¿Es el movimiento 15-M minimalista?

 

 

-

We have met the enemy, and he is us.

–Walt Kelly

-

POR QUÉ EL 15-M ES MINIMALISTA

 

El  movimiento de indignados del 15-M en España, también llamado “spanish revolution” en el extranjero, se ha nutrido de  una emoción principal  como desencadenante y motor del movimiento: la indignación, que es una variante política y virtuosa de la ira y la frustración. El “monoteísmo” en sentido amplio puede ser útil en cuanto forma de unificar la conciencia y dar empuje a la acción. Un cierto fanatismo en la acción unido a una gran flexibilidad en el pensamiento puede ser muy eficaz.

Sin embargo, el “monoteísmo emocional”, mantenido en el tiempo, puede ser estéril y empobrecedor.

Un banderín de enganche para los ciudadanos:  sistema electoral más proporcional, listas abiertas y lucha contra la corrupción.  Son ideas consistentes entre sí y han  animado a mucha de la gente que  inicialmente ha sentido simpatía por los acampados. Desde el punto de vista de la difusión de las ideas y las convocatorias,  ha resultado útil para el éxito del movimiento.

Mantienen estructuras planas, asamblearias. Han mantenido la política de no tener líderes públicos, cabezas visibles o portavoces.  Es un minimalismo en la jerarquía, pero quizá traiga problemas en la coordinación y en la integración. Los nodos, puntos de referencia y la encarnación de ideas en personas—el liderazgo— es fundamental para la evolución de cualquier discurso político, intelectual o social. El tiempo lo dirá.

Hacen uso profuso de los eslóganes como forma semi-minimalista y poética de trasladar sus mensajes. “No hay pan para tanto chorizo”, “Si no nos dejáis soñar no os dejaremos dormir”, “Nos habéis quitado todo, ahora lo queremos todo”, “No soy antisistema, el sistema es anti yo , “Yes, we camp”, etc.

Los aforismos, proverbios y hasta refranes pueden actuar como una forma de saber plegado que movilice en la memoria un rico abanico de asociaciones. Pero también puede ser un atajo que nos exima del duro trabajo de pensar y reflexionar.

Su legitimidad es mínima. Quizá en el ámbito de la legitimidad no tenga valor el minimalismo. En el ámbito político hay que intentar concitar la máxima legitimación y el mayor acuerdo de las voluntades.  La cuestión es si unas decenas de miles de personas pueden arrogarse la representación de millones de personas. Aquí las contradicciones del movimiento resultan extremadamente evidentes.

 Dicen representar a la mayoría de los ciudadanos, pero luego ignoran los resultados electorales que dan la victoria a partidos conservadores en las elecciones municipales y autonómicas  y los consideran irrelevantes; realizan manifestaciones delante del Congreso de España  con motivo de la discusión de leyes laborales o intentan boicotear la investidura de presidentes autonómicos democráticamente elegidos.

Piden que sus propuestas se lleven a cabo por los políticos, pero no reconocen a los representantes elegidos en las urnas. Hablan de democracia real, pero tachan de irrelevante el voto de los millones de ciudadanos que eligen a sus representantes en ayuntamientos y comunidades autónomas.

En su lugar, proponen una vaga democracia asamblearia de plaza pública con voto a mano alzada. ¿Cómo esperan comprobar si los españoles aprueban esas ideas rupturistas? No lo sabemos, no crearán ningún partido político ni  se presentarán nunca a las urnas, pues eso sería participar en un sistema al que se oponen y denigran.

 

 -

POR QUÉ EL 15-M NO ES MINIMALISTA 

-

Parecen confundir el ruido y el movimiento con la acción eficaz y eficiente.  La ocupación de las plazas públicas, las asambleas multitudinarias, su preocupación por lograr visibilidad pública y periodística  parecen monopolizar sus actuaciones.  Su lema no expresado parece ser el “cuanto más  ruido y más seamos, mejor”. El discurso deslavazado de voces anónimas en una plaza pública  no suele ser el medio más eficaz de comunicación social ni de avance intelectual: no favorece la reflexión ni la crítica ni la opinión formada.  En los tiempos de internet volver al ágora griega y el voto a mano alzada parece una involución. 

