La honestidad como la economía del ser

Hablar del ser y de economía puede parecer cuando menos una salida de tono. No lo es. ¿Te has parado a pensar cuánto simplificarías tu vida si un día decidieras ser honesto contigo mismo y los demás? Sería duro, seguro; pero imagina la energía y tiempo que ahorrarías.

Truth hurts

La verdad duele

Honesto con los demás

Se acabaron las mentiras, las medias verdades, los encubrimientos y la gestión interesada de la información. Política de transparencia, glasnot del ser, apertura de ventanas hacia el interior. No necesitarías dedicar esfuerzo a la gestión de la imagen personal, no más allá de un mínimo.

Sé un hombre de una pieza

Tu comportamiento, tus palabras y tu pensamiento serían congruentes. Gran parte de los juegos con la verdad acabarían. Tendrías que seguir persuadiendo a la gente, porque eres un animal social que necesita intercambiar y obtener cosas de otros seres humanos, pero lo harías desde una posición de transparencia sobre tus intenciones y tus acciones. Tus promesas tendrían mucho más valor del que ahora tienen, la gente sabría que esperar de ti, te convertirías en un hombre o mujer de carácter.

La gente te percibiría como una persona íntegra. La integridad es una cualidad esencial e imprescindible para el liderazgo de calidad y los negocios, y para las relaciones humanas en general. No estarías impostando integridad, serías lo más cercano a la integridad que le es factible a un ser humano.

Quizá, en una primera fase de choque, romperías muchos esquemas, es posible que la primera víctima de tu recién estrenada honestidad 2.0 fueran las relaciones con muchas personas cercanas, quizá pondrías fin a amistades de años. Decir lo que piensas, destapar tus sentimientos verdaderos, ser consecuente con ellos, perturbaría a mucha gente.  Se te vería como alguien extraño, sin duda distinto, quizá peligroso.

Pero después de esta primera terapia de choque, con los amigos y relaciones que quedaran empezarías a vivir unas relaciones más genuinas, más profundas y más reales. Una vez que el velo de la duda, las medias verdades, las medias mentiras, hubiera sido corrido, liberarías   recursos mentales, unidades permanentes de atención en la memoria. Ya no tendrías que mantener en mente lo que has dicho y a quién se lo has dicho. Siempre dirías lo que crees que es verdad y no necesitarías diversas versiones de la misma verdad o de la misma mentira. Las relaciones serían más sencillas, y quizá con tu nuevo comportamiento estrenado animarías a que los demás fueran también más honestos contigo, más transparentes, más cercanos y menos cautos.

Honestos  con nosotros mismos

Siendo difícil lo anterior, es todavía más difícil el ser transparente con uno mismo. Estamos llenos de puntos ciegos. Puesto que tenemos más información sobre nuestras emociones, acciones pasadas, intenciones, etc., somos capaces de crear teorías más ricas y rocambolescas sobre nuestras vidas.

Desprecio

Micro-señales de desprecio

La insinceridad transpira

Los demás siempre pueden inferir de tu conducta tus verdaderas intenciones, tus deseos, tus valores, lo que pueden esperar o no esperar de ti. Ellos tienen mecanismos de defensa contra la falta de honestidad y te perciben más desapasionadamente. Quienes no tienen acceso a tu interior tienen una visión menos distorsionada de tu conducta y tu personalidad que la que tú tienes de ti. Ya vimos en la ciencia de la fisgonología que con muy pocos datos se puede obtener mucha información sobre una persona. Y que muchas veces menos es más.

Pero tú estás en general inerme contra tus contradicciones. Tú racionalizas tus acciones inventando extrañas teorías que te justifican ante el tribunal de ti mismo. La gente explica lo que haces según motivaciones simples. Y muchas veces acierta.

Tú distorsionas la verdad de tus intenciones, emociones y acciones hasta crear una historia verosímil y confortante.

