Minimalismo ideológico. Razones para descreer.

Un progre es alguien con mala conciencia que se siente en deuda con la sociedad, pero que quiere que los demás paguemos sus facturas.

–Homo Minimus

Cuando vi este anuncio de Coca-Cola en una parada de autobús, algo  que no supe definir rechinó dentro de mí. Una chica de gesto soñador con rastas muestra en un trozo de cartón una declaración de carácter vagamente reivindicativo.

Los anuncios, al igual que los aforismos –a los que soy tan aficionado– son modelos inigualables de comprensión del mensaje  y  minimalismo en la comunicación. Si esta imagen había llamado mi atención con tanta fuerza, debía de ser digna de  ser desencriptada tanto en  contenido como en  forma.

¿De dónde provenía  esta sensación mezcla de desasosiego, extrañeza, sorpresa y remoto fastidio?

Coca-cola, sin duda, captó mi atención, y eso es lo primero que hay que pedir a cualquier anuncio desde el punto de vista de la empresa anunciante. Intentaré desgranar esa mezcla de sensaciones y pensamientos difusos que generó la imagen:

— La multinacional americana por antonomasia usa la estética 15-M (movimiento de los indignados) para anunciar sus productos. Bien por ellos. Un exponente más del carácter integrador del libre mercado respecto a todos los movimientos y tendencias sociales, incluso los que conspiran contra él.

— Una chica de tez blanca, manos delicadas y gesto lánguido con la media sonrisa de la Gioconda cubre la mitad del rostro con un cartón reivindicativo de noséqué. La ambigüedad de la sonrisa casa muy bien con lo vago del mensaje.

– “TENEMOS derecho”. No es un individuo el que hace la declaración, sino un colectivo referenciado por ese “tenemos”. Algunos de esos compañeros están en el fondo de espaldas; uno de ellos al menos con mochila. Seguramente son tan tiernos e idealistas como la camarada de la pancarta. Seguramente se sienten más arropados soñando y haciendo dentro de un grupo, aunque sea a costa de la individualidad.

— “Tenemos DERECHO”. La famosa palabra: “derecho”. ¿Quién no quiere derechos? Todos queremos derechos. Pero estoy esperando (sentado) a encontrar pancartas reclamando obligaciones, o al menos uniendo los derechos al reverso de las obligaciones. A ver si va a ser lo que decía Evita Perón: “Donde existe una  necesidad nace un derecho”.

–“TENEMOS DERECHO”. Parece que hablan de tener un derecho  como de quien tiene un páncreas. Algo inmediato, instantáneo y sin responsabilidad, contraprestación, transacción o acuerdo de voluntades.

— Vamos a ver a qué tienen derecho…:  ¡A SOÑAR! Vaya, ahora parece que hay que reclamar el derecho a usar la propia mente. Pensaba que eso podíamos hacerlo todos y cada uno de nosotros, incluso en regímenes totalitarios. Pero no… ahora tenemos que reclamar el usar nuestra propia mente… Supongo que es porque no vivimos en una “democracia real” y porque “los partidos no nos representan” y las multinacionales nos dominan (Coca-cola, Apple, Google…).

— “…. Y que se haga realidad”. Ajá. “Que SE HAGA realidad”. Cómo el “Hágase la luz”, pero con un toque más del tipo “que alguien (¿el estado?, ¿la sociedad?, ¿mi vecino?) lo haga realidad”. Nótese el impersonal “se haga”. No es el “lo haremos realidad” o el “trabajaremos diariamente por hacerlo mejor”, sino el  desiderativo “se haga”.

— Alguien tiene que dejarnos soñar y alguien etérico tiene que hacer nuestros sueños realidad. Es decir, ni soñamos libremente, ni tenemos que hacer algo para lograr nuestros sueños. En su lugar, tenemos que pedir, reclamar nuestros derechos y confiar en que nuestros sueños se hagan realidad, en que nos los hagan realidad.

Ya dijimos en algún lugar de este blog que el minimalismo es muy loable siempre que no vaya unido a un pensamiento mínimo, porque  el minimalismo bien entendido es la sofisticación definitiva. Toda ideología es ya un atajo del pensamiento; un anuncio con mensaje ideológico es un doble atajo del pensamiento; es más, excluye el pensamiento sumiéndonos en emociones.

 Ciertamente en este caso, el sustrato ideológico no es más que un medio para un fin legítimo: persuadir a la gente a comprar bebidas refrescantes. Coca-Cola, simplemente, se adapta al espíritu de los tiempos. Pero puestos a persuadir y crear imagen de marca, prefiero un anuncio igual de naif pero más positivo y menos ideológico. Tomemos otro del 2010 también de  Coca-cola:

17 pensamientos en “Minimalismo ideológico. Razones para descreer.