 

El 15-M no muestra creatividad ni en el fin ni en los medios . No es creativo  en el sentido de   generar sorpresas eficientes que resuelvan problemas,  o de diseñar un futuro deseable y el camino hacia él. La tónica general del movimiento depende de consignas y eslóganes de tinte socialista o colectivista del siglo XIX y XX. No hay gran diferencia en sus formas y modos con el mayo del 68 francés, por poner un ejemplo.

Aunque empezó en internet , no ha seguido en la red ni se ha aprovechado de la red para el crecimiento y  difusión del conocimiento ni para arbitrar nuevos medios de intervención del ciudadano en el ámbito público y de mejora de la transparencia. No hay nuevas ideas ni propuestas innovadoras ni ensayos de nuevas formas de participación ciudadana o de mejora del funcionamiento de las instituciones.

 Hay mil ideas que podrían canalizarse a través de internet: redes de blogs políticos e intercambios de ideas, wikis de programas políticos y económicos,  asociaciones de ciudadanos comunicados por red, creación de libros en línea, grupos de investigación, grupos de análisis, webs para fomentar la transparencia y la publicidad de la acción pública, etc. Pero se han centrado en la acción en la calle. Han usado la red  casi exclusivamente para convocar manifestaciones.

Las sentadas, manifestaciones, ocupaciones de plazas, pancartas y eslóganes y la búsqueda de enemigos claros nacionales y extranjeros son medios antiguos de protesta pública. La organización de los actos y actividades en las plazas públicas ocupadas no puede ser más previsible y estereotipada. Los temas que predominan son los iconos habituales de la izquierda y la izquierda más extrema. Quizá esto deriva del carácter reactivo, no constructivo, de su  visión cuasi-mitológica del mundo social y político.

 

Mantienen una visión cuasi-mitológica de la sociedad.

-

1. Existen las fuerzas del mal claramente definidas (capitalismo, políticos tradicionales, empresarios explotadores y bancos) 

2. Una gran masa de gente oprimida, trabajadores y sectores sociales explotados  con poca conciencia política

3. Por último, el lado de la luz, los héroes anónimos de la revolución, los defensores del bien y la justicia: los “indignados”,  seres con conciencia y conocimiento cuya misión es ser la vanguardia del cambio y despertar a las masas su letargo pequeño-burgués  para transformar sus conciencias.

Una visión mitológica del bien y del mal puede ser apta para excitar la imaginación y la indignación de ciertos grupos sociales, pero no es verdadera  ni sirve como guía del cambio. Es quizá que este carácter pueril, cuasi-mitológico de su visión del  mundo, convierte las  acciones del 15-M en reactivas.

 

El movimiento 15-M es reactivo y cortoplacista. Ha capitalizado o ha intentado capitalizar un descontento general en la sociedad, y en sus momentos iniciales lo ha conseguido. Los autodenominados “indignados” reaccionan ante circunstancias que no les gustan, identifican culpables claros, asignan responsabilidades absolutas personales pero difusas (banqueros, políticos, multinacionales, capitalistas, los “mercados”, la “codicia”) y determinan medidas inmediatas y leyes que castigan, controlan o someten a los agentes dañinos causantes de la crisis.

Un minimalista existencial como yo echa en falta  una clarificación de los valores y una  visión estimulante de la sociedad  en la que uno quiere vivir. La etapa de concepción, de activación de valores y de diseño del sueño es importante.  Cuando quieres crear algo e iniciar el proceso de creación, hay que empezar con lo que se quiere, no con lo que no se quiere.

 

La indignación no es minimalista. Un minimalista puede emplear tácticamente una emoción, pero no puede permitir que una sola monopolice  todo su pensamiento y su acción. La indignación es reactiva, se basa en el sentimiento de rebelión o ira  contra la injusticia (más que en el sentimiento más constructivo de la búsqueda de la justicia o la libertad), y sobre todo requiere de enemigos definidos y claros.

 En una sociedad tan compleja  como la actual es probable que tengamos ciertas dificultades encontrando el enemigo, incluso podría ser que termináramos encontrándolo dentro de nosotros mismos.

 

El 15-M carece de una visión global  y sistémica de los problemas.  