El fenómeno de la disonancia cognitiva hace que estemos continuamente intentando  reducir la distancia entre acciones, emociones  y creencias. Siempre creemos que somos más coherentes y congruentes de lo que realmente somos. Es seguro que tenemos una imagen distorsionada de nosotros. Es muy difícil acceder a los procesos mentales, no siempre es fácil comprobar si nuestras acciones son coherentes con nuestros valores. Nuestros valores en uso o valores en acción no coinciden plenamente con nuestros valores pensados.

La honestidad en acción

Dejemos de actuar para el público. Hay tantos públicos… pero solo hay un yo, aunque haya distintos roles que adoptemos para actuar en distintas situaciones. Podemos diversificar la identidad, y eso está bien, pero hemos de integrar nuestros roles, so pena de convertirnos en un manojo de adaptaciones al entorno.

No podemos cambiar el público, pero sí podemos cambiar de público.

Esa integración de los roles puede llamarse identidad; o, dicho de un modo menos abstracto, la forma de ser, de sentir y pensar con la que nos sentimos más a gusto. Dejemos de actuar, juntémonos con los que son como nosotros y con los que no son como nosotros, pero siempre con los que nos sintamos a gusto y no nos obliguen a pasar el día fingiendo.

En vez de cambiar nuestro ropaje psicológico en función del público, busquemos un público que se encuentre a gusto con nuestra desnudez o con nuestros vestidos psicológicos de confección casera. No podemos cambiar el público, pero sí podemos cambiar de público.

Al final de todo, la gente que nos rodea nos lo agradecerá y nosotros nos lo agradeceremos.

8 pensamientos en “La honestidad como la economía del ser

  1. Ivan Entusiasmado

    La honestidad… ah la honestidad. ¿Quién diría que está en contra de ella?. Para ser honesto lo más importante es no hablar demasiado. Es fácil ser honesto cuando se medita bajo un pino y sólo se alcanza a decir “bendito seas”.
    Pero en la rueda de la sociedad, nos encontramos con Egos susceptibles como quemados, que con un solo soplido pueden emitir un aullido de dolor. Y a veces no es posible callarse.
    La honestidad para mí es una tendencia, un porcentaje. No creo que nadie pueda ser honesto al 100% sin convertirse en una caricatura de sí mismo, y sin embargo estoy seguro de que muchos se apresurarán a decir que sí, que siempre son honestos. Quizá de ellos es de quienes menos has de fiarte.
    Ser honesto requeriría librarte antes de todo a lo que te aferras. Ser capaz de decir, “no ayer no pensé en ti” ,” tu artículo me parece una mierda” ( no es el caso evidentemente) ” y ese proyecto que usted propone jefe, es la obra de un mono con diarrea mental”. Parece más material para una película de risa que algo que considerar en nuestra vida.
    Por tanto mi opinión: honestidad sí, pero poco a poco.

    Responder
  2. Gorka

    Dices “Nuestros valores en uso o valores en acción no coinciden plenamente con nuestros valores pensados.” y no me queda sino darte toda la razón. Me encanta quejarme de la gente que dice una cosa y hace otra, pero luego, cuando medito, me doy cuenta de que yo no soy una excepción. Y me jode. Mucho.

    Responder
  3. Anca

    Al final del artículo, para curarte en salud, deberías poner: “El autor de este blog no se hace responsable de los daños y perjuicios que lo aquí recomendado cause en sus vidas.”

    Responder
  4. Flames

    Chapeau.

    Imagino que la forma de comprobar si nuestras acciones, nuestras emociones y nuestras creencias van en la misma dirección es ver si necesitamos recurrir a explicaciones o a malabarismos mentales para justificarnos. Si los necesitamos… malo. Si no ¿para qué preocuparnos?

    Responder
  5. Pingback: El minimalismo existencial en 100 frases | Homo Minimus

Si comentas recibirás treinta latigazos; si no comentas recibirás treinta latigazos.

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s