  1. Malina


    Esta publicidad tiene mas sentido que la de coca cola 2011 😉
    Yo prefiero no envenenarme con las cosas que me crispan. Solo trabajando me a mi misma puedo cambiar un poquito la mínima parte de la tierra que tengo en arrendamiento de por vida y así colaborar con el resto del mundo de quien también soy parte.

    Responder
    1. homominimus Autor de la entrada

      La parte del mundo que uno mejor conoce es uno mismo y es ahí donde hay mayor posibilidad de hacer cambios. Me parece bien empezar por ahí.
      Además, así sólo hay que convencerse a uno mismo del cambio o mejora, y no es necesario imponer nada a nadie.

      Responder
  2. E. D. Solís

    Encuentro el comentario de Malina minimalista. No ocurre así con el artículo de cabecera.

    Responder
    1. homominimus Autor de la entrada

      Mi minimalismo existencial no es una religión. Es sólo una orientación vital. No siempre soy minimalista.

      Dicho esto, este artículo puede chocar o no responder a las expectativas de la gente que lee este blog por casualidad o con cierta frecuencia.
      Está bien que sea así.

      Responder
  3. Flames

    Me gusta la frase y el comentario. Pero me atrevería a matizar que el progre ni siquiera tiene mala conciencia, sino que es alguien que da lecciones a los demás desde su posición de “buena conciencia”. Yo lo relaciono mucho con los “sepulcros blanqueados” blanqueados del Nuevo Testamento, los fariseos.

    Responder
    1. homominimus Autor de la entrada

      Creo que existe una cierta mala conciencia por sentir que su estilo de vida no es consecuente con sus principios expresados.

      Responder
  4. Ander

    La frase que encabeza el post parece extraída de la Bild Zeitung alemana. Faltó llamarles “indignadillos” al mejor estilo Intereconomía. Está bien esto del minimalismo reaccionario 🙂

    Responder
    1. homominimus Autor de la entrada

      No los llamé indignadillos porque me gusta mantener las formas y aportar argumentos e ideas. Además, creo que los indignados, al igual que los socialistas, son en general gente con buenas intenciones. Aunque como demuestra la historia, de buenas intenciones está empedrado el camino al infierno.

      Responder
  5. fraya

    No creo que un anuncio de Coca-cola tenga algo que ver con el movimiento 15M. El marketing fagocita cualquier cosa y la convierte en objeto de consumo. El anuncio pretende infantilizar a los manifestantes exigiendo un concepto vacío de contenido, soñar (quién puede estar en contra de soñar? ). Por otro lado soñar es mucho más cómodo para el poder que participar en la democracia.
    Fijaos en la tendencia de anuncios asamblearios de Telefónica, lo único que deciden es dónde comprar.

    Voy a patentar una serie llamada “Todos los publicistas irán al infierno”. En cada episodio un psico-killer persigue al creador/es de alguno de mis anuncios “favoritos”.

    Responder
  6. homominimus Autor de la entrada

    Lo que digo es que el anuncio se aprovecha de la estética 15-M de manera más o menos subliminal. Por supuesto, a Coca-cola le trae al pairo el 15-M.
    Tampoco creas que los manifestantes indignados tenían un fondo mucho más profundo; en su pataleo indignado eran bastante infantiles. De hecho, lo que está escrito en el cartón podría pasar perfectamente por un mensaje de las pancartas del 15-M; realmente no iban mucho más lejos.

    Responder
  7. Eduardo

    Excelente análisis; el anuncio no tiene desperdicio y es hasta peligroso. Los publicistas la verdad es que se lo están currando.
    La definición que encabeza el apunte me suena más a un pihippie (pijo de izquierdas) que a un progre. Qué pena en lo que ha terminado el término progresista!

    Responder
    1. homominimus Autor de la entrada

      No es por presumir, pero yo llevo exactamente un año y 10 días sin beber coca-cola. Fue una determinación que tomé el 1 de enero del 2011.

      [Actualización. A enero del 2013 he vuelto a la coca-cola]

      Responder
  8. jaje

    solo un comentario, el 15M no pide por nuestros derechos, lucha y crea otro sistema en el que se mantengan o consigan estos derechos. no veo nada más que prejuicios y estereotipos en el comentario, como en la mayoría de los medios de comunicación. a todxs los que quieran saber de que va el 15M, que no lo vean por la tele, que vayan y lo vean por sí mismxs, es la única forma en la que se puede conocer de verdad de qué se habla allí.

    Responder

Si comentas recibirás treinta latigazos; si no comentas recibirás treinta latigazos.

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s