El mundo social, político y económico es una madeja de interacciones en el que no es sencillo determinar causas y efectos  ni dar explicaciones lineales de los fenómenos.

Importantes elementos y relaciones quedan fuera del debate. Su insistencia en el aumento del gasto público social y los impuestos contrasta profundamente con su despreocupación con el déficit público o por la creación de una economía productiva y competitiva que permita financiar el estado del bienestar; la defensa del trabajo fijo, las leyes laborales y los trabajadores, contrasta con la ignorancia sobre el funcionamiento de una economía moderna globalizada que necesita dinamismo para crear riqueza y empleo.

 El rígido ideario socialista-colectivista-autogestionario les hace desestimar cualquier solución que pase por una mayor productividad, competitividad, espíritu empresarial o iniciativa privada. De hecho, abominan del libre mercado tanto por su carácter de libre como por su carácter de mercado.

 Por último, no hay ninguna mención a la hipertrofia del sistema autonómico y el funcionariado, los problemas estructurales que genera la división del mercado en 17 autonomías y la excesiva descentralización; ni por supuesto el mínimo atisbo de crítica a los sindicatos y su función de garantes de los privilegios legales de los trabajadores con trabajo fijo frente a los jóvenes y los trabajadores con trabajo temporal o desempleados, que ha convertido el sistema laboral español en una división en castas tremendamente injusto y rígido. 

Además, se advierte una ignorancia supina de los rudimentos de la ciencia económica. Seré claro, la mayoría de las voces del 15-M son ignorantes integrales en materia económica, pero su ignorancia no queda equilibrada por una saludable humildad o deseo de aprender.

 

No hay humildad intelectual en el 15-M. En todo el mes de vida del movimiento no he sido capaz de encontrar una  sola autocrítica de ningún grupo o persona del 15-M. En ninguna de las asambleas o conversaciones personales he visto autocrítica tampoco. Públicamente tampoco han mostrado fisuras o reconocido errores. En general, muestran una actitud autocomplaciente. Los daños ocasionados a los comerciantes de la Puerta del Sol, cifrados en más 30 millones de euros,  la incomodidad generada para el público o los vecinos, la suciedad, el incumplimiento de la ley en la jornada de reflexión del 21-M, la ocupación permanente ilegal al margen de las leyes sobre derechos de reunión y manifestación y ordenanzas municipales  no ha sido objeto de debate ni ha generado cambios en los modos y maneras de actuación. 

Eso sí, han vendido como un gran mérito el mantener un sistema de limpieza, que impide la acumulación de basura en las plazas ocupadas, y el no haber sido violentos (cosa que han logrado en líneas generales hasta hace pocos días  con la irrupción en un supermercado con la intención de llevarse comida sin pagar).

Ausencia de reconocimiento de la propia responsabilidad  en la situación y en los problemas

 

Todos los derechos necesitan del reverso de las obligaciones; nuestra indignación y deseo de mejora del mundo ha de estar en paralelo con nuestra disposición a hacer nuestra parte del trabajo o asumir nuestra cuota de responsabilidad o sacrificio.  El victimismo no contribuye a fomentar la responsabilidad ni la autocrítica.

En ningún momento he oído expresada la razonable idea de que los ciudadanos y no las fuerzas nacionales e internacionales del mal puedan haber tenido algo que ver con la crisis y nuestros actuales problemas.  Después de todo, a nadie le han obligado nunca a endeudarse más allá de sus posibilidades para comprar una vivienda fuera de su alcance ni, aunque la publicidad es poderosa,  a nadie le ponen una pistola en la cabeza para que compre televisores de plasma o viaje al Caribe en vacaciones en vez de ahorrar para el futuro. 

-

Es un movimiento revolucionario, no reformista. No aceptan el sistema político actual —la democracia representativa— ni ninguna de sus  partes. Puede que no sean anti-sistema, pero sí son a-sistema.  Creen en un cambio radical que supone más una ruptura que mejoras incrementales. Rechazan los fallos del sistema y  el mismo sistema. Corren el riesgo de tirar el niño con el agua de la bañera. Rechazan la organización política actual, pero por el momento no tienen ninguna opción alternativa. Siguen debatiendo.

