tildes (teclado ingles aqui 😐 )

    Responder

Si comentas recibirás treinta latigazos; si no comentas recibirás treinta latigazos.

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s