Cómo cambiar el mundo (3 de 4)

Cuando me entran ganas de cambiar el mundo, o simplemente me entran ganas de cambiar mi mundo —cosa que preferirás hacer si has asimilado los dos anteriores artículos (1 y 2)—, me  siento y contemplo cómo crece —morosamente, lentamente, arrastrándose imperceptiblemente— la hierba.  Dejo que el polvo se hunda en el estanque, se disuelva, descienda gravemente,  se asiente y se convierta  en cieno.

Cuanto me entran ganas de cambiarme a mí mismo, me digo que nadie cambia a nadie, ni siquiera uno a sí mismo; al menos no intencionalmente, deliberadamente, sin intervención externa —sea divina o de las circunstancias—.

Los poderes humanos son finitos, el poder individual de transformarse a uno mismo es más finito todavía, infrafinito podríamos decir —si se me permite la poética licencia —. Pensamos que todo está en nuestras manos, cuando deberíamos abandonarnos a un poder superior y obedecer sus designios (¡siempre inescrutables!).

Sí, ya sé que esto que digo conspira contra la búsqueda de la felicidad, la autenticidad y el uno mismo que anida dentro esperando a ser rescatado. Pero tras las capas de cebolla de nuestras  insufribles y sucesivas máscaras no hay nada: doble negación: ¬¬A equivalente lógicamente a A.

¿Me contradigo? Pues sí, me contradigo. Y, ¿qué? (Yo soy inmenso, contengo multitudes). ~No  (no Whitman).   

Procesando…
¡Lo lograste! Ya estás en la lista.

Pódcast cultura japonesa: el crisantemo y la espada

Anjin-san, nuestro invitado de esta semana, es un torrente de entusiasmo y erudición sobre Japón. Durante una hora, nos ilustra sobre algunos de los rasgos de la cultura japonesa. No pretendemos profundizar en todos sus aspectos, pero sí dar unas certeras pinceladas que animen a los escuchas del pódcast a seguir explorando este fascinante país.

Anjin-san, nuestro invitado de esta semana


Puedes escuchar el pódcast en la página de ivoox o aquí abajo:


Temas del pódcast

00:00 Presentación de Anjin-san. Me equivoco con el título del pódcast, no es «la espada y el samurai» sino «El crisantemo y la espada» (los problemas del directo). Significado del título “San”. La división en castas.

5:00 Ritualización de la vida japonesa. Jardines. Trinos de pájaros. Comunión con la naturaleza.

7:30 Qué eran las Geishas, diferencia de las mujeres públicas. Geishas como escisión de las cortesanas. Personas artísticas.

11:00 Revolución Meiji, apertura (obligada por Estados Unidos) al mundo. 1868.

12:15 Similitud con los judíos: conciencia de ser pueblo elegido. La tierra de los dioses.

14:00 Primeros mercaderes portugueses en Japón: 1543. Llegada en 1549 a Japón de San Francisco Javier y jesuitas.

San Francisco Javier


16:25 Diferencia entre chinos y japoneses.

18:45 impenetrabilidad de los japoneses. Dicho japonés: “Un japonés tiene tres rostros y cinco corazones”.

20:00 ¿Por qué la vida japonesa está tan ritualizada? Posible razón: presiones demográficas, necesidad de protocolizar relaciones sociales. Cubierta protectora máscara social.

26:00 Conversión al cristianismo con llegada jesuitas. De arriba abajo.

30:00 Religión en Japón. Sintoísmo como conjunto de tradiciones espirituales, supersticiones, etc. No propiamente religión, una especie de animismo.

34:39 Budismo Zen.

36:00 Viaje de Anjin-san a Japón. Detonante interés por Japón. Novela Shogun. También serie de televisión.

40:30 El título de este episodio: el crisantemo y la espada. Juego de contrastes. Samuráis con túnica de flores vs ferocidad. Poesía y guerra. Afeminamiento japonés aparente: ikebana, poesía, túnicas de flores, pero por otro lado disfrutan “rebanando cabezas”.

44:00 Japonófilos. ¿Qué puede llevar a gente muy distinta en occidente a interesarse tan profundamente por la cultura japonesa?

46:30 Algunas recomendaciones sobre libros.

Shogun. James Clavell.
Japan: A short cultural history. George Sansom.
The world of the shining prince: court life in ancient Japan. Ivan Morris.
El crisantemo y la espada. Ruth Benedict.

52:00 ¿Se le quedó algo en el tintero? Algo que caracteriza al Japón es la concisión, como la de un haiku.

53:00 Despedida y agradecimiento.

Procesando…
¡Lo lograste! Ya estás en la lista.

Daniel González y el estoicismo

Mal se paga al maestro si se permanece siempre discípulo.

Así habló Zaratustra


Hace cinco años, decidí crear una iniciativa de micromecenazgo para escribir un libro sobre minimalismo existencial. La anuncié a bombo y platillo en el artículo Putos no faltan, lo que faltan son financistas.

Daniel González, entonces un estudiante de instituto, se presentó voluntario para ser uno de los primeros lectores y  correctores del libro; me preguntó que qué debería hacer si quería ser elegido para tan magna función.  Le dije que  debería darme el coñazo en el correo electrónico durante más de un mes.

Siguiendo mi indicación, me bombardeó a preguntas durante varias semanas. La perseverancia rindió frutos y decidí escribir un artículo respondiendo a sus 23 preguntas: Diez consejos que considero que Homo Mínimus debería seguir.

En una de esas preguntas, me preguntó sobre la relación entre minimalismo y estoicismo, a lo que respondí, muy adecuadamente, que estaban muy relacionados, que eran «primos-hermanos». Después leyó en este blog una referencia al libro de Ryan Holiday El obstáculo es el camino. Esa fue  la chispa que le hizo virar hacia el estoicismo.

Ha llovido  desde entonces. Este muchacho fue una especie de hikikomori,ひきこもり o 引き篭り, existencialista; pasó parte de su adolescencia en su habitación hablando con una calavera.

Daniel González, estoicismo y minimalismo
Daniel y su confidente


Su futuro, por decirlo de una manera eufemística, podía haberse considerado francamente dudoso.

De la calavera a la feria en YouTube

Pero como lo que no mata fortalece, y puesto que hay que llevar un caos dentro de uno para alumbrar una estrella danzarina, Daniel fue evolucionando, comenzó estudios universitarios, y durante ese tiempo creó un canal en YouTube sobre estoicismo con toques minimalistas y con vocación sostenible.

Pero será mejor que os lo cuente él en este vídeo reciente con el título 7 lecciones que aprendí gracias al minimalismo y en el que referencia generosamente a este blog:


Su canal ha crecido hasta más de 3.000 suscriptores. Aloja vídeos de  mucha calidad y sentido común, principalmente sobre estoicismo, pero también sobre cuestiones existenciales, minimalismo y sostenibilidad en el consumo y el movimiento 0 Desperdicios.

Su voz es fresca y el tono con el que aborda los temas es jovial y enérgico, así que te recomiendo que lo visites.

Siguiente paso

Invitaré a Daniel a un podcast en el canal de Homo Mínimus para hablar sobre estoicismo. El estoicismo no es un tema que haya tocado explícitamente en este blog, pero sí que está en el telón de fondo de muchas de mis ideas minimalistas y existenciales.

También será una buena ocasión para conocer su trayectoria personal y sus motivaciones para emprender una línea de pensamiento y acción no muy común en los post-milenarios o generación Z.



Procesando…
¡Lo lograste! Ya estás en la lista.