El minimalismo existencial es más partidario de cambios graduales y pequeños en direcciones prometedoras, en la línea del principio del Kaizen japonés. El minimalismo existencial puede ser revolucionario en sentido poético e igual de ambicioso, pero no cree en los cambios drásticos y en las soluciones universales coactivas  como forma de resolver los problemas. La evolución sostenida es mejor que la revolución.

-

La mayor parte de las 8 medidas  o propuestas de regeneración política  son prohibiciones o coacciones e implican más intervención pública en las vidas de los ciudadanos

-

Creen que los problemas de lo público, incluyendo el déficit y la corrupción, pueden ser resueltos con más intervención estatal y con un predominio de lo público sobre lo privado. Entre estas intervenciones previstas están las nacionalizaciones de la banca, la expropiación de viviendas (suspendiendo el derecho a la propiedad), los impuestos a las transacciones internacionales (tasa Tobin), prohibición o control de movimientos “especulativos”, mayor presión fiscal para los ciudadanos, etc..

Una versión más minimalista del cambio social  o el progreso político tendría en cuenta mecanismos no coactivos y la libre interacción de las personas y agentes sociales dentro del imperio de la ley.

Esto supondría una actitud  más liberal en sentido político y económico; daría más peso a la acción de los ciudadanos independientes de las instituciones políticas para organizarse libremente y realizar todo tipo de acuerdos y transacciones económicas y no económicas, no necesariamente controladas, canalizadas o promovidas por el estado.  En definitiva, sería confiar más en la innovación y la capacidad de crear riqueza de personas y empresas a través de la coordinación y la autoorganización en un marco de libertad y respeto al estado de derecho.

 

Salida minimalista al movimiento del 15-M 

Los señores del 15-M podrían participar en las próximas elecciones, recabar el voto de los millones de españoles que presuntamente les apoyan, obtener mayoría absoluta o una importante representación, y cambiar la constitución y el modelo de organización política en España y aplicar su programa.

Sería lo más rápido y eficaz; tanto desde su punto de vista como desde el punto de vista de aquellos que no les apoyan, pero sí les soportan.

 

24 pensamientos en “¿Es el movimiento 15-M minimalista?

  1. RSR

    El solo hecho de despertar la conciencia juvenil, que por naturaleza tiene que ser reivindicativa, es, desde mi punto de vista, la mayor aportación del 15M. Y al margen de otras muchas cosas, la movilización juvenil hacia la opinión política es algo que aplaudo y que veo con mucho agrado. ¿Cuantas veces no nos hemos encontrados con jóvenes que no hablan de política, cuando la polis es el lugar donde vivimos?

    Responder
    1. homominimus Autor de la entrada

      Gracias por tu opinión, Raúl, me alegro de verte por aquí.

      No sé si te has pasado mucho por alguna de las acampadas de Madrid u otros lugares de España. Yo sí. Mi impresión es que están encantados de haberse conocido, el debate político profundo brilla por su ausencia y están fuertemente ideologizados; esto es, sitúan la responsabilidad fuera de ellos (sólo piden y exigen), sus “ideas” son los eslóganes tradicionales de la izquierda y el intervencionismo público y no es un verdadero foro de debate público.

      Esto al margen de que me parece extremadamente peligroso pensar que el sistema se mejora negando el sistema y actúando al margen de la ley(ocupaciones ilegales, violación de la prohibición de manifestaciones en la jornada de reflexión del 21-M y daños a comerciantes y otros ciudadanos).

      ¡Un saludo!

