Desequilibrio y recomposición

El fotógrafo Manuel Bauer recuerda  una anécdota de un personaje famoso al que acompañaba en muchos de sus viajes:

«Ocurrió el año pasado en Madrid. Estaba furioso con los encargados de los equipajes. Una hora después, cuando se arrepintió de su comportamiento, le dio un ataque de gastritis» [1].

Este personaje famoso era Tenzin Gyatso,  el decimocuarto Dalai Lama. El líder budista entra en pánico cuando sube a un avión y ha de cerrar los ojos durante el despegue; nótese que lleva toda la vida predicando el desapego y el dominio del temor a la muerte.

También reconoce en entrevistas que se enfada con cierta frecuencia con sus asistentes, generalmente por  cosas pequeñas como la falta de cuidado o pequeñas negligencias.

Si tras casi ochenta años de meditación (actualmente el Dalai Lama tiene 84 años), alguien con su experiencia y sabiduría  se muestra tan humano, tan demasiado humano, ¿qué esperanza tenemos el resto de los mortales de  controlar nuestras emociones y disfrutar de cierto bienestar espiritual?

Pero no desesperemos, el mismo Dalai Lama, después de reconocer sus debilidades,  asegura que tras pocos minutos o segundos, recobra la compostura y transforma las emociones negativas en positividad y compasión.

Los desequilibrios mentales y emocionales van a estar siempre presentes porque somos humanos, pero podemos hacer mucho para suavizarlos, reducir su impacto y recuperarnos rápidamente después de haber tropezado. [2], [3], [4].


Referencias

[1] El dalai lama secreto. https://elpais.com/diario/2005/06/05/eps/1117952808_850215.html

[2] Curso de atención plena

[3] Curso de perseverancia y autorregulación

[4] El minimalismo existencial como aerodinámica de la acción humana

[5] Algunos ejemplos exitosos de aerodinámica existencial

3 comentarios sobre “Desequilibrio y recomposición

  1. Casi siempre publicas algo que tiene que ver con mi experiencia o sentimientos de esos momentos.

    Estos días, cuando creía que estaba en un estado zen y que nada me podía afectar….. salto por una tontería y me posee la ira.

Deja un comentario