Nueva política de comentarios

Siguiendo el espíritu de apasionada experimentación con el que queremos impregnar este blog y dando un paso más en el proyecto El perdido arte de la conversación,  he decidido implantar una nueva política de comentarios.

Mi intención es fomentar la participación, lograr que cada vez más este blog se parezca a una conversación. Ciertamente, una conversación en la que yo llevo la voz cantante, pero una conversación al fin y al cabo.

Me gustaría que los temas de los que escribo y que elijan los artistas invitados sean el resultado orgánico de una charla espontánea, natural, que fluye como un torrente zigzagueando por la ladera de una montaña: uno dice una cosa, en el otro resuena tal cosa, entonces dice algo que a su vez influye en el primero que dijo la cosa,  lo que lleva a una variante del tema inicial, entonces otro se siente interesado por la variante y hace otro comentario que a su vez desata un pensamiento en otro y así sucesivamente.

Quiero que te sientas lo suficientemente a gusto como para decir lo que se te pase por la cabeza. Ya sabes que no censuro comentarios ni antes de publicarlos ni cuando están ya publicados, tampoco tienes que hacerlo tú. Yo maldigo a los blogueros que aprueban y reprueban comentarios, así que espero no tener que maldecirme.

No leo los comentarios y luego los autorizo. Tú escribes y yo leo lo que escribes, y ahí se queda, me guste o no (si escribes comentarios homófonos o racistas, por poner un caso, me aguanto: uno es dueño de sus palabras y sus silencios, y también el único responsable) .  

Sabes que ni siquiera tienes que escribir tu nombre verdadero o correo electrónico, puedes ser completamente anónimo si así lo deseas.

Política de comentarios

Me comprometo a responder a las preguntas explícitas, no a los comentarios.

¿Por qué?

Porque en una conversación entre amigos los comentarios son como bengalas que se lanzan para señalar el interés sobre un tema. Son como ganchos atados a hilos de los que uno puede tirar o no. Un conversador deja caer un comentario y el amigo tiene la libertad de seguirlo o no, no necesita decir algo para llenar el silencio. Mis artículos son mis comentarios y tú puedes seguirlos o no. De la misma manera, yo puedo decidir seguir o no alguno de tus comentarios.

No es la única forma de participar en la conversación de este blog. Tienes varias más:

  • Me puedes escribir a mi correo electrónico (respondo usualmente en menos de tres semanas)
  • Puedes querer escribir un artículo y yo publicarlo en el blog. Tengo una sección en el blog para artículos invitados.
  • Puedes querer participar en un pódcast de este blog. Elige un tema que te estimule y me lo propones
  • Incluso, puedes tener una conversación conmigo fuera del pódcast vía Skype o Zoom (tengo varias personas desatendidas, pido disculpas, intentaré subsanarlo)
  • Puedes querer comer conmigo y extender mi Proyecto 52 comidas
  • Puedes querer dar un paseo conmigo y extender mi Proyecto 52 paseos
  • Puedes, por supuesto, escribir todos los comentarios que te vengan en gana
  • Si quieres, puedes hacer comentarios y preguntas en la «Caja de conversación» que tengo en la esquina inferior derecha. Si no estás suscrito al boletín informativo del blog, no olvides dejar tu correo electrónico para que así pueda responderte vía correo.
  • De cuando en cuando, estaré en directo y podremos charlar en la caja de conversación.

Supongo que la mayoría de los lectores querrán ser simples merodeadores, voyeurs de otras vidas y pensamientos, pero no es imprescindible que sea así. En cualquier momento puedes decidir dejar de mirar tras la cortina, salir a campo abierto y proferir un pensamiento.

Proyecto El perdido arte de la conversación

argument2

Todos los artículos y podcasts del Proyecto El perdido Arte de la Conversación




Procesando…
¡Lo lograste! Ya estás en la lista.

3 comentarios sobre “Nueva política de comentarios

  1. Yo ya no puedo pedir más. Te he conocido, hemos caminado, hemos cenado y hemos tomado una copa. Me has invitado a un podcast y hemos tenido conversaciones por skype. Hemos realizado un vídeo juntos….. y además sé que estás ahí, y si te he escrito, me has contestado. Me ha gustado mucho poder haberte conocido. Así que aplaudo tu nueva iniciativa….. aunque algunos ya hemos podido experimentar algunas de tus «ofertas».

    Experiencia totalmente aconsejable para el que se lo esté planteando. D. Homo Mínimus no es un psicópata ni va a aparecer con un cuchillo….. al menos cuando yo lo conocí no lo era. 😉

  2. Hola Joven, vengo a comentar que acabo de llegar, estoy «bicheando» por tus diferentes posts, me he propuesto leerme varios al dia, ya que estoy en pleno proceso de minimizar television, redes y procastinacion.

    Hacer deporte, comer adecuadamente y leer libros nunca me ha costado trabajo, pero a veces me cabreo conmigo mismo cuando me doy cuenta que llevo con el movil en la mano todo el dia y de ahi no ha salido nada productivo, me gusta aprender y adquirir CUALQUIER tipo de conocimiento, asi que me cabreo aun mas cuando a un tipo como yo al que le interesa todo y que tiene un océano de sabiduría delante se dedica a perder el tiempo.

    Estoy en pleno proceso de reinvencion personal y profesional (llevo anos en ellos y he subido de nivel poco a poco) vengo aqui a buscar ideas y diferentes perspectivas.
    Un saludo minimo.

Responder a Jaqs! Cancelar respuesta