      Responder
  2. Eduardo

    (empezando por lo último que respondes) Si se respetara a rajatabla la ley no se harían oir. En la jornada de reflexión no hubo manifestaciones sino ocupación (que no es ilegal) para reflexionar. Los daños a otros ciudadanos son mínimos comparados con los daños que los politicos, con su ineficaz gestión y escasa ética, les están haciendo. El que diga que “crean un partido” es que no han entendido nada. Asi que todo esto último son excusas para criticar un Movimiento que con todos sus grandes defectos (y que la mayoría de ellos los has tocado en tu artículo) son una llamada de atención a los políticos, pero sobretodo a la gente que parece que está adormecida y actúa como borregos sin capacidad de pensar por sí misma. A pesar de estar de acuerdo contigo en todas tus críticas al Movimiento no creo que sea el momento de hacer este tipo de análisis tan “intelectual”. Es momento de dar un puñetazo en la mesa de los politicos para decir que ya está bien de mentir, engañar y robar. Es momento de darnos un tortazo en la cara para que reaccionemos y no nos dejemos engañar y tratar como imbéciles. Aunque todo esto no sea correcto. El problema es que la derecha nunca se moviliza porque con dinero se lleva mejor el estar jodido (aunque en este grupo también hay muchos engañados), por eso este movimiento solo puede surgir cuando un gobierno de la izquierda haya fracasado, como ahora. Siempre ha habido un tufillo a izquierda en el Movimiento que cada vez lo invade todo y terminará fracasando, como bien sabes y dices, sobretodo por su incoherencia y sus contradicciones desde, por lo visto, el principio. Desde la primera foto con un cartel “PLAZA TAHRIR”, pero qué insulto para los árabes! ésos se estaban jugando la vida en la manifestación y los de aqui no! No quieren banderas pero ondea la de gays y lesbianas, nada de partidos pero representantes de sindicatos presentes en Sol desde el principio, ….; pero para mi el intento habrá merecido la pena, y la revolución trendrá lugar triunfe o no el Movimiento.

    Responder
    1. homominimus Autor de la entrada

      Ante todo, Eduardo, muchas gracias por tu comentario, del que no comparto varios puntos.

      Eduardo dijo: “En la jornada de reflexión no hubo manifestaciones sino ocupación (que no es ilegal) para reflexionar”

      Respuesta:
      Eduardo, supongo que cada uno recuerda lo que quiere o puede recordar, así que aquí te dejo extracto y referencia sobre la prohibición explícita en la jornada de reflexión del 21/5/11 por parte de la junta electoral central.

      Prohibición del 19/5/11 de acampadas y manifestaciones en la jornada electoral:
      http://www.elmundo.es/elmundo/2011/05/19/espana/1305840030.html
      [...]La Junta Electoral Central (JEC) ha decidido esta noche impedir que las manifestaciones del llamado ‘movimiento 15-M’ se celebren en el día de reflexión tal y cómo habían anunciado los convocantes. Así pues, desde las 00.00 del sábado y hasta el domingo, las acampadas de la Puerta del Sol en Madrid y otras ciudades quedan prohibidas.
      El acuerdo se ha tomado por cinco votos a favor, cuatro en contra y una abstención.

      Eduardo dijo:

      “empezando por lo último que respondes) Si se respetara a rajatabla la ley no se harían oir. ”

      Respuesta:

      Veo que es un argumento del tipo “el fin justifica los medios”.
      Bien, estoy de acuerdo en que esta gente sería irrelevante si no tuvieran ocupadas las plazas ilegalmente y vulnerando las condiciones del derecho de reunión y manifestación y las ordenanzas municipales.
      Alguien que vulnera la ley para reclamar una supuesta “regeneración democrática” queda descalificado.
      En un estado de derecho la ley obliga por igual a todos, incluidos a los indignados.

      Da la sensación que en España sólo cumplen la ley los que no tienen algún tipo de coartada política para jusfificar su comportamiento ilegal.

      Nadie debería estar por encima de la ley.Ningún derecho, ni siquiera el de reunión o el de manifestación. es ilimitado.

      España es una democracia imperfecta, pero tiene derechos de reunión, manifestación y libertad de expresión para que cualquier grupo o persona individual se exprese dentro del marco de la ley. Incluso, hasta pueden formar un partido político y pedir mi voto y el tuyo.

      Eduardo dijo:

      “A pesar de estar de acuerdo contigo en todas tus críticas al Movimiento no creo que sea el momento de hacer este tipo de análisis tan “intelectual”. ”

      Respuesta:

      “análisis” emocionales hay muchos. Por otra parte parte, creo que es justamente el momento de analizar objetiva y críticamente un movimiento que tiene la apariencia de degenerar día a día.
      Contra la emoción desbocada, lo que necesitamos son buenos análisis sobre los que podamos aplicar inteligentemente nuestras emociones y valores.
      El 15-M presume de ser un lugar de debate público donde los ciudadanos pueden manifestarse. Supongo que el debate público racional tiene que ver con más con analizar causas, buscar acuerdos y hacer propuestas sensatas que con patalear y cargar la culpa y la frustración sobre los políticos o un abstracto sistema en conjunto.

      Responder
  3. Eduardo

    Por cierto, empiezas tu artículo haciendo mención a los comunicados que después de un tiempo hicieron como reivindicaciones, empezando con el cambio de la Ley Electoral. Pero terminas explicando las propuestas del Partido Comunista. No sé si lo haces intencionadamente para dar a entender que detrás del Movimiento está el PCE. Yo tengo claro lo que me gustaría que el Movimiento tuviera como reivindicaciones y en ningún caso son las propuestas del PCE. Pero al final haces una propuesta económica liberal ausente de autocrítica como ignorando alguna responsabilidad de este sistema en la crisis acttual…

    Responder
    1. homominimus Autor de la entrada

      Las propuestas del movimiento 15-M que incluyo en el vínculo al final del artículo son las propuestas de la página web de Democracia Real Ya, uno de los grupos que comenzó el movimiento 15-M.

      http://www.democraciarealya.es/?page_id=234

      De hecho, esas 8 propuestas son las que puedes encontrar en cualquiera de las plazas ocupadas de España. Son fruto de un consenso de las asambleas en toda españa.. Puedo atestiguar que he visto estas 8 propuestas en Santiago de Compostela, la Coruña y Madrid.

      Coincido contigo en que estas 8 propuestas las podría firmar sin ningún problema el partido comunista o IU o cualquier otro grupo de extrema izquierda en España. Está el gasto público mayor, la banca, el gasto militar, la expropiación de viviendas no ocupadas y muchos otros lugares comunes de la izquierda.

      Responder
  4. Eduardo

    Es tu artículo y veo que estás muy bien informado dando datos de cómo y porqué el Movimiento es ilegal etc. Es decir, muy al estilo de la derecha (y perdón de antemano por esta generalización), dando mas importancia a las formas que al fondo. Restando importancia a lo que hay detrás de todo esto. A lo mejor veo mas interesante analizar a nuestros políticos, su gestión, su relación con la banca, los medios de “información”, “la masa” (nosotros, los borregos), etc., y no tanto los fallos de forma de un Movimiento. Si también tiene fallos de fondo entonces me parecerá interesante hablar de eso, pero no obviarlo como han hecho todos los politicos y sobretodo la derecha. Por ejemplo en tu respuesta sigo viendo una total ausencia de autocrítica. Es decir, todo esta bien y los que están mal han sido unos pocos ambiciosos que no han sabido administrar su cesta de la compra familiar. Fíjate que yo no he hablado de un cambio de sistema (en todo caso un sistema mas ético) y sí de una autocrítica de “la masa”, y sobretodo de la caradura de los políticos. Por cierto, los políticos cumplen las leyes (que ellos mismos aprueban dentro de unas reglas del juego) y no por ello dejan de ser muchos unos caraduras, carentes de ética, etc.

    Mejor lo hablamos. Te llamo cuando vaya por Madrid, hace mucho que no nos vemos. Siempre ha sido un placer hablar contigo de estas cosas, y me explicas qué de bueno tenían las hipotecas subprime…

    Responder
    1. homominimus Autor de la entrada

      Por el bien de España, espero que el respeto al estado de derecho y las leyes en general no sean sólo cosa de “la derecha”.
      La alternativa es la ley de la jungla; en cuyo caso, que venza el más fuerte y sálvese quien pueda, porque el debate racional y la argumentación y las reglas del juego no tienen ya sentido.

      En un artículo de 2.300 palabras lo que puedo argumentar es limitado. Me limito a esbozar una crítica al movimiento 15-M en sus aspectos más débiles y contradictorios.
      Básicamente, me fijo en los errores de bulto y expongo mi opinión sobre lo que he visto y sobre los datos que tengo al alcance. Eso sí, procuro pensar antes de sentir. Me gusta que lo que siento esté bien informado por lo que realmente es.

      Yo no tengo una solución universal para las crisis, los problemas y el sistema político. Pero sí puedo ser crítico con los movimientos que creo mal encaminados y esbozar la opinión general de que la democracia representativa, por imperfecta que sea, permite que los indignados, tú y yo expongamos las ideas que queramos dentro de los límites de la ley, que son amplísimos.
      Lo que no acepto es la coacción ni que ningún grupo actúe por encima de la ley. Ni siquiera aquellos con los que simpatizo.

      Por el momento, mis representantes están en el parlamento, no ocupando ilegalmente plazas públicas y creyéndose al margen de la ley. Y espero que sea así por mucho tiempo.

      En todo caso, sería estupendo charlar sobre estos asuntos y cualquier otros en una próxima ocasión.
      Un abrazo.

      Responder
  5. Eduardo

    Quede claro Mariano que me parece un excelente artículo. Espero leer el otro, el que hable de la crisis…
    Por cierto, la mayoría de los que te lean serán del grupo de los engañados, es decir de los que podrían estar en Sol (al menos en sus estadios iniciales). Te conozco lo suficiente como para dudar de si estás tú también en este grupo…

    Un abrazo,
    Edu

    Responder
    1. homominimus Autor de la entrada

      No es este un blog de análisis político o económico, y me temo que no encontrarás aquí un análisis de la crisis.

      Creo que he escrito este artículo para mostrar mi indignación con los indignados y justificar mi indignación con argumentos racionales generales,, sólo vagamente minimalistas.

      Responder
  6. atilox

    Esencialmente mi post es para apoyar a los indignados. Ciertamente se les puede criticar por mil peticiones utópicas. He pasado por Sol y aledaños al principio del movimiento. Algunas cosas tenían más sentido, otras menos, aunque luego todo se enmarañó. Me ceñiré a los últimos 4 puntos consensuados. Mayor participación política: Más ciudadano y menos partido. Las encuestas del CIS califican a la clase política como un gran problema. ¿Si esto lo dicen los sesudos Sres de las tertulias televisivas está bien dicho, pero si lo afirman unos jovenes sucios está mal? Otro punto obvio: Mecanismos contra la corrupción. Y el último del que nadie queire hablar (dicho con otras palabras): La posibilidad de procesar penalmente (como en Islandia) a dirigentes políticos por mala gestión. Prefiero que me roben unos trajes a que me hundan el país. Si zp fuese el CEO de una compañía estadounidense, ya estaría en la cárcel. ¿Porqué siendo político puede ser todo lo negligente que desee? Es normal que los partidos no se hagan eco de esta idea por conveniencia, otros la ignorarán por fanatismo partidista y la mayoría por pensamiento rutinario.

    Responder
    1. homominimus Autor de la entrada

      ´”Más ciudadano y menos partido” ——> Esto no es una propuesta, es un eslógan.

      “Si esto lo dicen los sesudos Sres de las tertulias televisivas está bien dicho, pero si lo afirman unos jovenes sucios está mal?” —->

      El que sean jóvenes y sucios no añade ni quita nada. Lo que importa es la argumentación de las propuestas.

      “La posibilidad de procesar penalmente (como en Islandia) a dirigentes políticos por mala gestión” —>

      Por supuesto, habría que definifir claramente qué significa “mala gestión”. De otra forma, sería un proceso penal arbitrario. Tiene que haber seguridad jurídica, recuerda que por el momento vivimos en un estado de derecho.
      Muchos de los supuestos del código penal actual contemplan ya los casos de corrupción, prevaricación y demás delitos que puedas pensar.

      Responder
      1. atilox

        Respuestas: Los eslóganes son propuestas, captan el espíritu de una idea. La redacción final queda para los escribas y administrativos.
        La mala gestión está ya castigada en la práctica empresarial. Existe la culpa y el dolo. El segundo conlleva el ánimo de dañar y el primero no, pero aún así puede ser delictivo:
        Culpa es el término jurídico que, según Francesco Carrara, al igual que la negligencia, supone la “voluntaria omisión de diligencia en calcular las consecuencias posibles y previsibles del propio hecho”. (véase más sobre culpa en Wikipedia. ZP habría incurrido en los 4 tipos de culpa: Negligencia, imprudencia, impericia e inobservancia) Solo quería insistir en que no entiendo porque se castiga severamente un mismo hecho si lo comete un directivo de una empresa y no si lo comete un político, “contra” España S.A. Ejemplos de negligencia grave de ZP hay para aburrir.
        Finalmente añadir 4 hechos, no 4 opiniones:
        1. Las encuestas respaldan al menos parcialmente en sus enunciados o intenciones el movimiento 15M, de modo mayoritario
        2. Diversos personajes populares que triunfan en sus campos, se pronuncian a favor: Punset, Pau Gasol
        3. La clase política representa la 2º-3ª fuente de preocupación de los españoles solo detrás del desempleo
        4. La cobertura mediática del 15 M y sus derivaciones ha ocupado del orden de 2-3 veces o más en tiempo el que requirió el proceso electoral que le era simultáneo, siendo este último fuertemente financiado por los partidos, y el del 15 M, se ha cubierto de modo espontáneo y sin dinero. Nadie que yo conozca recuerda ningún debate entre candidatos a Comunidades o Alcaldías. Fueron irrelevantes

        Responder
  7. pablo

    Hola, camarada. Me alineo con tu artículo casi por completo. Si acaso, yo sería mucho más crítico con este pseudo-movimiento de tintes narcisistas. Las raíces del fenómeno son legítimas (políticos=hoguera, etc., etc), pero su desarrollo y decadencia posterior nos suenan demasiado: perriflautismo, idealistas ilusos, narcisitas sin mejor ocupación, ayatolás de lo políticamente correcto (de izqdas, por supuesto, y, ante todo, una falta de realismo y unas contradicciones abrumadoras. Es el típico producto de esta juventud con formación escasa, con ganas de figurar y alborotar, y con luces muy pocquitas.

    Responder
    1. homominimus Autor de la entrada

      Camarada, intento hacer un crítica de comportamientos y señalar contradicciones. No he entrado en las características intelectuales o morales de la masa que forma el 15-M.
      Pero diré algo que seguro que piensas: no son la “generación más preparada de la historia de España”. Es otro lugar común bastante estúpido.
      Salud.

      Responder
  8. Ruben

    Hola Pablo no has sido más critico que homominimus sino que has caido en generalizar de las cosas. Tu discurso escasea de información objetiva , “falta de realismo” como bien dices tu . Un discurso mas bien de derechas si me lo permites decir. Caes en lo tópicos antisistemas, perroflautas , bla bla bla …
    Juventud de formación escasa no lo creo puesto que en las comisiones están formadas por gente en su mayoría licenciados, gente en paro debido a la crisis, médicos, enfermeras, abogados, etc… y tampoco diría juventud ya que hay gente de todas las edades, en Barcelona hay una comisión de gente mayor entre otras…
    No caigamos en estos discursos que creo que se alejan de la idea de este blog..

    Responder
  9. Alina

    Solo decir, que esto empieza a oler mal.
    Estamos en España. Es fácil revivir el fuego, de lo que no esta apagado aun ( guerra civil ). El fin no justifica los medios. No se los demás, pero yo veo poco pacifismo en el movimiento 15-M Podríamos todos ayudar a crear un GRAN CAMBIO haciendo PEQUEÑOS cambios personales (El blog de Homo Minimus y otros blogs minimalistas están llenos de buenas ideas anti-crisis) Ese seria un cambio seguro, y que solo depende de nosotros y nuestra voluntad. Seriamos capaces de exigirnos todo lo que pedimos a los demás?
    Si de una vez dejamos de quejarnos de todo y de todos, de lanzar insultos a diestro y siniestro y nos haremos responsables de nosotros mismos, probablemente se acabara la crisis. Mientras tanto nos toca aprender de ella y en ella (crisis= oportunidad en griego)
    Es una pena gastar tanta energía y centrarnos en lo que no queremos ¿ y para que? A lo mejor para seguir endeudandonos? vivir por encima de las posibilidades ? Los políticos se equivocan y mucho pero nosotros también.
    Y espero que los “pacifistas”( de haberlos hay los) no provoquen ninguna guerra, ni siquiera verbal, para salvarnos. Gracias.

    Responder
  10. Pingback: Minimalismo ideológico. Razones para descreer. « Homo Minimus

Comenta o calla para siempre, pillastre

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s